BUZÓN DE APÓCRIFOS: Polvareda

lunes, 14 de junio de 2004
México, D F, 14 de junio (apro)- Palabras, palabras, palabras, el ser o no ser de las palabras, he ahí el dilema ¿Qué será más prudente, hablar, callar? Considerando los problemas que pueden provocarles teniendo en cuenta el dónde y el cómo se dicen o escriben y que también lo que callan cuenta, me explica de sobra, vivientes, su perplejidad y confusas reacciones ante las mismas Lo anterior, salvo su mejor opinión, claro, pienso que viene como anillo al dedo a la declaración final dada en la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de América Latina, el Caribe y la Unión Europea, celebrada recientemente en la ciudad de Guadalajara, esa que condena la tortura a prisioneros de guerra en Irak sin poner nombre del autor Esta falta de condena explícita al gobierno de los USA ha generado, como bien saben, toda clase de encontrados comentarios en los medios, sobre todo en la prensa escrita y en la radio, que van desde los que condenan la falta de valor de los que la emitieron hasta los que los justifican con la simple pregunta: “¿Era necesaria la palabra ‘Estados Unidos’?” ¡Que bueno que dicha declaración haya levantado tal polvareda de controvertidos comentarios! ¡Eso es ejercicio de democracia! ¿O no? ¡Que malo que algo huela a podrido en esa polvareda! Que escamotee el problema de fondo; que ciegue a los involucrados, impidiéndoles ver más allá de donde escupen El problema: primero, que no es cuestión únicamente de las infames torturas, ya que ellas y la brutal agresión a Irak, con sus 10 mil muertos, según las frías estadísticas, entre ellos muchas mujeres, niños y ancianos, y los que sigue causando su llamada liberación, cada vez es más evidente que fue y están generadas por el manejo unilateral y perverso de la mentira por parte del gobierno estadunidense que encabeza G W Bush para beneficio de los muy particulares intereses petroleros estadunidenses, y así confirmar y profundizar la hegemonía de los USA Segundo, entienda, eso de la hegemonía no es ningún pecado Lo que sí es discutible es que se ofrezca retóricamente como solidaria, incluyente, respetuosa del multilateralismo y el gobierno que encabeza G W Bush, en los hechos, con la mentira de su responsabilidad en la defensa de la libertad y de la solidaridad con los pueblos, la convierta en instrumento de decisiones unilaterales que atropellan soberanías nacionales, se pasa por el arco del triunfo el derecho internacional y no retrocede en su arrogancia así ponga en peligro la paz internacional Ante tan desvergonzado cinismo, que muchos que siguen la línea de “lo que es políticamente correcto” se limitan a designar como costosísimo error de cálculo, pregunto: ¿fue correcto y suficiente que todos los demócratas participantes en la cumbre de Guadalajara no dieran el nombre del autor de las infames torturas? De ustedes es la palabra Por mi parte, pienso que con ello, con esa ambigua resolución, con esa media verdad, los gobernantes reunidos en Guadalajara, demócratas todos ellos menos dos, flaco favor han hecho a su ideal político Siento que desperdiciaron un foro internacional para practicar la democracia en grande Ustedes dirán si me equivoco Ante esa su garrafal falla, confieso que recuerdo con nostálgica simpatía a los rudos aragoneses del medievo, cuyos representantes en las cortes del Reino decían: “El reino de Aragón se hizo para la libertad y la justicia, y si han de peligrar la libertad y la justicia, que perezca primero el reino” Y cuando a los reyes les tomaban juramento para que fuesen reyes y cumplieran las leyes establecidas, los representantes del país los comprometían con estas palabras: “Nos, que valemos tanto como Vos, y todos juntos más que Vos, os hacemos Rey Si cumples los fueros y privilegios de la ley, serás Rey y si no, no serás Rey” Díganme, ¿no sería esa actitud aragonesa en los demócratas de hoy la mejor manera de practicar con dignidad la democracia? ¿Y una hegemonía, así asumida y practicada digna y deseable? ¿Qué dicen? Vivientes, por favor, no mal interpreten la presente La misma no tiene la intención de hacer más densa la polvareda que les confunde Conforme a mi naturaleza dubitativa, la he escrito con el afán de que reflexionen y ejerzan su derecho a la interpretación e incluso de crítica Espero que así la tomen Sin más, con todo mi principesco afecto HAMLET

Comentarios