BUZÓN DE APÓCRIFOS: Cascabel

lunes, 21 de junio de 2004
México, D F, 21 de junio (apro)- Problemáticos humanos: en el mefítico pantanoso caso de la guerra de Irak, ¿Qué les mueve, la estolidez, la inconsciencia, el miedo o el prudente cálculo? ¿Por qué no le ponen el cascabel al gato? Estas preguntas nos las hacemos la ratonera gente ante dos hechos de los que han sido protagonistas en días pasados, el que en la reciente cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de América Latina, el Caribe y la Unión Europea, celebrada en Guadalajara, se condenara la infame tortura a prisioneros de guerra iraquíes sin nombrar al verdugo y la aprobación, días después, por el consejo de seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en pleno, de un nuevo plan para Irak, propuesta por los USA y su partiquino inglés Pues sí, nos sorprendieron esas noticias, ya que las consideramos salvoconductos para G W Bush, que encabeza el actual gobierno estadunidense, el que con sus palabras y acciones, es el hombre que más ha contribuido y contribuye al mayor y más vergonzoso desprestigio moral de la llamada visión empresarial de la historia, ¡de la que se considera paladín!; del hombre que, entre otros, hace meses que el nada sospechoso Nelson Mandela señalara como el mayor peligro para la paz mundial y por estos días, Amnistía Internacional, calificó de igual manera ¡Qué paradoja! ¿O no? Por nuestra parte, pensamos que ya va siendo hora que vayan pintando su raya, o lo que es lo mismo, poniéndole su cascabel al que se lo merece, para bien de la ideología dominante en la actualidad Refresquemos la memoria para que vean que no exageramos: G W Bush se considera y es tenido como el más representativo y poderoso campeón de la visión empresarial de la historia, de la que tiene por pilares la libre empresa, el libre merado, la libre competencia y la privatización de todo, ¿o no es así? Bien Eso en sí, no tiene nada criticable, pero lo que no está nada bien es que, como sabe, por ampliar el “lebensraum” (espacio vital) del libre mercado, la libre empresa, la libre competencia y el de las privatizaciones, felonamente, es decir, con traición, con deslealtad para tirios y troyanos e incluso a los principios que dice representar y defender, haya hecho uso de la mentira y así legalizar sus patadas al derecho internacional y sus bofetadas a la ONU (¡a la que impúdicamente ahora recurre!) y unilateralmente, seguro de la indiscutible superioridad militar de su país, en una “blitzkriege” (guerra relámpago), agredir y ocupar Irak, imponiendo al mundo el cínico pragmatismo de los hechos consumados, ese que tiene por principios “el que tiene más saliva, traga mas pinole”, “el que da primero, da dos veces”, “palo dado, ni Dios lo quita” y “el que venga atrás, que arree”, que conforman la llamada “ley de Herodes”, la de “te quitas o te jodes” Hoy, cuando la aventurera acción unilateral de la agresión a Irak, patadas al derecho internacional y bofetadas a la ONU; cuando la llamada “guerra de liberación” se está manifestando como brutal ocupación en beneficio de unos muy particulares intereses estadunidenses y las nefandas fotos de torturas a prisioneros de guerra amenazan y están poniendo en peligro la reelección como presidente de este singular, por decir lo menos, paladín de la visión empresarial de la historia, ¿no es extraño que tal personaje haga un viaje de buena voluntad a la que llamó despectivamente “vieja Europa” ¿No es sospechoso que ese individuo, con su más rendido espolique o mozo de estribo, Tony Blair, actual jefe del gobierno inglés, hayan buscado el apoyo de la otrora despreciada ONU? ¿Y no es extraño que la misma se lo haya concedido? Ustedes dirán Para nosotros, sí es extraño, pues a G W Bush lo vemos, más que como paladín de la mentada visión, como un Capitán Fracassa, personaje de la Comedia del Arte, que se caracteriza por su engreimiento, altanería y jactancia Y no exageramos, recuerden que él mismo se ha calificado como un “presidente de guerra”, por lo que dudamos por eso y, por añadidura, su tendencia a jugar con cartas marcadas, sinceramente haya caído en la cuenta que los ratones, es un decir, como en otra historia que nos atañe, pueden liberarle, royéndola, de la red con la que él mismo se entrampo ¿O sí? Para nosotros, sí es sospechoso, pues recelamos, maliciosos que somos, que G W Bush está consiguiendo con ello, de manera sesgada, lo que antes no pudo: el apoyo, aunque sea condicionado, de los que osaron negarle su colaboración incondicional Y esos apoyos, ¿por qué los está logrando? ¿Por inconsciente apatía, temor, prudente cálculo, por posibles rebanadas del pastel iraquí? Curiosos que somos, nos encantaría saberlo, aunque por experiencia sabemos lo difícil que es ponerle el cascabel al gato, es decir, en este caso, revelar los motivos de esos apoyos velados ¿Lo harán? Piensen que eso ayudaría grandemente a comprender mejor la visión empresarial de la historia que rige actualmente al mundo Agradeciendo por adelantado su sinceridad en nombre de la ratona especie, de ustedes: ROEQUESO

Comentarios