Un reloj insólito: El Carrillón

jueves, 24 de junio de 2004
Singapur, 23 de junio (apro) - Un enorme reloj, de esos de donde salen los cucús, hace un extraño sonido Al hacer “ding dong” suena la música del carillón y los engranajes se empiezan a mover: Llegó la hora, el escenario se llena de personajes que explican sus historias de caballeros, payasos, peleas, pasiones La magia sale del reloj inverosímil y que ha recorrido el mundo desde Barcelona para inundar plazas, calles y espacios no convencionales con un espectáculo Se trata de la compañía española “La Tal” invitada a participar al Festival de las Artes de Singapur, y que de manera sorprendente acapara la atención de decenas de personas que visitan el centro comercial de Woodlands de esta ciudad para aprovechar las compras de final de temporada La escenografía es impresionante; desde fuera se puede ver toda la maquinaria del reloj: cómo gira cada uno de los engranajes y el fuerte sonido musical parece convencer a todos los que se encuentran cerca de que algo muy importante está sucediendo Vestidos con trajes de colores insólitos y moviéndose como muñecos de madera, los integrantes del grupo, Enric Caso, Jordi Magdaleno y Caspar, interpretan todo tipo de personajes: una mujer con un esposo viejo y dominante que no la deja estar sola y que se enamora de un joven soldado Como resultado ambos establecen un duelo que ella interrumpe También dos boxeadores que acaban noqueando al réferi; una anciana que sale del centro de un reloj; unos viejos juglares que intentan repararlo con enormes martillos y desarmadores “Nuestra idea es lograr que el público popular se interese por el arte, atender a sectores de la población que no se encuentran sensibilizados a la cultura y el arte”, señaló un funcionario del festival al final de la función En su última semana de actividades, el festival tiene todavía varios platos fuertes por presentarse: la actuación del cellista YoYo Ma y su Ensamble de la Ruta de la Seda; la Orquesta Sinfónica de Budapest; la famosa carrera de barcos en forma de dragones chinos por el río, y un encuentro internacional de periodistas de las artes escénicas

Comentarios