ADELANTO DE LIBROS: Salvador Novo. Lo marginal en el centro, de Carlos Monsiváis

lunes, 5 de julio de 2004
México, D F, 5 de julio (apro)- Ediciones Era acaba de editar una magnífica “crónica bibliográfica” --como la califican-- de Carlos Monsiváis, Salvador Novo Lo marginal en el centro En 219 páginas, Monsiváis desarrolla una narración entusiasta, detallada y súper amena para acercarnos a esa figura central desde su marginalidad, efectivamente Apunta Era que Novo, “prosista admirable, gran cronista, poeta de obra breve y perdurable, director de teatro y dramaturgo, es, entre otras cosas, uno de los testigos principales del auge de la burguesía mexicana luego del gobierno de Lázaro Cárdenas”, y: “Novo también, y este aspecto de su vida y de su personalidad ha destacado en los comentarios de toda índole, es el homosexual belicosamente reconocido y asumido en épocas de afirmación despiadada del machismo” Autor en Era de Días de guardar, Amor perdido, A ustedes les consta Antología de la crónica en México, Entrada libre Crónicas de la sociedad que se organiza, Los rituales del caos y Nuevo catecismo para indios remisos, divide el volumen XVI capítulos y el apéndice Un Quevedo tardío, donde Monsiváis entrevista a Novo con ocasión de un homenaje efectuado en el Museo de la Ciudad de México el 7 de septiembre de 1967 El siguiente es el texto introductorio de Carlos Monsiváis, “A manera de pórtico”: * * * A lo largo de su vida, Salvador Novo (1904-1974) irrita y fascina por la provocación y deslumbra por el talento, alarma por la conducta y tranquiliza con el ingenio, perturba por su don para el escándalo y divierte al añadir el escándalo al show de la personalidad única Y sólo después de su muerte se advierte la calidad del conjunto En el México que le toca vivir, Novo, ciertamente, no es ejemplar Y como ningún otro de los homosexuales, sus semejantes, está al tanto de la estrategia de resistencia: de no acentuar rasgos de la conducta (inevitable), al tiempo de un trabajo incesante, se le ubicará como un ser meramente ridículo, un “fenómeno” menospreciable Por eso, subraya la singularidad y alienta las murmuraciones y el morbo En los albores de la modernidad urbana, Novo va a los extremos y, a contrario sensu, obtiene el espacio de seguridad indispensable en la época en que los prejuicios morales son el único juicio concebible Lo que su comportamiento le niega, su destreza lo consigue, y por eso Novo desprende de su orientación sexual prácticas estéticas, estratagemas para decir la verdad, desafíos de gesto y escritura Como en muy pocos casos, en el suyo es perfecta la unidad entre persona y literatura, entre frivolidad y lecciones-de-abismo, entre operaciones de sobrevivencia anímica y decisión de sacrificar la Gran Obra (para la que se halla especialmente dotado) por el placer de verse a sí mismo, el expulsado, el agredido, en el rol de gran espejo colectivo, no el principal, de ninguna manera el último Si no con la intensidad de José Vasconcelos o la congruencia de Carlos Pellicer, Novo intenta desmedidamente la refinada y sagaz travesía: el intelectual que se propone ser figura popular, el hombre marginal que obtiene el acatamiento de la sociedad que, moralmente, lo desperdicia En lo internacional y en más de un sentido, como imagen adjudicable, el gay surge de los procesos de Oscar Wilde, que hacen visible al Otro Y en México, con Novo empieza de modo ostensible la sensibilidad gay Como Wilde, puede decir: ‘Puse mi genio en la vida y mi talento en mis obras’, lo que no es sino la fe en la dimensión artística de la vida Como Wilde, en Novo el personaje se incorpora a la lectura de sus textos A diferencia de Wilde, la sociedad que lo persigue termina reconociéndolo –y, por lo mismo, ocultando su significado-- en vida Lo marginal en el centro En la primera fila, el humillado y zaherido, el testigo al que su brillantez convierte en actor, el ser institucional al que con frecuencia se le olvida su función solemne Así, entrevistado en 1958 por Emmanuel Carballo (19 protagonistas de la literatura mexicana), Novo describe a Torres Bidet y, de paso, se ubica: ‘Jaime no ha tenido vida, ha tenido desde pequeño biografía Yo, por el contrario, he tenido vida La biografía de un hombre como yo heriría las buenas costumbres’ Novo sí dispone de un biógrafo a la medida de su ofensa a las buenas costumbres: él mismo En artículos, crónicas, poemas y memorias, no deja casi nada al azar, revela la parte oculta de su vida, hace suyos y consigna los juicios negativos sobre su persona física, y exhibe a fondo los datos relevantes y los irrelevantes de su vida cotidiana Una de sus hazañas está (obviamente) a la vista: nunca, ni por un minuto, conoce el significado de “estar en el closet” y no sólo en el sentido sexual La intimidad de un autor está siempre a la disposición de sus lectores

Comentarios