Tres hermanas, a cien años de Chéjov

viernes, 27 de agosto de 2004
México, D F, 26 de agosto (apro)- Fue estrenado con éxito el thriller erótico de infidelidades sin fin Hermanas, montaje inspirado en la obra Tres hermanas del escritor ruso Anton Pavlovich Chéjov, quien el pasado 2 de julio cumplió un siglo de haber fallecido Esta nueva versión que comienza temporada en la Casa del Lago corre a cargo del director David Hevia y su grupo Sombrero Azul, bajo los postulados que llaman “dramaturgia del actor” Las protagonistas son Flor Edwuarda Gurrola, Irela de Villiers y Arianne Metcalf Pellicer Tanto Metcalf como Hevia fueron entrevistados por la agencia Apro, charla de la que ahora ofrecemos una síntesis Señala el director: “Chéjov me pareció idóneo para montarlo en La Casa del Lago donde nació el teatro vanguardista y contemporáneo de México, en una actitud muy noble y contestataria enmarcada en esta casona porfiriana Ahora, con este nuevo porfirismo que ha invadido todos los rincones de la cultura nacional me pareció ideal alguien como Chéjov, quien conocía tan bien a la pequeña burguesía y su inmovilidad, su apatía, el triunfo de la vulgaridad y la ignorancia Es un autor eminentemente prerrevolucionario de una revolución que considero incompleta, no sólo en el sentido político y económico; faltó una revolución integral del hombre Chéjov es el precursor de esos pensamientos, después vendrían Beckett y Brecht a redondear lo que integraría el concepto importantísimo del teatro moderno, para una sociedad que no ha encontrado su camino” Cien años de Chéjov Arianne Pellicer ha participado en telenovelas como la juvenil Clase 406 --¿Qué diferencias encuentra entre la televisión y el teatro? --Enormes Me gusta la televisión, me da para vivir; pero creo que en México podría hacerse de una manera todavía más experimental En el teatro creas tu personaje, buscas de qué llenarte, te tomas a ti misma, la creación es en conjunto y en la televisión no hay tanta porque es del productor, ni siquiera del director --¿Cómo se siente de trabajar con otras dos mujeres que son sus hermanas en la obra de Chéjov? --Flor Edwuarda Gurrola es una magnífica actriz, desaprovechada en México y con una formación de vida porque siempre se ha dedicado a estudiar y hacer lo que ella quiere, es increíble trabajar con ella porque entra al escenario y ya está metida en la situación, lo cual ayuda muchísimo “Respeto mucho a Irela De Villiers, es la primera vez que trabajamos juntas, ya que la había visto en Día de campo, con Flor Edwuarda y David Hevia, quienes actuaron y dije: ‘¡Guau, yo quiero trabajar con ellos!’ Ahora desarrollamos otro tipo de disciplina que catalogaría como rigor de sangre en los ensayos --¿Por qué, fueron muy duros los ensayos? --Pregúntale a mi compañero músico Jorge Reyes, yo ya casi no tengo vida, cuando llegué de ensayar el tercer acto donde lloré me vio tan mal que me comentó: ‘Oye, van a pensar que te pego’ Hermanas es un thriller erótico de infidelidades incompletas --Cuéntenos más de su trayectoria --A los 17 años me quería suicidar No creía en la vida, todo estaba mal para mí y de repente llegaron “Los Cachunes”, me dieron una disciplina de trabajo y posteriormente hice varios cursos con Juan José Gurrola cuando empezó su compañía El estudio G Fue mi salvación, pues evitó que sólo hiciera la televisión con la fama fuera de lo normal de “Los Cachunes” y me agarré de algo “Vengo de una familia del arte, desde mi tía Pina, quien siempre estuvo en contra de todo lo comercial y de la televisión, pues hablaba de crear una compañía como esta del Sombrero Azul El tío poeta Carlos Pellicer socialista, maravilloso escritor, museógrafo y senador que ayudó a los chontales tabasqueños… Teniendo todo eso atrás, El estudio G fue mi salvavidas; si no, hubiera terminado como La chilindrina… Me formé de manera autodidacta, escogí mis maestros y me fui a Europa, en la compañía parisina del Teatre d L’été, montamos El monje, de Lewis, que presentamos en el Festival Off Avignon, muy padre porque llegamos a un café y lo transformamos en un teatro Acabo de regresar de España y Holanda con mi esposo Jorge Reyes… Dirección novedosa Sobre los paralelismos entre la dramaturgia del actor en su grupo Sombrero Azul y otros experimentos como el psicodrama o el “teatro personal” del grupo La Rendija, inspirado en las investigaciones de Gabriel Weisz, Hevia responde: --Conozco muy bien a las colegas de La Rendija, pero la diferencia es la palabra dramaturgia, que significa: poner o llevar a escena, dramatizar, precisamente lo personal Yo no creo que exista el teatro personal, porque el único que conozco es el onanismo en el baño y el teatro es público, no tiene que ver con una situación individual, sobre todo es colectivo y es una enorme responsabilidad que debe apoyar el Estado: la polis de los griegos necesitó al teatro para expresarse “Esa fórmula continúa siendo la misma, nada más que hay que ver qué tipo de Estado, porque también Hitler usó los elementos teatrales de Arteaud en sus discursos No puede haber separación: el teatro es el Estado y viceversa, el teatro no es espectáculo de masas porque no es el futbol ni los conciertos pop, ni lo será El teatro emana precisamente de la polis, de la sociedad en la que está conformado; los actores son seres vivos, ciudadanos que pagan renta, impuestos Y no estoy en contra de la televisión ni de los dibujos animados que poseen una tecnología extraordinaria; pero me rehúso a que un actor se vuelva un dibujo animado de sí mismo y a la psicología barata, donde a partir de un trauma yo elaboro una tesis, pues mejor me traumo con una tesis y la tesis principal es: cambiemos la sociedad pensando que todo es posible --¿Qué le interesaba al conformar su elenco en Hermanas? --Aparte de muchísima puntualidad en los textos de Chéjov, exijo también una persona que llore como Arianne haciendo una escena en un ensayo, que me mueva, y a veces me avergüenzo como director llorar como director de una escena de amor porque me digo que no debería enamorarme de mi creación como director, pero vivo eternamente de mis actrices y, a veces, de mis actores “No creo en las casualidades, sino en las coincidencias y yo ya estaba desesperado porque pensaba que todos o la gran mayoría de los actores mexicanos son impuntuales, “hueseros” y frívolos, así que me sorprendió ver a estos dos jóvenes actores formados en la decepción de algunos maestros que padecemos, pues confunden la política con el ego, el teatro con el exhibicionismo y la pasión con la locura Soy muy cuidadoso con la persona, el personaje, o sea, no es una casualidad que esté aquí Arianne… “Yo me mato por cada montaje, no me interesa el presupuesto, o cuántos oropeles del vestuario o cuánta publicidad haya; sino que sepan los que estén allí esa noche actuando, están al 100% entregados, porque un actor de teatro se parece más a un toreo o a un boxeador O a una puta O sea, son profesiones muy ingratas donde suele arriesgar un poquito más, aunque tengamos la protección de la UNAM de la que estamos muy agradecidos pero en el momento en que se dice ‘¡tercera Llamada, principiamos!’, estamos totalmente indefensos Sales y no sabes qué va a pasar “Por eso necesito actores personas, completos, pues el teatro no es museo Porque como va, el teatro puede acabar en vitrinas del Museo de Antropología; a mí no me interesa contar la anécdota de tres mujeres de principio de siglo que tenían problemas sexuales o amorosos, me da una hueva enorme, me parece aburrido --Usted realizó la dirección, pero igual iluminación y escenografía --Yo voy solo y tomé esta vez la responsabilidad de hacerme cargo de todo, la escenografía ya está hecha, pues son las piedras que se llaman Casa del Lago, una arquitectura perfecta para los cien años de Chéjov, tengo ayuda para hacer unos tapices en arreglos de interiores y el vestuario es un tema muy interesante, pues el vinilo, la piel falsa del actor “Como los rusos ahora, tendrían que seguir llevando sus gorros de zorro, pero ya no da para eso y se ponen algo muy sintético También en el renglón de producción que se nos otorga es mínimo, fuimos al mercado de Nativitas o Portales a buscar las botas; yo también estuve con Moscú, San Petersburgo, en Minsk y Kiev con el Theater an der Ruhr alemán y escribí unas cartas donde decía ‘No he visto miseria más maravillosa que esa’: cantantes de ópera en el metro lleno de mármol y estatuas de obreros, me fascinó del espíritu ruso “Y Chéjov me fascinó porque soy mexicano y, por lo tanto, ruso Como mexicanos tenemos la enorme capacidad para soportar el dolor y la injusticia, y sin embargo seguimos siendo una nación --¿Le parece que Chéjov es mucho más que un realista? --Creo que sí, se le ha encajonado en la academia Stanislawski también tiene su poder porque él es quien lo introduce al teatro, Chéjov comenzó a escribir sus cuentos en periódicos como la 2ª de Ovaciones y no me gusta encasillar realismo o no realismo, porque el teatro está imposibilitado para esta contraposición de términos No hay una ley, tú no puedes matar o hacer realmente el amor en el escenario

Comentarios