Angélique Kidjo, reina del pop africano

sábado, 18 de septiembre de 2004
México, DF, 17 de septiembre (apro) - Todos los países tienen malos ratos y también malos gustos La fabricación de bombas femeninas, como las bailadoras Spice Girls en Inglaterra, corresponde a poderosas inversiones de campañas mercadotécnicas que producen discos mediocres, pero igual grandes ganancias, a costa de su difusión internacional y el mal gusto El billete que inyectaron a las plastisex Spice Girls comienza a rendir frutos: dos años con sendos discos y ventas de 20 millones de compactos, según cifras de su grabadora EMI en el mundo entero En México, los fenómenos de cueros enseñando pierna, como Las Nenas o Las Chic's jamás pegaron a niveles tan altos de real statement El septeto de cubanas Perlas del Son logra un poco más de respeto al interpretar ellas los instrumentos, aunque la imagen ahí queda En Francia, el dance de Rita Mitsouko sale avante con sus coloridas coreografías, espectáculo de música original y voz pasable Lugar especial merece Angélique Kidjo, la nueva reina del pop africano nacida en el puerto de Quidah, Benín (Dahomey), reconocida sucesora de la cantante sudafricana Miriam Makeba (Pata Pata) Desde 1991, cuando sacó Logozo (Mango/PolyGram), con producciones Galdo de Miami Sound Machine, su bien ganada carrera ha ascendido a las grandes ventas mainstream de la música dance en Estados Unidos Por supuesto, etnomusicólogos y puristas acusan a la Kidjo de “robar” ritmos africanos y luego deformarlos desde Francia para Occidente, considerando demasiado comercial a esta mujer de ritos yorubá y religión animista Pero la guapa Kidjo se defiende: "La música que escribo trata de mí Si usted quiere ver música tradicional y exotismo tome un avión a África, donde tocan ese tipo de música en las calles No voy a tocar tambores tradicionales ni a vestirme como nativa No voy a enseñarle mi trasero a ningún maldito hombre blanco Si quieren nalgas que vayan a Africa Yo tampoco exijo a los estadunidenses que sólo toquen música campirana folk, ¿verdad?" Kidjo sabe siete lenguas: fon, nago, swahili, yorubá, alemán, inglés y francés Por ser asmática, evita los clubes donde se fuma En 1993 grabó Ayé, con ritmos de base vudú producido por David Z (Prince) y Will Mowat (Soul II Soul), que incluye su canción Idje, Idje, "canto de la muerte digna" para personas con sida En 1996 viajó a Benín a buscar la variedad rítmica de su niñez: Benín estuvo abierto en los setenta a la salsa, la rumba de Zaire, el makossa de Camerún, soul, fonqui, gospel, incluso músicas árabes e hindús Con grabadora de ocho canales, captó a percusionistas, flautas, cantantes y tañedores de Berimbau De vuelta a París (donde radica desde 1983, apadrinada por el genial Manu Dibango de Soul Makossa) y después a Londres, Nueva York y Los Angeles, las nuevas tecnologías de grabación permitieron a Angélique fusionar músicos de Africa y Occidente El resultando es FIFA (Mango 162-531 039-2), donde canta como en sus otros tres discos, en su lengua nativa, el fon, e inglés He viajado tanto que no sé si el sonido de los tambores posee todavía el mismo poder Y vaya que lo tiene Wombo Lombo, Welcome, Shangó, Bitchifí, Diosa de la Mar, Akwaba, Kobo Kobo y Naïma (ésta tranquila, con requinto de Carlos Santana) expresan la fuerza de la dama negra en voz ronca y de relámpagos, alternativa real para noches movidas: "El negocio de la música es 'macho' Cuando eres una mujer, tienes que llegar a un punto donde tu mente esté al mismo nivel que los hombres Tienes que pelear doblemente más duro, pues los hombres no gustan de compartir su poder La ventaja de ser mujer es tener el orgullo para hacer cada día lo que hacemos Sólo así ganaremos respeto En África, si haces música, piensan que te prostituyes" (Angélique Kidjo actuará en la 3ª Entrega de las Lunas del Auditorio Nacional 2004, este miércoles 22 a las 20:00)

Comentarios