Gloria Trevi: Paty Chapoy, culpable

miércoles, 22 de septiembre de 2004
México, D F, 21 de septiembre (apro)- La absolución este martes 21 de septiembre de la cantante regiomontana María de los Ángeles Treviño Ruiz (Gloria Trevi) puso en entredicho el poder nefando de la prensa televisiva del mundo del espectáculo en México Los siguientes son fragmentos de los capítulos XIII, XIV y XV que publicara la artista en su libro Gloria por Gloria Trevi (270 páginas Planeta, 2002) Negociaciones con TV Azteca Fue precisamente el día en que conocí a la famosa conductora de programa de chismes de artistas, cuando Sergio me contó los detalles de su relación con ella en el pasado Había dejado Televisa para incorporarse a TV Azteca y nos invitaba a comer --Le debo un favor a C y nunca lo olvidaré, me explicó Sergio Lo miré intrigada y continuó: --Ella metió el hombro por mí cuando estalló lo de X Yo conocía la historia de X Cuando X tenía unos 14 años y Sergio 26, habían sido novios pero a escondidas de la madre Pero por ese entonces también Sergio andaba con Cristal () --Le debo una a la conductora y tal vez ahora sea el momento de pagar Además en TV Azteca están interesados en ti y ella va a ser la intermediaria Sergio me contó que desde que años atrás terminó el romance con C, él se alejó y sólo se habían visto en contadas ocasiones “Pensé que estaría resentida conmigo –dijo Sergio--, pero ahora reaparece en mi vida en el mejor de los planes Han pasado seis o siete años y el tiempo cierra heridas y cura cicatrices” De modo que empezamos a aceptar invitaciones a comer y a sostener pláticas de acercamiento, pero todavía se tenían que finiquitar cosas con Televisa, como la película Y fue así como C me puso en la mira para realizar contra mí su venganza de Sergio y aliviar su despecho () Mientras, las invitaciones a comer y cenar en restaurantes o en casa de Patricia Chapoy eran cada vez más frecuentes En una de esas ocasiones fue invitado a casa de la Chapoy el señor Ricardo salinas Pliego, dueño de TV Azteca, para conocerme Platicamos durante varias horas () Un día nos invitaron a comer a casa de Salinas Pliego, contrataron meseros y asistieron unas cuantas amistades, algunos ejecutivos de la empresa () Luego, con toda la pena del mundo, pedí pasar al baño y me dijeron dónde era Estaba en una especie de pasillo y entré Cuando salí, ante la puerta estaba el dueño de la casa Al verlo, primero me asusté; luego me dio pena Me extrañó, se me ocurrió que también quería pasar al baño, pero me detuvo y me quedé entre él y la pared Me dijo: --Gloria, siento mucho los desfiguros de mi esposa, es que es alcohólica y no se controla Pensé qué mala onda de decir eso de su esposa, lo mismo tiene sus laberintos o se siente mal o simplemente está cansada o harta Y contesté restándole importancia a los hechos: --No, hombre, no te apures Es muy guapa y muy simpática, y cada quien tiene su carácter --No sabes lo que es para mí, Gloria Me siento muy solo, muy mal ¡Chin!, pensé, está usando la táctica del marido incomprendido Aparte, me molestaba que hablara mal de su mujer y en su propia casa Me sentía incómoda y quise volver a donde estaba todo mundo ¡Caramba!, siempre iba acompañada a cualquier junta para evitar ese tipo de cosas y era increíble, en el más insignificante descuido el señor se ponía a hablar íntimamente conmigo, tratando de verse seductor --Ay Gloria, sería capaz de darle todo lo que quisiera: poder, amor, todo, a la mujer que Y no escuché más porque sentí en la ingle el ligero roce de una de sus manos Pegué un salto, le aventé la mano y crucé la barrera que formaba con el otro brazo y el cuerpo ¡Con razón se enojaba la señora! Retorné a la sala y no dije nada Sergio estaba allí hablando Todo había sucedido en menos de 15 minutos No conté a nadie lo sucedido y tres o cuatro minutos después regresó el señor Ricardo Salinas Pliego con una falsa sonrisa, como si nada, comentando bobadas que no recuerdo En la primera oportunidad, discretamente le dije a Sergio que quería irme, estaba cansada, y poco después nos fuimos En esa ocasión no se llegó a acuerdo alguno, pero las negociaciones continuaban La próxima vez que nos vimos Salinas Pliego y yo, ambos fingimos demencia como si nada hubiera pasado Mentiras de la Chapoy Jamás nos imaginamos que se haría tal escándalo en torno al lanzamiento del libro de Aline Según Aline, sufríamos maltratos y golpes de cinturón, y ella quedaba marcada, pero su mamá no se daba cuenta porque Sergio le pegaba en “las pompis” (?) En su libro resultaba que su familia era ejemplar; ella era dulce y tierna, siempre había tenido asco de Sergio y de las relaciones sexuales con él, pero que la manejaba sicológicamente Según ella, cuando conoció a Sergio ella era más pura que el agua Evian Y nunca había recibido “ni un centavo de todo lo que había trabajado” Un angelito Sus mentiras eran una serie de incoherencias Si se analizan con objetividad, cualquiera puede darse cuenta de que mentía y utilizaba mi nombre Pero sus mentiras eran repetidas y apoyadas por TV Azteca, cuyos reporteros (calumniadores, debería llamarles) concedían total credibilidad a lo que Aline decía () En el programa de tele que Mary y yo veíamos, salían luego otras ninfas y hermanas de la caridad, del “dominio público”, entre ellas Guadalupe En ese momento Mary y yo nos volteamos a ver, no dábamos crédito a lo que estábamos viendo ni oyendo: Guadalupe, con mini vestido en tirantes, palitos en la nariz, cejas pintadas y un peinado exótico, relataba su sufrimiento en el grupo, decía que lo que Aline relataba era cierto (cuando ni siquiera estuvo en la época de Aline, ya que cuando llegó Sergio y Aline tenían tiempo divorciados), que a ella le había pasado lo mismo, que yo le había dicho que se acostara con Sergio (y ella, ¡claro!, obediente la niña), como si no hubiera tenido yo otra meta en la vida que andar consiguiendo y convenciendo a putas pirujas para que se metieran con Sergio ¡Pendejas! ¡Embusteras! ¡Ladinas! () A todas se les veía enterísimas, nada traumadas y buscando su mejor ángulo, maquilladas, peinadas en el salón, emperifolladas, dejando histriónicamente rodar alguna lágrima, pero sin dejar de recalcar que estaban dispuestas a seguir una carrera artística si se les presentaba la oportunidad Vivían sus cinco minutos de fama Salían también otras que no mostraban el rostro pero hacían bultos (probablemente extras contratadas por la Chapoy) Sin embargo, no existía una sola queja ante las autoridades (cosa que no puede decir el marido de C) Pero los abogados del diablo no dejarían la cosa así Alguien tuvo la brillante idea de hacer una denuncia de hechos para dar veracidad a la promoción de TV Azteca, sin más pruebas que el libro de Aline Y, claro, a mí tenían que involucrarme a como diera lugar, pues sin mi nombre no hay noticia, no hay rating, no hay ventas, así que inventaron que eran convencidas por mí para que anduvieran de putas Perdón, anduvieran de ¿de qué les diré para que suene más suavecito? Bueno de eso Por supuesto, a la denuncia de hechos ya no fueron tantos testigos, sólo Aline y claro, la Tupi, Guadalupe Esta denuncia fue hecha después de la aparición del libro, las promociones y programas, y fue anunciada a todo lo que dio por Paty Chapoy ¿Por qué no anunció de igual manera las denuncias que existen en contra de su marido, así como las que hay en contra de ella misma? ¿O ya se le olvidó que hasta andaba llorando? Aparte, la Chapoy hablaba de órdenes de aprehensión, para hacernos aparecer como fugitivos, lo cual no era cierto, y en su programa “Ventaneando”, que debería llamarse “Calumniando”, se dedicaba a difamarme diciendo que cómo era posible que le hubiera llevado a Sergio niñas de ocho, nueve, 10 y 11 años para que abusara sexualmente de ellas (mejor debería contar quién le consigue a quienes edecanes para entretenerlos ¡No se la acaba!), y que yo había engañado al público –no me explico cómo no se muerde la lengua, porque para engaños los de ella-- No podía creer tanta saña, tanta impune crueldad dirigida a mi persona, porque con el pretexto de denunciar a Sergio quería destruirme a mí La noticia del día eran las calumnias y la difamación que sobre mí vertían TV Azteca, Patricia Chapoy y sus secuaces Y ¡claro!, los demás medios no podían quedarse sin la noticia, que repitieron Luego cada uno le fue echando de su cosecha y dejaron de ser medios de información para convertirse en medios de difamación Los programas tuvieron éxito en el rating y los periódicos, revistas y demás cadenas televisoras empezaron un nuevo negocio a mi costa: $$$ () En cuanto a refutar a Aline por lo que decía en su libro, y a pesar de mi insistencia en lo que debía hacerse, Sergio seguía sin querer saber nada de nada y dijo: “Ustedes decidan” Y mientras ellas llegaban a un acuerdo (porque yo ya tenía una decisión), él nos esperó en otra habitación Yo no quería dejar las cosas así Deseaba que ese embrollo se aclarara, sobre todo en lo que me involucraba a mí Me negaba a decir que en México siguieran con esa farsa Aline, la Chapoy, TV Azteca y compañía, y decidí volver, cosa que por supuesto apoyaron mis “amigas” (claro, les convenía tenerme lejos, para seguir haciendo de las suyas con Sergio, pese a todo) Inseguridad de Sergio Andrade Lo de la familia feliz era una forma perfectamente planeada de abrir el libro intentando conmover y conseguir la simpatía del público, rodeándose a la vez de un halo de candor y decencia Esto me permitió entender desde el principio que alguien le había escrito la historia Es decir, TV Azteca se valió de la falta de ética y de escrúpulos de la editorial que lo preparó y publico las calumnias de Aline (y luego los libros de las demás comparsas del circo: Karina, etcétera) Bien dice el dicho que “por dinero baila el perro” ¿Se daban cuenta los que contrataron la mano negra que le escribió a Aline sus infamias y los que editaron ese pasquín lo que iba a desencadenar en nuestras vidas? Si la multinacional dueña de la editorial que sacó esos libros hubiera hecho lo mismo en Estados Unidos, ¿no habría enfrentado y perdido un juicio millonario por daño moral? Y en función de las mentiras que se le descubrieron, yo podría suponer que Aline ha mentido toda la vida y probablemente así lo hizo con Sergio y conmigo, para hacerse pasar por víctima de su madre y de su padrastro () Mentiras y más mentiras y para colmo usaba mi nombre e incluso mi imagen en la portada de su libro para llamar la atención Para ser famosa, otra vez se colgaba de mí Era demasiado, mi nombre era utilizado en prácticamente todas las páginas Y los comentarios de Patricia Chapoy, inventora de esa infamia en mi contra ¡Ay, no! El cinismo era tanto, era tan clara la campaña de desprestigio que hacían de mí con programas como “El ojo del huracán” y otros dedicados a promover el libro de Aline, que ahora ella sí salía vestida como gente decente, pretendiendo parecerlo cuando su gusto era andar vestida a la tigresa, como en las fotos que salían de ella en las discotecas enseñando sus pechos de silicón ¿A quién quería engañar? ¡Al público y lo estaba logrando! () Katya seleccionó todos los documentos relativos a ella y sus hermanas y se encargó de destruirlos, pues podían ponerlas en evidencia, no como perpetuadoras de un crimen, pero sí como amantes del mismo hombre No tuvimos tiempo de revisar y separar todo, era demasiado y teníamos mil cosas que hacer Regresamos a mi casa de Monterrey y, por horas, durante días nos pusimos a revisar videos y programas de TV Azteca, señalando cada calumnia y difamación Poco a poco las “agraviadas” fueron juntándose, poniéndose de acuerdo para difamar y sostener una las mentiras de la otra, motivada$ y orquestada$ (sic) por TV Azteca y Patricia Chapoy, que montaba su venganza, cada quien con su respectiva envidia y frustración Y otra vez, ¿yo qué? Desgraciadamente el público no sabía quiénes eran esos testigos ni qué intereses tenían Es más, ni yo misma conocía a todas las supuestas testigos Cualquier aspirante a aparecer en la tele podía anotarse y decir babosadas y TV Azteca brindaba el espacio sin que siquiera tuviesen que probar que nos conocían o que era verdad lo que decían Así aparecieron supuestas representantes más, y mientras más loca, absurda y amarillista fuese la versión que se diera, más espacio tenían en TV Azteca ¡Yo tendría que buscar abogados! () Mientras tanto preparaba varias presentaciones en programas, uno de ellos de Jorge Ortiz de Pinedo, y cantaría en vivo con mariachi Incuso había grabado un demo con Adrián (de la empresa de discos) sólo para ensayar la canción y acostumbrarme al mariachi, pues tenía meses de no cantar en vivo y sólo una vez en la vida había cantado con mariachi Como fuera, yo sacaría la canción, pero quería hacerlo bien Decidí cantar “Monedita de oro” y aprovechar los espacios para hablar del asunto de TV Azteca y de Aline, y para desmentir los absurdos que se decían Habían anunciado el programa –que sería grabado-- y una larga fila de público esperaba para entrar en el estudio donde se haría el programa En eso recibí la llamada de Luis de Llano, con quien nunca me llevé, pero a quien siempre le agradeceré el “pitazo” --Gloria, estamos aquí con todo listo y con la gente esperándote; pero acabo de enterarme de que cuando llegues te van a aprehender y te van a llevar a declarar TV Azteca está afuera esperando para grabar el momento y explotarlo Te aviso para que te prevengas Si no quieres venir lo entenderemos, suspendemos y ponemos otra cosa --A ver, Luis, déjame consultarlo con mi abogado y te llamo, ¿OK? Y muchas gracias () Por consejo de Reyna cancelé la aparición del programa, y como los de TV Azteca y su “reportera” Laura Sánchez no consiguieron hacer de las suyas y tomar las escenas que querían para la telenovela que estaban provocando, se dedicaron a picar a la gente y a hacer que públicamente expresaran su decepción ante mi falta de profesionalismo por haber dejado plantados a mis fans () Al poco tiempo, y sin avisar a nadie, llegué sorpresivamente a la delegación en donde habían puesto la denuncia de hechos de Aline que provocó que me pidieran declaración Llegué amparada, evitando así que TV Azteca hiciera su agosto, conversé con el funcionario a cargo, que me mostró las denuncias Eran dos, una de Aline y otra de Guadalupe Carrasci, una más absurda que la otra Por consejo de mis abogados, respondería por escrito Fui tratada con respeto y cordialidad en la delegación e inclusive secretarias y funcionarios me pidieron autógrafos () En esos días hablé con Héctor Suárez, quien me invitó a cenar Héctor Suárez fue muy buena onda conmigo, y cuando tocamos el asunto de TV Azteca y Salinas Pliego, algo dijo de sus problemas con esa gente, que había seguido explotando sus programas y condenó a la emisora a pagar una multa o indemnización de aproximadamente cuatro millones de dólares Al menos lo dejaron en paz y a su imagen, nombre y programas; pero del dinero, nada Que Ricardo Salinas Pliego personalmente, vía telefónica, le había dicho “que si le cobraba aunque fuera un centavo no tendría familia para gastarlo”, por lo que Héctor Suárez prefirió no involucrarse más con esa mafia Total, lo que más le interesaba era que lo dejaran en paz y lo había logrado Su consejo fue que no me metiera con ellos: “Son gente muy peligrosa”, dijo () Por esos días fui a hablar con Ana Colchero Ella también había tenido problemas con TV Azteca y yo buscaba consejo Quería conocer mejor al enemigo, pues aunque Aline era quien daba la cara, constituía sólo una cortina de humo, el pretexto para que TV Azteca realizara sus planes de venganza, difamación y destrucción Ana me contó en privado sus problemas con TV Azteca Había sido y seguía siendo atacada por esos malagradecidos Si a alguien le debía TV Azteca que el público comenzara a prestarle atención y conseguir sus primeros patrocinadores importantes era a Héctor Suárez con “La cosa”, a Ana Colchero por su telenovela “Nada personal”, y a mí con “Cómo se hizo el Calendario de la Trevi 94” No obstante, TV Azteca se burlaba de todos Por ejemplo, en palabras de Ricardo Salinas Pliego, de las “peticiones dementes” de Héctor Suárez estaban que pedía aumento en el presupuesto de su programa Enderezaba críticas contra Ana Colchero y a la vez explotaban su imagen, pretendiendo no pagarle Y lanzaban ataques, calumnias y difamaciones en mi contra, pero seguían explotando mi nombre y mi imagen Cada vez que daban una falsa noticia sobre mí, la anunciaban al principio, en el conocido tiro noticioso, pero dejaban al final la supuesta noticia para mantener al público interesado, mientras soportaba estupideces y a seudo locutores y comediantillos de quinta Total, TV Azteca explotaba a los artistas y luego los arrojaba como pañuelos desechables TV Azteca no significó el fin del monopolio de Televisa, sino un hoyo negro en el espacio artístico No había el compromiso de hacer mejores programas, sino la gana de hacer las cosas más corrientes, baratas y comerciales TV Azteca seguía la política de Elektra, queriendo contratar a los artistas a plazos, sin intereses y en calidad de desechables, como tostadoras viejas A quienes no aceptaban sus raquíticas propuestas, decidían destruirlos artísticamente antes que fueran utilizados por la competencia Cierto, esa es quizás la visión típica de las empresas Pero no la aplican en forma tan cínica ni desproporcionada como TV Azteca Se sentían omnipotentes, indispensables y dispensadores Con Ana Colchero me enteré cómo, aparte de criticarla y no agradecerle el valor de haber sido de las primeras artistas en cambiar Televisa por TV Azteca, en una época en que nadie se atrevía a desafiar a Televisa, seguían explotando su imagen, pues colocaban una foto de Ana en la portada de un disco sin su autorización y negándose a pagarle como se debía ¡Increíble! Con tanto dinero y aun así Ricardo Salinas Pliego y TV Azteca “transan” a sus artistas () Por otra parte, Salvador Ochoa me informó que la Chapoy tenía dos demandas de calumnia y difamación, y si llegaba a tener una tercera iría a la cárcel Con todo lo que había dicho de mí, y con los videos y las pruebas de que mentía, que estaban en mi poder, podía yo interponer esa tercera demanda con graves consecuencias para ella Saborée la idea, pero a la mera hora me tenté el corazón ¿No aconseja Jesús dar bien por mal? Además, TV Azteca y las testigos habían dejado de atacarme en cuanto supieron que estaba viendo abogados y, con ellos, contestando por la vía legal las denuncias y presentando en mi apoyo pruebas, no salivazos, donde las que salían mal paradas eran ellas () Cuando se preparaba el programa de “Duro y directo”, el productor y el conductor hablaron conmigo En el programa quedó claro que Aline era una farsante Tristemente no contaba yo con el apoyo de Televisa El Tigre, don Emilio Azcárraga, había muerto y “Duro y directo” pasaba en el Canal 9 y ese día ni siquiera salió en su horario normal a causa del futbol Además, una hora de programa, por más bueno que fuera, no podía contrarrestar las horas y horas de programas en horarios estelares matutinos, vespertinos y nocturnos que TV Azteca destinaba a divulgar el asunto y perjudicarme Con todo, este único programa, hecho con gran esfuerzo y sin recursos, provocó al poco tiempo junto con mi respuesta a la autoridad y mis visitas a los abogados, el silencio de mis detractores Inocentemente creí que me dejarían en paz ¡Sólo se habían agazapado para volverme a atacar!

Comentarios