"El tango es una necesidad": Ana María Stekelman

lunes, 17 de enero de 2005
* Dirige Tangokinesis en Buenos Aires, *Mezcla magistralmente tango y danza contemporánea * La artista fue llamada por Saura para filmar Tango Buenos Aires, 17 de enero (apro) - Célebre por conciliar tango y danza contemporánea en forma y sentimiento; autora de piezas notables y maestra en continuo oficio, Ana María Stekelman dirige Tangokinesis, una agrupación argentina que abarrota las salas en Europa, tal como ocurrió en la décima edición de la Bienal de Danza de Lyón del 2002, programada en honor a Latinoamérica, en su tour por Italia y Grecia, y en sus exitosas funciones en el legendario Hebbel Theatre, de Berlín, en el 2003 Siempre conmovida por la atención del público y críticos que la admiran como la creadora invitada por Carlos Saura para su film Tango, Stekelman entiende por nacimiento y vocación este baile que desde lo popular invadiera salones sociales, centros de formación artística y la escena internacional Con igual intensidad domina el discurso de la danza contemporánea, excursión que le asegura una respetada posición dentro y fuera de su país El llamado de Saura confirmaría una sólida carrera profesional regida por la investigación, sustento del ejercicio creativo desplegado en el celuloide, entre otros por Julio Bocca, quien le pidió a la artista coreografiar su espectacular montaje BoccaTango, con el que actualmente recorre el mundo Tango contemporáneo --¿Fusionar tango y danza contemporánea responde a una decisión personal o es consecuencia histórica? --Hay un resurgir del tango cuando triunfa en Estados Unidos, y a partir de allí se trabaja más el lenguaje mismo Particularmente, desde hace años trabajo mucho sobre la música y los pasos: tengo obras de tango anteriores al boom, es algo que va ocurriendo porque es una historia de nosotros Es una fusión que nos jugamos naturalmente, porque al tener los dos lenguajes éstos inevitablemente se unifican con el tiempo La necesidad es danzar --Sirviéndole de guía a los espectadores, ¿podría ilustrar ejemplos de esa unión? --Para mí, la integración se da más que nada en la forma: los pasos de tango son muy interesantes, me dan ganas de fusionarlos con lo que sugiere la danza contemporánea, con todo lo que me quedó en el cuerpo de los maestros que tuve Es inevitable fusionarlo: se puede bailar la milonga, tango puro, se puede dar una clase de danza contemporánea que no tenga nada de tango, y después se puede armar un espectáculo con esas dos cosas en uno --Musicalmente, ¿el tango no limita lo creativo en el lenguaje de la danza contemporánea? Hay marcados estereotipos al respecto --La forma danzada es independiente de la música, es muy autónoma, por eso yo trabajo eso del tango a espaldas de la música --¿Y lo que espera la gente del tango, no es otra limitante? --No podés pensar en lo que piensa la gente, porque hay tantas formas de tango como personas Cada individuo tiene una imagen distinta del tango, nosotros debemos realizarnos la nuestra y llevarla a cabo No se puede pensar en el público, pues no sabemos lo que espera o quiere Puedo presentar una obra que al no contener demasiado tango queda limitada al público de la danza contemporánea, entonces se hacen en Buenos Aires sólo tres o cuatro funciones Es imposible prejuzgar al público, es un monstruo de mil cabezas --¿En esta fusión hay equilibrio entre una y otra influencia? --Lo que trato es que no se pierda la raíz de lo tanguero, a través de la forma de los pasos, a través de la cadencia La música de tango casi nunca está ausente de mis espectáculos --La han acusado de ser comercial… --No me molesta para nada, no soy millonaria Hay una danza contemporánea que no tiene tango y es completamente comercial La danza contemporánea puede ser vista desde muchas ópticas Siento que la taquilla es muy importante, lo digo en general, ya que todas las compañías tienden a comercializarse --Gracias al cine hay una valorización de su trabajo que repercute en el interés del público hacia su obra --Sí Pienso que si hay un filme o si se pasa algo por la radio, contribuye a la publicidad de la obra Mi deseo, más bien, sería que el tango llegara a mucho más publico y fuera más comercial, y que pudiéramos vivir de esto, y no tener que andar de festival en festival, de teatro en teatro sin ninguna garantía, porque hay compañías donde se ensaya pero no se trabaja, no se cobra En ese sentido sí me gustaría llegar a un punto donde se pudiera profesionalizar nuestro trabajo, pero ese no es el interés que me mueve, porque siempre termino haciendo la obra que quiero hacer --¿Y la experiencia con Carlos Saura? --Muy linda, magnífica Saura es considerado el mejor filmador de danza, uno se entrega a sus manos con toda confianza; es simpático, ama a su trabajo y trabaja sin descansar Sentí que él estaba de mejor humor cuando filmaba danza --¿Julio Bocca es el mejor de sus intérpretes? --El más importante No sé si el mejor, pues tengo bailarines que me acompañan hace una década y estoy acostumbrada a trabajar con ellos diariamente, dominan los dos lenguajes, son unos ‘bichos de escenarios”, muy creativos a la hora de coreografiar con pasos e ideas Es gente de caminos distintos y eso me gusta Julio es un fenómeno, un bailarín muy dúctil que abarca bastantes lenguajes y es brillante, te sorprende --¿Tienen el mismo interés el público europeo y el latinoamericano? --En Argentina es menos visto el tango, porque como dice Borges: “si uno va hablar de Arabia no va poner un camello” A los argentinos les interesa el tango, quizás para bailarlo, como espectadores también son muy buenos, pero en general es distinto el interés que puede haber en otros lugares donde tenemos un éxito enorme --En la actual situación económica argentina, ¿qué posibilidades tiene la danza de supervivencia? --No me canso de decir que pasa un fenómeno muy raro en Buenos Aires: No conozco lo que pasa en las provincias, pero en la capital, mientras la situación se pone peor, se van creando más cosas, más grupos de danza o de teatro, la gente siente la necesidad de expresarse y surgen fenómenos interesantes, hay un proceso creativo paralelo a la debacle económica Huella de vida Bailarina del Teatro San Martín (TSM) cuando lo dirigía Oscar Araiz; Ana María Stekelman fue llamada siete años después para rearmar el grupo en dos periodos: “Los primeros años fueron muy creativos, pues estaba pasando muy disimuladamente de un pequeño grupo a una compañía Fue importante, no por mí, sino porque se creó el Taller de Danza Contemporánea del TSM, que es la parte formativa, el semillero del ballet de todo Buenos Aires Yo tiré la línea pedagógica que todavía sigue funcionando, aunque la dirige otra persona” Explica la coreógrafa que el origen del tango se dio entre varones que bailaban en la calle, por lo que en Argentina a nadie le asombra ver a dos hombres bailando La mujer entra --según ella-- después y desde los prostíbulos, para pasar a la alta sociedad y luego a la clase media, en el auge de los años cuarenta, que es cuando se populariza Habla entonces de su quehacer como artista tanguera dentro de la crisis actual de su país: “Es muy doloroso lo que vivimos social y econonómicamente, y tengan cuidado todos porque Argentina es la punta de lanza del plan para toda Latinoamérica Es un proyecto devastador, está manipulado por gente ignorante Tampoco los europeos se van a salvar, como no se salvaron cuando murieron millones de personas en unas guerras inútiles” Según Nele Hertling, exdirectora del Hebbel Theater, de Berlín, Tangokinesis es la mejor compañía de Latinoamérica Diez bailarines, diez músicos tocando el bandoneón, Edgardo Rudnitzky como director musical y Ana María Stekelman presentaron el espectáculo Tango, Vals, Tango El público, de pie, ovacionó la obra todas las funciones El aplauso no duró menos de diez minutos ------ (*) El autor de este artículo es crítico de danza, maestro de danza contemporánea y responsable del proyecto dancístico “Ciudad en Movimiento” en su natal Venezuela

Comentarios