COMPUTACIÓN: Cómputo y deporte

viernes, 7 de enero de 2005
México, D F, 6 de enero (apro)- La computación invade todos los ámbitos Hoy día, probablemente, el mundo moderno simplemente se detendría si las computadoras que llevan el control de los bancos, que contabilizan las llamadas de los teléfonos, ya sean celulares o residenciales, que llanamente nos dan acceso a Internet, entre otras cosas, dejaran de funcionar Podemos ver además que el cómputo moderno está en todas partes: teléfonos celulares, computadoras de bolsillo, agendas electrónicas minúsculas, relojes, etcétera El sinfín de aplicaciones de esta tecnología no parece tener fin En el deporte, desde luego, la computadora ha invadido todos los terrenos En las olimpiadas modernas, la medición de los tiempos en las competencias ha llegado a extremos verdaderamente increíbles Ahora se pueden medir milésimas de segundo con la misma facilidad que medir segundos Una medalla de oro se puede definir por menos de 14 centésimas de segundo, tiempo insuficiente siquiera para pestañear Pero además de esto, el cómputo invade incluso nuestra cotidianidad en nuestras actividades Por ejemplo, ahora en estas fiestas decembrinas, un sobrino me regaló un reloj para corredores (aunque puede ser usado también por nadadores y en otros deportes) Existen en el mercado muchos relojes digitales que sirven para medir los tiempos que uno hace al ejercitarse Sin embargo, este reloj es diferente Tiene una banda que se pone en el pecho, como si fuese un sostén, y en la banda mencionada hay dos sensores que miden el ritmo cardiaco, el cual transmite al reloj de pulsera, vía radio, las pulsaciones del corredor, y va monitoreando cómo el corazón late a través de todo el tiempo del ejercicio Desde luego, el reloj en cuestión, un Polar F1 (wwwpolarfi), mide también el tiempo del ejercicio e incluso lleva una medición del ritmo cardiaco instantáneo, además del ritmo cardiaco promedio durante el esfuerzo físico realizado De acuerdo al manualillo del fabricante, este aparato de alta tecnología permite, en cierto sentido, no sólo llevar control de cómo hacemos ejercicio, sino que, además, motiva a hacerlo Se sabe que se obtienen beneficios haciendo media hora de ejercicios moderados (correr, nadar, aerobics) Igualmente, el fabricante advierte de algunos peligros de hacer ejercicio sin control Por ejemplo, la máxima frecuencia cardiaca que uno debe tener no debe pasar de 220 pulsaciones menos la edad que uno tenga en el momento de hacer ejercicio Es decir, si alguien tiene 20 años, probablemente que su corazón en un momento de esfuerzo llegue a 200 pulsaciones es relativamente normal Sin embargo, para aquellos que tienen 50 años, esta frecuencia raya en lo peligroso y hay que detenerse en dicho esfuerzo en el hipotético caso que se llegara a ese ritmo cardiaco Evidentemente cuando uno hace ejercicio, no siempre tiene un Polar F1 para monitorear lo que pasa con el corazón, y en cierta medida el organismo tiene sus propias alarmas que le impiden a uno continuar con un esfuerzo excesivo Pero no está de más si uno puede hacerse de esta tecnología Pero además, la página del fabricante permite darse de alta como usuario y puede llevarse un archivo o bitácora del corredor personalizada dentro de la misma página El servidor de esta empresa guarda los datos de los usuarios y uno los va alimentando en la medida que hace ejercicio Aunque estos datos son personales y privados, probablemente la idea de la empresa Polar (aunque no lo dice) sea después estudiar la manera en cómo sus usuarios hacen deporte y sacar alguna medida estadística Si así lo hacen, posiblemente beneficie a todos los que hacen ejercicio, pues seguramente podrán llegar a conclusiones más certeras acerca de los beneficios que tiene el correr o nadar, por ejemplo En cualquiera de los casos, vía Internet se puede tener una bitácora de entrenamiento personalizada Desde luego que hay otros relojes que tienen este tipo de mediciones Yo tuve un Casio hace unos años que medía el pulso poniendo el dedo en un pequeño sensor en el reloj, además de tener un sistema que permitía marcar el paso de una carrera, pues sonaba un “bip” a cada paso que se daba (el sistema permitía programar cuántos “bips” por minuto se querían dar) Obviamente no tenía las características de mi nuevo reloj, pero tenía en muchos casos la misma intención: permitir a cada usuario medir su progreso sin forzar a su corazón Pero en el fondo lo que importa es el juego, no el juguete Hay que hacer ejercicio Es una especie de seguro contra enfermedades Hacer ejercicio de manera controlada y moderada nos dará mejor calidad de vida y salud, que sin esto último, pues la vida puede ser muy triste

Comentarios