PLATOS LÁSER: Concierto para Bangladesh 2005

sábado, 22 de octubre de 2005
México, D F, 21 de octubre (apro)- Este lunes 24 de octubre saldrán al mercado los platos láser del famoso "Concierto para Bangladesh: George Harrison y Amigos", para conmemorar aquel evento ocurrido hace 24 años en el Madison Square Garden de Nueva York Harrison falleció en 2001 y no pudo completar esta edición especial, aunque tuvo tiempo para "remasterizar" la música que apareció en tres discos de larga duración allá por 1971, acompañada entonces de una película Ahora, la disquera Warner Music ofrece dos DVD con la cinta producida por David Puttnam y un documental, en tanto que Sony pone en circulación el compacto sonoro Al anunciar hace una semana ante la prensa británica el paquete roquero, la viuda del artista Olivia Arias, quien posee sangre mexicana, destacó en su oficina de Apple Records londinense que el producto total de ventas del "Concierto para Bangladesh" se destinará a la UNICEF, tal como lo hiciera Harrison, quien originalmente recaudó un millón 100 mil dólares para los refugiados de ese país Olivia declaró al diario The Independent: "Esta re-edición es algo muy importante para UNICEF, están de verdad muy contentos Nosotros les estamos obsequiando el proyecto entero; y tenemos la esperanza de que les generará más fondos Se trata de un documento histórico y es completamente suyo" Aunque en la época en que Harrison gestó el "Concierto para Bangladesh", tanto músicos como organizadores debieron sortear multitud de trabas y hasta suspicacias políticas, a la larga sirvió de modelo para otros actos musicales de beneficencia como "Live Aids" que permanece hasta nuestros días Veamos lo que decía al respecto el propio Harrison en su biografía y cancionero I Me Mine (Ganga, 1980): "Debió comenzar por 1971 cuando me hallaba en Los Ángeles haciendo el soundtrack del álbum ?Raga? Ravi (Shankar, citarista hindú y maestro suyo) estaba platicando conmigo y me comentó las ganas que tenía de realizar un concierto, pero mayor de lo que normalmente acostumbraba, de tal manera que consiguiera, tal vez, unos 25 millones de dólares para la hambruna en Bangladesh Me pidió si podía pensar en alguna manera de ayudar, como por ejemplo que yo fuera y lo presentara, o quizá llevando a Peter Sellers (el cómico inglés)? "Luego comenzó a darme recortes de periódicos y revistas, artículos acerca de la guerra y la pobreza, y empecé a darme cuenta de qué se trataba, y pensé: ?Bueno, posiblemente sería más adecuado que lo apoye para hacerlo? Los Beatles habían aprendido a que si iban a montar algo, lo mejor era montarlo en grande y por qué no, juntar un millón de dólares" Esta empresa humanitaria lo atrapó: "Me cansé que la gente decía: ?Pero, ¿qué puedo hacer yo?? Además, la negativa de los medios para cubrir todos los detalles creó la necesidad de llamar la atención al proyecto Así que compuse la canción ?Bangladesh? específicamente sobre la guerra, antes del concierto (El pianista) Leon Russell fue quien me sugirió que metiera algo al principio de la pieza como para tratar de explicar eso: una introducción lenta Tomé su idea y la hice en corto: Mi amigo acudió a mí con tristeza en sus ojos Me dijo quería ayuda para evitar la muerte de su país Pese a no sentir tal dolor supe que tendría que intentarlo Ahora pido a todos ustedes nos ayuden a salvar algunas vidas? "Ese amigo era Ravi Shankar Durante tres meses me la pasé pegado al teléfono armando lo que sería el ?Concierto para Bangladesh? buscando involucrar a la gente, hablando con Eric (Clapton) y demás personas que lo llevaron a cabo Ensayamos muy poco, de hecho no hubo ni un solo ensayo general con todos presentes Lo hicimos chorrito a chorrito y sometidos a dificultades" Bangladesh, donde tanta gente muere a cada rato Sin duda ocurre una calamidad Nunca había visto tanta congoja ¿Me echarán la mano? Traten de comprender Salvemos al pueblo de Bangladesh? Para determinar la noche del concierto, un astrólogo de la India propuso comienzos de agosto como "buen período"; y coincidió con un día en que el Madison Square Garden estaba libre para rentarse: "Efectuamos dos shows, abriendo otra fecha, pues la primera agotó localidades y con tanta suerte, que todo salió a pedir de boca; sonamos muy bien en el Madison Square Garden" Bangladesh, parece tan remoto desde donde vivimos Pero es algo que no podemos negar Este sufrimiento no es posible ignorarlo Entonces, ¿darías un trozo de pan y saciar al hambriento? Salvemos al pueblo de Bangladesh? "El equipo humano del conjunto The Band produjo la ingeniería de sonido, tuvimos a Chip Monk en la iluminación y los muchachos de Allen Klein (abogado y último manager de Los Beatles) se encargaron de rodar la película" Cuando llora la guitarra El "Concierto para Bangladesh" resultó todo un éxito, pero según Harrison la cinta en pantalla grande fue el pelo en la sopa: "El filme no estuvo bien hecho Tras finalizar la primera tocada salimos casi rostizados, por haber quedado expuestos bajo los grandes seguidores de luz blanca El resto del escenario casi no tuvo iluminación Le pregunté a Chip qué había sucedido y me dijo que los tipos de la película le habían indicado mantener las luces blancas prendidas y que uno de ellos comentó: ?No, no hacen falta esos seguidores para filmar?, pero que en secreto pensaba otra cosa: ?Je, je? De todos modos ya los captamos así, pero en el segundo show les pondremos las luces de colores?" Harrison consideró que el segundo fue el mejor "La luz estuvo muy buena, aunque en verdad creo que esto no se reflejó en la película Una cámara situada hasta mero atrás del Madison Square Garden captaba el rodaje todo en negro, con una bolita de luz al centro y nada podía verse "Otra cámara, a la mitad del lado derecho del edificio estuvo fuera de foco todo el tiempo, por causa de un defecto Por el lado izquierdo del edifico, en medio, había otra cámara que tenía enfrente colgando unos gruesos cables que tapaban la lente y por eso quedamos a merced de una cámara ubicada a medio paso del escenario y de otra manual, pero esta carecía de pulsación sincronizada La película que el público ve es producto de un montonal de acrobacias" Ejemplo de dichas acrobacias es "Wah Wah", la primera canción de George Harrison en la cinta, reconstruida con nueve cortes de imagen: "Son trece ediciones, tres reales y las otros nueve, simuladas Tuvimos que meter tomas diferentes sacadas de otras partes Debimos quemar trozos de celuloide debido a que el grano se miraba muy abierto, pero fue un sacrificio bastante estúpido Y hubo otras ondas, todas negativas" Entre ellas, el desempeño del nefando empresario Allen Klein: "Klein no estructuró las situaciones con eficacia; acudió con los de la UNICEF después del evento, en lugar de hacerlo antes del mismo, y a partir de entonces contratamos abogados para tratar de solucionar la cuestión de los impuestos en Estados Unidos y aun cuando ahora mismo ya casi hemos cubierto los pagos, hay individuos que siguen pensando: ?Oye, no te hagas, montaste esto para hacer billete en tu beneficio? Así fue que ese dinero fue retenido en una cuenta durante años, aumentando la cifra de ocho hasta 10 millones de dólares" No obstante, ver y oír ese "Concierto para Bangladesh" es una experiencia memorable gracias a la calidad de los artistas participantes, empezando por el notable Ravi Shankar, quien con sus músicos acercó el arte sonoro de la India a un público que esperaba sólo rock Harrison luce en su apogeo creativo acompañado por una banda estelar que incluye las liras acústicas de Badfinger en "Aquí viene el sol" y llora con la guitarra de Eric Clapton Varios de esos colegas escénicos tomaron turnos para cantar sus rolas: Ringo Starr con "No viene fácil"; Billy Preston, "Como Dios lo planeó"; Leon Russell al piano, "Jack el saltarín" A mitad del concierto, Harrison anunció "a un amigo de todos nosotros: el señor Bob Dylan", quien se llevó las palmas interpretando inolvidables baladas como "La respuesta está en el viento" al compás de Ringo en la pandereta, Leon Russell al bajo y en el requinto, Harrison, cuya evocación una década más tarde aun lo conmovía: "Fue un tiempo altamente emotivo para mí y me sentí optimista acerca de muchas cosas Conseguimos atraer la atención a lo que sucedía en Bangladesh, porque mientras organizábamos el concierto, los estadunidenses embarcaban armas rumbo a Pakistán Morían miles cada día, pero en los periódicos, luego incluso de la hambruna en Biafra, únicamente se publicaban unas cuantas líneas diciendo: ?Oh, sí, es algo que sigue pasando? "Por lo tanto, nuestro logro fue que obtuvimos un mundo de publicidad, volteamos la tortilla y todavía hoy me encuentro con meseros en restoranes de Bengali que dicen: ?Gracias, señor Harrison, cuando combatíamos en la selva fue muy estimulante saber que alguien pensaba en nosotros? El ?Concierto para Bangladesh? tuvo un efecto positivo"

Comentarios