Murió el escritor colombiano Manuel Moreno-Durán

martes, 22 de noviembre de 2005
* Autor de "Mambrú se fue a la guerra" México, D F, 21 de noviembre (apro)- El escritor colombiano Manuel Moreno-Durán (Tunja, provincia de Boyacá centro 1946), autor de la célebre novela "Mambrú se fue a la guerra", y quien desarrolló una intensa actividad literaria, murió de cáncer en Bogotá En la universidad de esa capital sudamericana estudió derecho y ciencias políticas, y su participación en el mundo social se dio siempre a través de principios de no-violencia y en contra de los autoritarismos de Estado En este sentido, cuando con un grupo de intelectuales latinoamericanos (como los chilenos Poli Délano y Jorge Enrique Adoum) protestó por la censura al volumen El libro negro de la justicia chilena, de Luisa Valenzuela, en 1999 Escribió notables obras como la trilogía "Fémina suite", y fue finalista del Premio Rómulo Gallegos en 1987 con "Los felinos del canciller" Pero su trabajo de mayor renombre y calidad lo consiguió con "Mambrú se fue a la guerra", cuyo tema es la participación de Colombia en la guerra de Corea, al lado de Estados Unidos En 1998, y luego de varios años de radicar en Barcelona --donde ejerció una actividad constante en las principales revistas literarias como "El viejo topo", "Quimera" y "Camp de l?arpa"--, obtuvo, con "Cuestión de hábitos", el Premio Ciudad de San Sebastián, España (2004) Ya en 1998 había alcanzado la máxima presea de su país, el Nacional de Literatura Durante su estancia en México para presentar "Mambrú?", fue entrevistado por Proceso (23 de diciembre de 1996) Titulada "Mambrú", la novela de R H Moreno-Durán sobre la intervención de Colombia en Corea, "una guerra que aún no termina porque no se ha comprendido" Se reproduce a continuación, bajo la firma de José Alberto Castro Sin titubear, el escritor R H Moreno-Durán sostiene que "cualquier guerra es el más obsceno de todos los actos humanos" Recuerda con amargura e ironía el episodio del año 1951, cuando el gobierno colombiano decidió apoyar a Estados Unidos en su guerra contra Corea del Norte, y juzga: "Una guerra no termina hasta que se le comprende No conozco a persona alguna de mi generación dueña de una cabal explicación de tan insensata empresa Por lo tanto, es una guerra que todavía está viva y resulta justificable evocarla desde el presente, pues aún no termina" El cruento e inusitado suceso sirve de argumento central a la novela Mambrú, publicada apenas por Alfaguara, pues en ella se evocan las desventuras del Batallón Colombia en las heladas trincheras de Corea y, al mismo tiempo, se da voz al juicio del presente a través de la voz de un historiador colombiano, que viaja en 1986 hacia Seúl en un largo trayecto aéreo Para él, Mambrú no es una novela histórica, porque aborda la guerra de Corea 36 años después Originario de Tunja, Colombia, Moreno-Durán, que rebasa apenas el medio siglo de edad, confía a Proceso: "Mambrú es un libro que inicié en 1993; me llevó cuatro años de escritura Sin embargo, es un libro que me ha obsesionado toda mi vida Incluso, en Toque de Diana y Juego de Damas aparecen referencias al tema de la defenestrada guerra" Conocido en el mundo literario hispanoamericano bajo las siglas R H --que abreviaban los nombres Rafael Humberto de su más reciente novela--, asegura: "Mambrú es una forma de decir que mi generación no tiene memoria, que le amputaron su memoria, porque cuando éramos niños mi país se vio involucrado en la más absurda de las contiendas mundiales" Nunca ?dice-- se dio una razón aceptable de por qué Colombia, además de Estados Unidos, claro, fue el único país occidental en enviar tropas El escritor, quien residió durante quince años en Barcelona, anuncia en Mambrú "una novela portadora de una certeza sobre Colombia, porque ahí la memoria es incompatible con la verdad En mi país hay verdades que nunca se mencionan, mitos innominables y temas tabúes como esa guerra contra Corea No es extraño el hostigamiento militar sobre esa clase de episodios vergonzosos de la historia colombiana Por ejemplo, al acometer la escritura del libro, descubrí que, más allá de las memorias de los soldados, los oficiales o los informes académicos, no existen obras de creación o novelas ambientadas o referidas a esos hechos" El saldo del narrador sobre tan singular capítulo de la historia reciente de Colombia queda encerrado en un "círculo de fracasos y absurdos de sangre", una danza de la muerte resumida en la frase: "La doble derrota de Colombia" En su novela, Moreno-Durán recuerda los testimonios sensacionalistas, publicados por los periódicos colombianos sobre la situación de los soldados al regreso del frente Probablemente el menos tendencioso de estos informes fue el que, bajo el título general de Corea a la realidad, dividido en varias entregas, publicó el joven reportero Gabriel García Márquez Además de citar puntualmente el hecho, incorpora al Nobel de Literatura como uno de los personajes de la trama novelística al igual que a Marilyn Monroe, pues en realidad ella viajó a Corea para animar a los soldados De Barcelona a Bogotá Rafael Gutiérrez Girardot definió la obra de R H Moreno-Durán como "el fresco colombiano y latinoamericano más inquietante de la ciudad y las clases medias de fin de siglo", porque realmente en sus novelas y ensayos están los temas claves de la época: la diplomacia, los militares, los intelectuales, los políticos, las modelos, las actrices, la vida universitaria, la ciencia y la guerra De su residencia en Europa, recuerda: "Cuando llegué a Barcelona, Franco no había muerto Había censura y, sin embargo, ya existía un núcleo importante de intelectuales latinoamericanos y catalanes, la mayoría formados en Europa Esto tuvo una cierta significación porque, al momento de darse la transición a la democracia, se dio un esplendor de la vida cultural y literaria Fue el momento en que escribí mis libros Por ejemplo, Juego de damas fue el primer libro publicado bajo el régimen de la democracia española" De su itinerario existencial por el mundo de la creación literaria, Moreno-Durán acaba de entregar una especie de memorias o crónicas de sus encuentros, con una buena parte de los más destacados escritores de lengua española Publicado bajo el sello Aguilar, en este volumen de 344 páginas titulado Como el halcón peregrino, figuran: Borges, Bioy Casares, Germán Arciniegas, Juan Goytisolo, Augusto Monterroso, Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa, Octavio Paz, Julio Cortázar, José Donoso, y un largo etcétera hasta algunos de los más jóvenes, como el venezolano José Balsa El libro es al mismo tiempo ensayo, relato autobiográfico, evocación, crítica literaria, confesión de preferencias, recuento de anécdotas, trabajo periodístico, pero, sobre todo, un viaje en torno de "la circunstancia vital de los escritores elegidos" El autor lo define así: "Una reflexión sobre la amistad y la devoción que siente mi generación por la de los escritores predecesores Además de la generación de Sábato, Borges y la del boom abordo a otros escritores de América Latina y España No es un libro periodístico ni de entrevistas, es un libro elaborado desde el testimonio personal de otro escritor, un repaso desde la amistad hacia otros escritores Es un libro que tiene tres lecturas: una ideológica, una gráfica y otra vivencial En suma, una crónica íntima abierta hacia los demás" En México fue Juan García Ponce quien llamó la atención sobre los libros de Moreno-Durán cuando éste inició su carrera literaria con la publicación del ensayo De la barbarie a la imaginación, en 1976 De su trayectoria, explica: "Mis primeras novelas de la etapa catalana están regidas por lo claustral, por lo uterino, pues las novelas transcurren en recintos cerrados El regreso a Colombia significó el viraje a novelas más abiertas, narradas en espacios exteriores Un ejemplo es El caballero de la invicta, una novela a cielo abierto donde se describe una ciudad bombardeada y la gente que anda por ahí no sabe nada" El tema femenino, que nunca lo abandona, está también en Los felinos del canciller, que siendo un libro sobre la diplomacia, "no hay nada más femenino que la diplomacia" Es una carrera llena de detalles, posturas, maquillajes, dice, y un diplomático "no es más que una persona decente que sus gobiernos mandan a mentir al extranjero" Como una gran dama ?define--, un diplomático nunca pierde la compostura Habla, en el siglo XX, "del extraordinario papel que ha estado desempeñando la mujer, no la mujer en general, la mujer que aparece en mis libros; es decir, la mujer de la clase media ilustrada, la bella e independiente, activa, comprometida consigo misma" Advierte: "Al escribir mi Fémine suite fue como si el espíritu de los tiempos me hubiera soplado algo al oído: ahí están el movimiento estudiantil, con el mundo de la frivolidad y la farándula, y también aparecen los grandes salones regidos por mujeres donde se conspiraba para hacer la revolución Todo ese nuevo mundo femenino siempre ha justificado la existencia de mis novelas" Con Los felinos de canciller y El caballero de la invicta, Mambrú configura el encuentro de Moreno-Durán con la realidad colombiana, "una situación a veces caótica, inexplicable, apocalíptica y violenta" Al grado de que en su obra ha llegado a elaborar metáforas sobre cómo los colombianos se acostumbraron a convivir con el miedo

Comentarios