Poética de John Lennon en español

lunes, 5 de diciembre de 2005
México, D F, 5 de diciembre (apro)- Irreverente, espontánea, cómica y difícil de traducir por su abuso del argot callejero en los barrios de Liverpool, Inglaterra, así como por sus juegos de palabras clavija con múltiples significados, los poemas no musicales de John Lennon vieron la luz con las publicaciones de In His Own Write ("En su propia tinta") y A Spaniard On The Works ("Un español en su faena"), entre 1964 y 1965, respectivamente Estos libros jamás han aparecido traducidos en México, por lo que los siguientes poemas que se ofrecen aquí, "El gordo pelusín" y "Nuestro papá", son un trabajo inédito de Lennon para nuestros lectores en versión del periodista Roberto Ponce, en colaboración de Gabriela Casas, de quienes, al final, se añade la traducción al texto poético redactado en 1990 por Allen Ginsberg, exponente de la llamada beat generation, "Sed amnésica de fama"; evocando el asesinato del rocanrolero y dos sucesos más: uno, acaecido en 1972 cuando un loco la emprendió a martillazos contra el mármol de La Piedad, estatua sacra de Miguel Ángel en El Vaticano y, otro de aquel año 1990, al quedar parte de la tela de La Ronda de noche, de Rembrandt, acuchillada en un museo holandés por causa de otro demente "El gordo pelusín" Tengo un peluche pequeño, es él mi buen camarada Lo paseo por Bretaña y espero así siempre hacerlo Llamo Jeffrey a mi peluche, mismo nombre de mi abuelo Entonces le grito: ?¡Abuelo, tienes plumas en las crines!? Hay quien odie a los peluches, cual mocoso paliducho Se los desayunan fríos o alimentan a sus gatos Mi tío se tragó un peluche, tan gordo que era y tan guapo, que lloré y le dije: "¡Imbécil!", pero le importó un comino Tampoco importó que Arturo fuese su nombre de pila En la tienda de mascotas a todas las devoró Los médicos en sus entrañas vieron qué podían hacer; pero por ser tan glotón, con todo y zoo se murió Cuando entro al cuarto, mi Jeffrey me pía y echa gorgoritos; le hago huevo en pan tostado, que le doy a cucharadas Canta como otros peluches, sólo si apto se siente; pero prefiere el domingo, que es el día cuando lo enchufo Revolotea por la alcoba y se me sienta en la cama Aunque elige mi cabeza si está realmente feliz Por tragón lo puse a dieta ¡Míralo al gran tragaldabas! Me advierten que si engorda más, una muleta ha de usar ¡Qué divertido sería un peluche con bastón! ¡Imagínate a la gente carcajeándose a morir! Helo aquí al peluche Jeffrey, gordito y bien amarillo Y a mis 32 añejos lo amo más que a mi papá * * * Nuestro papá Papá ya era un fastidio y el viejo se incomodó Pareció agarrar la onda, que hasta comenzó a empacar Dijo: "Aquí nadie me quiere, soy una chatarra en ruinas" De tripas corazón callamos: "¡Carajo, estás en lo cierto!" Se tardó una eternidad en guardar sus cachivaches; para apurar su salida, le tosimos en la puerta "No sirvo como hombre o bestia", dijo, con su ojo empapado "Por eso te desechamos, estúpido bastardo, ¡largo!" Su rugosa faz volteó, con súplica en la mirada Un peso por choya le dimos y su anzuelo le pulimos "No es que no nos gustes, viejo", bajamos los ojos mustios "De verdad que lo intentamos, ¡payaso venido a menos!" Por fin hizo sus maletas, también su mano de hierro; incluso el pene le cupo, ése que ganó en la feria "Espero me escriban un día", lloriqueó, y no resistimos echarle en su cara la luz, con la lista del mandado "Que les vaya bien, hijitos, inocentes niños ciegos Esto es culpa de su madre, es ella quien me las debe" "¡No te metas con mamita!", gritamos de furia y rabia "¡Al menos ella trabaja y casi te dobla la edad!" "¡Antes morir que ser puta!", soltó el lastimado anciano: "¡Fuera estoy de su cochambre y de su paga inmoral!" "¡Se lava todos los días!", gritamos todos a una "¡En nada la igualas tú, asqueroso padrotito!" Por fin bajó a la salida y alzó su garfio bien alto: "Que Dios los bendiga a todos y no hagan travesuras" "¡Que la suerte te acompañe!", le deseamos con rencor "Te irá bien en el changarro?" --sabíamos que era mentira "¡Ya se fue ese desgraciado", suspiramos con un sándwich Y al lavadero corrimos para esculcar su joroba "Bueno, aquí hay un detallito y no es nada más dinero ¡La libreta de pensión nos legó el judío apestoso!" "Haremos buena pachanga, vendrá nuestra amiga entera Una sola y tan vaciada, que a todos deja asistir" De papá ya no supimos y espero jamás lo hagamos; mas se quedará en nuestra alma, como cuate y camarada * * * "Sed amnésica de fama", de Allen Ginsberg Un "sabueso de autógrafos" armado con un disco de oro y una pistola, se arrodilló ante John y asesinó a Los Beatles Un artista de cabellos encordados entró de puntitas en San Pedro y descalabró a martillazos el codo pulido de Miguel Ángel: Cristo indefenso, tendido en los brazos pétreos de mamá Avizorando más allá del lienzo bajo sus emplumados sombreros, los centinelas nocturnos de Rembrant quedaron cegados por el cuchillero, quien rajó sus capas con una navaja ¿Acaso alguien ha robado la sonrisa de La Gioconda para siempre, del Museo de Louvre?

Comentarios