Danza moderna: Cinco años sin Sokolow

jueves, 31 de marzo de 2005
México, D F, 30 de marzo (apro)- El pasado 29 de marzo se cumplieron 5 años de la muerte de Anna Sokolow Tal como le sucedió a Martha Graham --en cuya escuela se formó a pesar de detestarla-- Anna Sokolow murió apenas unos días de haber comenzado la primavera Iniciadora junto con la también estadundiense Waldeen del movimiento de la danza moderna en México, Sokolow ante todo era una mujer terrenal que vivía la vida "con los ojos bien abiertos" Esa fue la razón de que nunca, durante las múltiples visitas que hizo al país --la primera en 1939-- se comprometiera a quedarse a residir de forma definitiva en México como lo hizo la propia Waldeen En una entrevista de Armando Ponce realizada a la coreógrafa en 1977 para Proceso, Sokolow se descubrió a sí misma oponiendo a la búsqueda del dinero y el éxito en el arte su propia verdad: "bailar la verdad una verdad que empieza en el interior y que luego sigue, sigue así", dijo, mientras movía suavemente sus manos como si empujara una ola Se definió así como una mujer diferente que estaba dispuesta a abandonarlo todo por su vocación artística: "Estoy loca; odio el dinero El arte no puede detenerse, pero no creo que deba de supeditarse exclusivamente a lo monetario" Aquella plática se realizó en casa de Gladiola Orozco, justo en el momento de la gran escisión de Ballet Independiente, donde explicó en su precario español que lo importante de una compañía consistía en que pudiera tener su propia y auténtica forma de bailar Por ello, no ocultó su descontrol y explicó que en Nueva York existían tres grandes compañías de ballet "entre ellas compiten artísticamente, pero no se combaten, pero en México, es mi opinión entiéndame, hay algo muy malo: una compañía contra las otras Es horrible", sentenció calificando semejante actitud como "provinciana" Pero eso mismo que criticó en 1977 había sido el perfil de sus inicios en México Inolvidable hasta la fecha es la pugna de su grupo "La Paloma Azul", fundado en 1939, con el de Waldeen Waldinas y sokolowas se odiaron y se rechazaron mutuamente, aún después de que los grupos en los que bailaron prácticamente habían desaparecido Brillante y eficaz en sus propuestas artísticas, pero sumamente exigente la coreógrafa fue definida por Gladiola Orozco en la entrevista de Ponce como un ser "muy dulce, muy tierno… un ser humano maravilloso Pero también es dura, exige lo más profundo del ser humano, lo que cada quien se quiere guardar: la hipocresía, los prejuicios Enseña a cada quien lo que puede dar, su posibilidad de fuerza espiritual" Con un repertorio de obras maestras entre las que se destacan Rooms, Opus 60, Nigth, Deserts y Dreams, Sokolow recorrió el mundo trabajando con las principales compañías del mundo, incursionó como profesora en escuelas de la talla de la Juilliard, colaboró estrechamente con Elia Kazan en el Actor's Studio, incluso montó una buena parte de la coreografía de la ópera rock Hair, de donde finalmente la despidieron sin darle crédito alguno Invitada por Carlos Mérida a México, Sokolow venía por unos cuantos días y quedó hasta generar un verdadero movimiento artístico al que se integraron los artistas de la época nacionalista de México, ya que, según ella, había "un enorme interés de público y artistas por la danza" De hecho, le contó a Armando Ponce cómo Lombardo Toledano "se sentaba en las primeras filas del Palacio de Bellas Artes, puesto su sombrero de alas negras, ostentando su pistola, y alrededor de él una decena de guaruras, luciendo sus armas también” Formada en el rigor de la escuela de Martha Graham, donde fue discípula de Louis Horst --el gran músico que contribuyó al gran desarrollo de la Graham--, Sokolow siempre mostró su rechazó hacia su maestra Cuando Ponce le preguntó cuál era la influencia de Graham sobre su obra, Sokolow contesto duramente: "Ninguna"

Comentarios