El coreógrafo Bill t. Jones ganó el premio Wexner

jueves, 14 de abril de 2005
* Se presentará dentro del Festival de México, en el Centro Histórico México, D F, 13 de abril (apro)- El coreógrafo Bill T Jones --que se presentará dentro del Festival de México, en el Centro Histórico-- ganó el doceavo Premio Wexner, anuncio el centro del mismo nombre El premio de 50 mil dólares se otorga anualmente a aquellos artistas contemporáneos que “hayan contribuido al campo artístico de una forma constante y original, que hayan tenido influencia sobre la sociedad y que hayan asumido el reto de luchar contra las convenciones” En una entrevista vía telefónica, con motivo de las funciones que hará en el DF y en la ciudad de San Luis Potosí, Jones --de más de 50 años--, afroamericano y seropositivo, explicó: “La política que expreso en mi trabajo es la misma que expreso en mi persona, en mi cara, en mi mano, en mi voz; está contenida en mi identidad, pero no soy un político, un luchador civil, soy sobre todo un artista, un creador, y por lo tanto mi área de influencia siempre tendrá que ver con el misterio, con lo poético” Fundada en 1982 por Bill T Jones y Arnie Zane (este último fallecido en 1988), la compañía ofrecerá una muestra de su trabajo coreográfico a través de un programa especial, que incluye las coreografías “There where… y The Phantom Project: Still / here looking on Reconocido como uno de los artistas más controvertidos y beligerantes del ambiente artístico de Estados Unidos, Jones ganó recientemente el Harlem Renaissance Award y, en julio, le será entregado el reconocimiento Samuel H Scripps del American Dance Festival, junto con un jugoso cheque de 35 mil dólares En una entrevista con Ap, Jones señaló que “no sabía de dónde había aparecido tanto premio” y que “sentía la voz de su madre por atrás de su nuca, diciéndole: ‘Cuando tantas cosas buenas suceden, algo malo va a pasar’” Con el destacado bailarín mexicano Erick Montes dentro de su compañía, Hill T Jones no promete una velada fácil en sus funciones de abril en el Palacio de Bellas Artes Lo suyo siempre es como una terapia de shock

Comentarios