María Rivero, Premio Nacional de Poesía Aguascalientes 2005

sábado, 30 de abril de 2005
* La poetiza se hizo acreedora a un estímulo de 250 mil pesos y a la publicación de su obra Hay Batallas Aguascalientes, Ags , 29 de abril (apro)- La escritora María Rivero recibió este viernes el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes 2005, dotado con un estímulo de 250 mil pesos y la publicación de la obra que la hizo merecedora del reconocimiento: Hay Batallas En el acto celebrado en el teatro Morelos de esta ciudad fue notoria la ausencia del gobernador panista Luis Armando Reynoso Femat Rivero, quien se confiesa admiradora de Octavio Paz y César Vallejo, consideró que el país cuenta con una amplia gama de escritores, “el problema es la falta de lectores, quienes no conocen la poesía que se publica" Hay Batallas fue elegido por un jurado que conformaron los poetas María Baralda, Eduardo Hurtado y Jaime Augusto Shelley Habitualmente, el reconocimiento es otorgado por el gobernador en turno; sin embargo para esta oportunidad el Ejecutivo Luis Armando Reynoso no acudió, tampoco se informó por su ausencia En su representación asistió el secretario de Gobierno, Jorge Martínez Estebanez Al charlar sobre su poemario, María Rivero expuso que el nombre se concibió por las “batallas” que enfrentó en la redacción de la obra, “principalmente la batalla con el lenguaje”, por lo que tardó cinco años en concebirla En este libro, la galardonada hace referencias al mexicano Octavio Paz y al peruano César Vallejo: “Son dos de los poetas que aprecio en mayor medida, por la obra que a todos nos heredaron” Rivero considera que existen varios escritores en México, “lo que hace falta son lectores y es un problema complejo, pues toca a nosotros acercar la poesía a las personas que no la conocen de manera amplia” Indicó que ya trabaja en la redacción de un nuevo poemario, del cual aclaró todavía no tiene el nombre; pero confía en verlo publicado en breve El Premio Nacional de Poesía Aguascalientes ha sido entregado anteriormente a poetas como José Emilio Pacheco y Desiderio Macías

Comentarios