Orozco y Covarrubias, juntos en una exposición

miércoles, 15 de junio de 2005
* Se inaugura el jueves en el Museo de Arte Carrillo Gil * Aunque no fueron amigos, vivieron en Nueva York, en los veinte México, D F, 14 de junio (apro)- A mediados de enero de 1930, José Clemente Orozco escribió a su esposa Margarita Valladares, a quien cariñosamente llamaba "Miti", para anunciarle que le proponían la realización de un mural, su primero en Estados Unidos, en Pomona College: "Ayer recibí una carta de un amigo que vive en Hollywood, California Su nombre es Jorge Juan Crespo y hace como 4 o 5 años está allá trabajando en la pintura En la carta que te digo me hace una proposición muy bonita: dice que puede conseguir una decoración al fresco en un nuevo edificio de la Universidad de Pomona, cerca de Hollywood, es decir, Los Ángeles Me escribe una carta larga y me dice que es cosa segura, que como él no tiene ni la experiencia ni la fama internacional de que yo gozo, él no podría emprender solo la obra, y me propone que la haga yo siendo él ayudante" Según el historiador de arte Renato González Mello, especialista en Orozco, el pintor y muralista nacido en Zapotlán, Jalisco, en 1893, viajó a Estados Unidos hacia 1917, y permaneció en San Francisco y luego en Nueva York durante dos años, para volver en 1919, cuando iniciaba el muralismo en México, al cual se sumó hasta 1923 Luego, en 1927, volvió a Nueva York, en donde permaneció siete años y expuso en las galerías Downtown Gallery, Art Student?s League y Marie Steiner, entre otras Y realizó murales en el Pomona College, de Claremont, California (1930); la New School for Social Research, de Nueva York (1931); y el Darmouth College de Hannover, New Hampshire (1932-1934) Como Orozco, durante los veinte, también viajó a Nueva York el pintor Miguel Covarrubias (1904-1957) Las experiencias de ambos artistas en el vecino país del norte son el tema de la exposición Los fabulosos veinte Orozco y Covarrubias en Nueva York, que se inaugura este jueves 16 de junio en el Museo de Arte Carrillo Gil Al dar a conocer los detalles de la exposición en rueda de prensa, hoy en el museo ubicado en San Ángel, la curadora Sylvia Navarrete explicó que ofrecerá dos visiones diferentes de un mismo periodo en Nueva York: el de los alegres y fabulosos veinte, y el del terrible crack financiero de Wall Street, con aspectos y atmósferas "que fascinaron a ambos artistas mexicanos" Covarrubias llegó en 1923 cuando tenía apenas 19 años Orozco parte hacia la cosmopolita ciudad el 11 de diciembre de 1927 a la edad de 47 años: "Ambos visitan los mismos lugares, los cabaret del Harlem, los teatros, pese a ello, cada uno ofrece su propia visión de su entorno, pues a Orozco le interesaba más plasmar las cuestiones sociales, como el desempleo o las vistas urbanas, y Covarrubias se va más hacia la vida nocturna, ya que estaba muy involucrado en el llamado movimiento del renacimiento de la cultura afroamericana, por lo que documenta los centros nocturnos, bailarines, músicos, prostitutas, todo ese fascinante mundo" La muestra incluye dibujo, pintura, litografía y fotografía Las obras provienen, en el caso de Orozco, de la colección del Carrillo Gil, y las de Covarrubias de diversas colecciones privadas, la Universidad de las Américas-Puebla y la Casa Luis Barragán Ésta última cedió la obra Las bañistas que se exhibe por primera vez Se podrán ver además textos de la época que narran cómo se vivía en la ciudad de diversos autores, entre ellos José Juan Tablada, y algunos del propio Orozco tomados de su autobiografía En dicha obra el pintor habla, entre otros temas, del "crack" financiero: "Una mañana, en 1929, algo muy grave pasaba en Nueva York Las gentes corrían más de lo acostumbrado, se discutía acaloradamente en los corrillos, las sirenas de los bomberos y de la Cruz Roja aullaban ferozmente por todos lados y las extra de los periódicos, traídas en grandes fardos a bordo de camiones, volaban de mano en mano Wall Street y sus alrededores eran un maremagum infernal Muchos especuladores ya se habían arrojado a la calle desde las ventanas de sus oficinas y sus restos eran recogidos por la policía" Orozco y Covarrubias, precisó Navarrete, no llegaron a ser amigos, aunque se encontraron en algunos eventos sociales y exposiciones: "Incluso se dice que había cierta reticencia de Orozco hacia Covarrubias por el rápido éxito que este último obtiene, mientras que él batalló mucho para abrirse paso en las galerías locales, y conseguir importantes encargos de pintura mural en el Pomona College, New School for Social Research y el Darmouth College" La exposición estará abierta hasta el próximo 4 de septiembre

Comentarios