Carlos Gardel, ¿uruguayo?

viernes, 24 de junio de 2005
* Historia del nuevo mito México, D F, 24 de junio (apro)- ¿Era Carlos Gardel hijo ilegítimo de un coronel uruguayo? Así lo considera el gobierno del Uruguay, y desde hace nueve años solicita oficialmente al de Argentina realizar una prueba ADN en los restos de "El rey del tango", infructuosamente Este viernes 24 de junio, Gardel cumple 70 años de haber perecido trágicamente en un accidente ocurrido en el aeropuerto colombiano de Medellín, siendo su memoria preservada por expertos, quienes documentan su origen francés en Toulouse, siendo la Argentina su carta de adopción y a la que cantó Mi Buenos Aires querido Pero el mito de un Gardel bastardo y oriundo de Tacuarembó quiere más, si bien pocas pruebas fidedignas ofrecen los uruguayos para sustentar su teoría Por ejemplo, existe una cartilla militar oficial con foto de Gardel emitida por la Argentina en 1927, donde se lee: "Nacido el 11 de diciembre de 1887 en Tacuarembó, República Oriental del Uruguay", además que "El rey del tango" lo afirmó algunas veces, como si gustara de su leyenda uruguaya y se empeñara en propagarla Los defensores oficiales dicen que cambiaba de pasaporte para eludir el servicio militar pues como era galo, Europa estaba en guerra; pero tal justificación se derrumba si pensamos que la garganta de Carlitos era el único sostén económico y moral de su madre Berthe Gardes, así que este llamado a las armas se le hubiese condonado El 13 de julio de 1930, Segundo Bresciano publicó en El Imparcial de Montevideo su entrevista con "El morocho del Abasto" quien aseguró ser "de Tacuarembó" y, tres años más tarde, El Telégrafo de Paysandú, Uruguay, recogió esta declaración suya: "Un artista, un hombre de ciencia, no tiene nacionalidad Un cantor tampoco, es de todos, y su patria es donde oye aplausos Pero ya que insiste: soy uruguayo, nacido en Tacuarembó" Tras la muerte de "El Mudo" hace 70 años, víctima de un accidente ocurrido en fatal gira colombiana --cuando su avión F-31 despegaba para estrellarse de frente contra otra nave llamada "Manizales" que calentaba motores-- incendiando de luto el aeropuerto de Medellín, su leyenda cobró vida "Imposible refutar ?escribe Simon Collier--: Medellín dio al recuerdo de Gardel una aureola esencial de tragedia legendaria" Las causas del extraño avionazo nunca quedaron aclaradas satisfactoriamente, dando pie a rumores según los cuales Gardel habría disparado al piloto del F-31 quien momentos antes lo acusó de homosexual, perdiendo así el control del mismo; o de un tiro perdido al suscitarse una riña entre "El morocho del Abasto" y Alfredo Le Pera, su mancuerna compositora de tangos (el otro piloto, al verse embestido, el del "Manizales", se voló los sesos para no morir calcinado) Cuando Collier redactó Carlos Gardel: su vida, su música, su época (Ed Sudamericana, México, 1987), quiso ofrecer con objetividad a lectores de habla inglesa el primer análisis biográfico serio sobre el fenómeno musical de esta danza argentina, para saldar una injusticia: la Encyclopaedia Británica no sabía nada de Gardel ni lo incluía Tampoco el autor llegaba más lejos en sus pesquisas: "Algunos uruguayos aun manifiestan dudas acerca de la verdadera patria de Gardel Es cuestión de orgullo nacional afirmar que el certificado de nacimiento de Toulouse, el testamento de Gardel y otros documentos fueron falsificados sistemáticamente o, en todo caso, se refieren a otro Carlos Gardel" Teoría uruguaya Pasarían casi tres décadas desde aquel fatídico 24 de junio de 1935 para que el guión novelesco de Tacuarembó desplegara sus alas Inició como bosquejo en Tango, discusión y claveTango, canción de Buenos Aires redactó el novelista uruguayo Ernesto Sábato (El túnel), y la segunda, Antología de informaciones y opiniones sobre el tango y su mundo, reunida por Di Paula, Lagos y Pizzini, reproduce aquellas sorprendentes palabras del cantor a la prensa uruguaya en El mito: Carlos Gardel Pero el que destapó la "caja de Pandora" con tintes extraordinarios fue un periodista del Uruguay, Erasmo Silva Cabrera ("Avlis") en Carlos Gardel El gran desconocido (Montevideo, 1967) El ídolo del tango no sólo dizque sería un bebé bastardo del temido "coronel" Carlos Escayola, sino que supuestamente habría sido entregado para su crianza a una francesa de nombre Berthe Gardes (la madre oficial), quien trocaría su ilegitimidad por el nombre auténtico de otro vástago ilegítimo de ella: Charles Romuald Gardes (el niño sin apellido paterno de tres años con que la mujer, de 28, llegó casi huyendo desde Toulouse hasta la lejana Sudamérica, en 1893) Quien se encargara en septiembre de 1935 de la exhumación y traslado del féretro gardeliano desde Medellín a Buenos Aires fue Armando Defino, autorizado por "El mago" como su representante legal en lugar de su antiguo compañero José Razzano, del dúo Gardel-Razzano Nadie dudaba entonces que el famoso "Rey del tango" fuese argentino (su nacionalidad francesa sería revelada después por Defino) y, tras larga travesía, los despojos del ídolo por fin atracaron en el puerto bonaerense para su memorable velatorio del Luna Park, el 5 de febrero de 1936 (a más de un año de la tragedia): hay imágenes filmadas como evidencia del tremendo arraigo popular que tenía en los pagos del Río del Plata Argentina entera se volcó agradecida para despedirlo en su seno "materno", a la par que Defino divulgaba un documento peculiar y hasta entonces desconocido que motivó habladurías: era el último testamento de Carlitos Gardel, firmado por su puño y letra a su representante, el abogado Defino antes de abandonar Buenos Aires rumbo a la inmortalidad, el 7 de noviembre de 1933 Y asentaba: "Soy francés, nacido en Toulouse el día 11 de diciembre de 1890 y soy hijo de Berthe Gardes Perdono mis deudas" Mentes suspicaces Entonces, el sentido común apuntaba a que "El Zorzal" había decidido su última voluntad con el corazón tranquilo pues, ¿quién sino Berthe, su vieja, merecía ser la heredera universal? Nadie más O tal vez ¿José Razanno? Su antiguo compañero era uruguayo, cantaban juntos en las primeras grabaciones del dueto Gardel-Razanno en 1913, y había sido su representante desde 1924 hasta que perdió la voz y ambos sostuvieron una acre pelea definitiva que abrió el poder al notario Defino ¿Y si éste como buen zorro leguleyo convenció a Gardel que firmase en blanco? Además, faltaban los guitarristas o "escobas" como con sorna los llamaba "El Mudo"; quizá más de diez murmurarían que nunca les dio crédito en sus discos, que les regateaba plata y sin motivo aparente corrió a varios Gardel gastaba mucha plata, vestía como señorito y amaba las sedas, las joyas, su vestuario eran decenas de pares de fino smoking Quizás abogaría por los inconformes una autoridad del tango como Canaro, presidente de la Comisión de Homenaje al finado en 1936 y con voto en la sociedad de autores y compositores argentina (SDAIC) Pero lo que chocaba era aquello de que a su muerte no se le consideraba argentino ¿Francés, entonces? Ahí estaba el testamento de Defino como prueba Las malas lenguas giraron suspicacias Únicamente de esta manera Berthe Gardes (y el albacea Defino, a la larga) gozarían de los suculentos beneficios económicos emanados por las nueve películas que Gardel filmó en París y Nueva York, amén de las regalías por mil 500 canciones grabadas O sea, un legado magnífico que, efectivamente, a la muerte de Berthe en 1943 fue arrebatado en una acción a todas luces ilegal y en mala ley a Armando Defino por el compositor Francisco Canaro y la SDAIC, en beneficio de Razzano (cuando los estatutos de la sociedad autoril gaucha prohíben vender los derechos de obra) El argumento del culebrón estaba por escribirse y su autor llegaría en la década de los sesenta; quien destapó el asunto con tintes extraordinarios era Erasmo Silva Cabrera ("Avlis") en Carlos Gardel El gran desconocido (Montevideo, 1967), donde no sólo señala que Carlitos era hijo bastardo del "coronel" Escayola, sino que "El troesma" de bebé había sido entregado a una señora francesa de nombre Berthe Gardes (la madre oficial) para criarlo, y sustituiría su identidad "ilegitima" por un auténtico vástago de ella, Charles Romuald Gardes, nacido en Toulouse La planchadora Berthe también ha sido objeto de rumores: ¿era una prostituta en los burdeles de Escayola? En 1964 fallece Berthe Gardes, cuya fortuna hereda Defino, y es cuando aparece "Avlis" en escena periodística para resucitar al héroe de la tumba: el nuevo Gardel uruguayo se parece a "El francesito" de la primera versión, nada más que menos engominado y es un bastardo nacido de una violación en Tacuarembó, perpetrada por el "coronel" Escayola a su hija menor de edad Defino muere en 1967 dejando inconclusa su biografía Será su viuda Adela B de Defino quien, para desagraviarlo, conjunta sus recuerdos en Carlos Gardel: Historia de una vida (Compañía Fabril Editora, 1969) y desglosa peso a peso gastado por su marido abogado en los miles de trámites que costó aquel largo traslado Medellín-Buenos Aires y el complicado tributo organizado por Defino; los dineros del mausoleo en La Chacarita, etcétera La galería fotográfica del libro reproduce una copia del libretón de reclutamiento argentino con el Gardel uruguayo, fechado en 1923 y, a manera de respuesta para "Avlis", Defino y su mujer redactan: "A raíz de una documentación falseada a todas luces, se ha tratado de sostener que el lugar de nacimiento de Gardel era Tacuarembó, República Oriental del Uruguay, el 11 de diciembre de 1887 Aseguro que era francés y su patria de adopción fue la República Argentina" Pero la teoría uruguaya de "Avlis" fue seguida, corregida y aumentada en 1971 por Federico Silva con su Informe sobre Gardel (Ed Alfa, Montevideo) y Blas Matamoro en Carlos Gardel (Centro Editor de América Latina, Buenos Aires); en 1995, por Eduardo Paysée González con Gardel: artista, mito y hombre (Ed La República, Montevideo) y María Selva Ortiz en El silencio de Tacuarembó (Ediciones de La Plaza, Montevideo) La tesis llegó a extremos de personaje de ficción que encarnó al artista del "nuevo mito uruguayo", en las novelas Y el Zorzal, cada día canta mejor (Ed Pucará, La Paz, Bolivia, 1997) y Las dos muertes de Gardel (Ed B, Madrid, 2001), del colombiano Horacio Vázquez-Rial Con cada aniversario de la tragedia en Medellín, más "pruebas" levantan al mito uruguayo Se reitera que fue producto bastardo de una violación cometida por Escayola a su cuñada menor de edad y futura esposa, María Lelia Oliva; que Berthe era "prostituta" en los burdeles del "coronel" de Tacuarembó; que "El Zorzal" joven frecuentaba prostíbulos en Montevideo donde se convirtió en un matón cuya vida delictiva ficharon archivos policiacos de la Patagonia; que en el bajo mundo al "Morocho del Abasto" lo reconocían como "un tal Carlitos" y por diferentes apellidos que utilizaba: "Gardes, Gorderes, Gardens, Garderes, Gorders"; que la mano negra de su padre hacendado Escayola lo liberaba de prisión perpetua Además, que Gardel era homosexual y explotaba a mujeres, por mencionar alguna: la millonaria gringa Sadie Baron Wakefiel quien pagara sus cuatro películas en París (nunca entrevistada); que su hijo ilegítimo fue el jockey Irineo Leguisamo; que el 24 de junio su fantasma recorre bailando tango la calle Corrientes y que cada día canta mejor Con Defino, apoyan la nacionalidad francesa biógrafos como Edmundo Guibourg (Efigie de Carlos, Castillo, compilación, págs 49 y 50), Edmundo Eichelbaum (Carlos Gardel, Vergara, Buenos Aires, 1985) y Augusto Fernández (Carlos Gardel por siempre, Latinprens, 209 págs Buenos Aires, 1973) Sin dar crédito a distorsiones gratuitas, inclusive un relator tan serio como Simon Collier no puede sustraerse a ciertas especulaciones: "El único lugar natal que admitía públicamente era Tacuarembó () ¿Por qué falseó deliberadamente Gardel los detalles de su nacimiento? Los compañeros de juventud que lo llamaban "El francesito" no podían tener dudas en cuanto su origen Pero es obvio que su creciente fama indujo a Gardel a ocultarlo" No obstante, el gobierno del Uruguay reclama la nacionalidad del cantor, quien supuestamente sería hijo ilegítimo del siniestro "coronel" de Tacuarembó, Carlos Escayola Al concluir el pasado mes de septiembre en Buenos Aires el Congreso Internacional Quién es Gardel, sus organizadores del Centro de Estudios Gardelianos (CEG) apelaron el veredicto de la juez argentina Fabiana Haydée Schafrik, quien denegó la posibilidad de realizar el muestreo ADN a los restos de Carlos Gardel, enterrado en el cementerio de La Chacarita Desde 1996, el gobierno del Uruguay viene solicitando legalmente al de Argentina dicho examen y también el de su madre oficial, la planchadora francesa Berthe Gardes El CEG interpuso su amparo durante las conclusiones del encuentro para acabar con la rebatiña entre ambos países, asentando también la posición que considera argentino al ídolo, por haberse nacionalizado como tal en 1923 A 70 años de su muerte, la pregunta sigue vigente: ¿Quién fue realmente Carlos Gardel?

Comentarios