Murió el biólogo Bernardo Villa

sábado, 25 de noviembre de 2006 · 01:00
México, D F, 24 de noviembre (apro)- El doctor Bernardo Villa Ramírez, fundador de toda una escuela de biólogos dedicados al estudio de los mamíferos silvestres, falleció de muerte natural Tenía 90 años de edad Villa Ramírez marcó un hito en la investigación científica sobre los murciélagos y el estudio de los mamíferos de México Aficionado a capturar a mano murciélagos en las cuevas de su natal Teloloapan, Guerrero, donde llegó a ser profesor rural, con más de 100 trabajos científicos publicados en México y en el extranjero, Villa Ramírez ha sido uno de los más grandes biólogos que ha dado México Muchos de los libros del que fuera investigador emérito de la UNAM son textos obligatorios en las principales universidades latinoamericanas, y la colección de mamíferos, con sede en el Instituto de Biología de la UNAM, formada por él y sus discípulos --José Ramírez Pulido, William López-Forment, Sergio Ticul Álvarez, Rodrigo Medellín, Víctor Sánchez Cordero, Fernando Cervantes Reza, María Canela y Marcelo Aranda, entre otros--, es una de las más importantes del mundo Crítico del manejo de los recursos naturales del país, Villa Ramírez consideraba que el país era un "verdadero desastre ecológico" En una entrevista con la revista Proceso, el doctor dijo de la ciudad de México: "El cielo más azul del mundo, la ciudad más bella e importante para ser alguien en la vida El mejor lugar para educarse del país A eso se suma el Ajusco, con un bosque que parecía de cuento; los canales de Xochimilco, florecientes; Chapultepec, con un castillo, y Coyoacán como el reducto perfecto para vivir en la mayor paz "Eso era la ciudad de México cuando llegué de mi pueblo Ahora, es una ciudad de consumidores y no de productores Es, en suma, una ciudad que fue bonita Tal vez algunos la sigan viendo así, pero yo ya no, porque antes la ciudad tenía sus campos cultivados: maíz, frijol, calabaza Hoy todo eso ha desaparecido Coyoacán, donde vivo, estaba rodeado de milpas; había animales útiles Hoy, eso ya no existe Ahora hay peseros, camiones, segundos pisos y todo tipo de cosas peligrosas, si no es que ridículas" Lo que más le dolía a Villa era el estado de destrucción de los recursos naturales del país Decía que el mundo actual es mucho peor que el que vivió en su juventud "Hemos llegado a un estado de destrucción que entristece Se han acabado una buena parte de nuestros bosques, lo mismo que la fauna del país ha visto desaparecer muchas de sus especies Igualmente hemos acabado con mucho de la flora, particularmente los bosques "Eramos, en diversidad ecológica, el cuarto país del mundo; ahora estamos muy mal, acabando con todo Podemos ver zonas destruidas porque el campesino pobre tiene que buscar la fuente para sobrevivir Todo lo que encuentra se lo come, lo vende o lo trueca, las culebras, por ejemplo: Si alguna vez hubiera un poder lo encontraríamos en esos animales, pero se han acabado; es el efecto del hombre" Los recursos minerales no se quedaban atrás: "Dígame nada más cómo usamos el petróleo, cómo nos lo estamos acabando? Cuando yo era niño y joven, eran mejores condiciones Recuerdo todavía lo hermoso que era el bosque de mi pueblo Teloloapan estaba rodeado de bosques, y ahora no quedan más que piedras Hubo una tala intensiva El abuso que ha habido en torno de los recursos naturales es francamente terrible" A pesar de su buen humor, Villa no escondía su desencanto: "Estoy divisando en el horizonte de este mundo la destrucción completa de los recursos naturales, y no creo que el hombre pueda vivir en esas condiciones Hay que meter esta idea en la cabeza de todos, desde el campesino hasta aquellos llenos de poderío social Hay gente mala, llegan y saben dónde hacer daño, y lo hacen perfectamente Tenemos muchos ejemplos de cómo el hombre ha actuado" Trabajador hasta los últimos días de su vida, Villa visitaba frecuentemente en silla de ruedas la colección que él mismo formó

Comentarios