COMPUTACIÓN: Otra manera de terminar con el spam

viernes, 17 de febrero de 2006
México, D F, 16 de febrero (apro)- A la empresa Goodmail Systems se le ha ocurrido una idea que, si termina pegando, habrá eliminado el correo indeseable, sin embargo, a un costo que quizás los usuarios rechacen La idea es generar una especie de timbre postal electrónico, el cual sería pagado por cada correo que se quisiera mandar La empresa proveedora de esta versión electrónica de la estampilla postal se aseguraría que los destinatarios recibieran el mensaje, brincándose los filtros contra el correo indeseable, pero condicionando al emisor del mensaje que los destinatarios deben estar de acuerdo con recibir estos mensajes El modelo de negocios en este caso reta la noción del flujo libre de información, el cual ha dominado el correo en Internet prácticamente desde su existencia Igualmente, las primeras críticas de esta idea es que aunque parezca buena, no va a eliminar el correo spam Para que esto ocurriera se necesitaría que todos los mensajes contuviesen este timbre postal electrónico, y es claro que esto no va a pasar Sin embargo, el fundador de Goodmail Systems, Richard Gingras, habla de cómo funciona el servicio y por qué él cree que mejorará la experiencia del correo electrónico, tanto para consumidores como anunciantes Gingras asume que es necesario iniciar este esfuerzo para restaurar la credibilidad del correo electrónico Según sus palabras, "el buzón electrónico es lugar de terror, incertidumbre y duda" Por ejemplo, casi el 30% de los usuarios del correo en Internet, en Estados Unidos, dice que no abre o contesta mensajes de las instituciones financieras por temor de que dichos mensajes no sean auténticos Así, la solución es crear un sistema de correo electrónico certificado, el cual asegure a los destinatarios que los mensajes que reciben son de las instituciones oficiales y no de abusivos o vivales que pretenden defraudarlos America OnLine (AOL), ha visto con buenos ojos esta idea y en un par de semanas hará un anuncio al respecto Yahoo! también está interesado en el tema y posiblemente se una a este modelo en unos meses "Nuestro interés", agrega Gingras, "es resolver el problema de la falta de credibilidad en los mensajes de correo electrónico de instituciones financieras" Pero, además, queremos que el correo electrónico llegue a su destino Actualmente no existe un sistema confiable para el envío de mensajes comerciales La razón principal es que muchos destinatarios filtran los mensajes que supuestamente son indeseables y, por ende, el aviso comercial que quiere llegar, es rechazado, incluso muchas veces por la generalidad de los filtros contra el spam, que no pueden discernir qué correo merece llegar a la bandeja de entrada y cuál no Según Gingras, de 15 a 20% del correo comercial que se manda no llega a los buzones por el efecto de los filtros contra el spam El sistema funciona de la siguiente manera: "En primera instancia, y de manera muy importante, este esquema está solamente disponible a emisores que tienen un registro impoluto sobre sus hábitos de mandar correos electrónicos Así, nosotros (Goodmail Systems), acreditamos la entidad que desea mandar correos Checamos los hechos básicos sobre la empresa, su rating crediticio, su dirección física, el número de empleados, etcétera Debemos de sentirnos confortables con la empresa que nos quiere contratar El segundo paso es verificar el pasado de le empresa contratante El tipo de nivel de quejas que tiene (si es que tiene) y si sus registros de envío son recibidos o rechazados En la medida que use el correo electrónico certificado, en esa misma medida los monitoreamos para ver el nivel de quejas que se reciben El tercer paso es que sólo usamos el correo electrónico certificado para los clientes que han aceptado recibir ese tipo de correos Este no es un vehículo para prospectar clientes Una vez resuelto todo esto, los mensajes son codificados para poder pasar los filtros antispam" Aparentemente la idea suena, por lo menos, interesante Habrá que ver cómo lo ven los usuarios finales Quizás este esquema no sea popular para las masas, pero sí para discriminar correos comerciales de valor y así evitar el fraude electrónico, tan de moda en estos días Como sea, no pasará mucho tiempo para verificar la bondad de esta idea Tiempo al tiempo

Comentarios