COMPUTACIÓN: Reloj sustraído del otro lado del espejo

viernes, 10 de marzo de 2006
México, D F, 9 de marzo (apro)- Es bien sabido que Alicia, la de Lewis Carroll, en el otro lado del espejo, encontró que comer galletas saladas le quitan la sed, que mientras más corre, menos se mueve (parecido a lo que pasa con el salario, parece que ganas más pero cada vez compras menos), que el cinturón de Humpty Dumpty no lo es (¡es un moño!), etc Así, prácticamente todas las cosas son diferentes en esencia a las que se ven en este lado del espejo Como sea, el otro día hablaba con Guillermo Mallén, en la Universidad Iberoamericana Somos colegas porque estamos dando clases en la misma licenciatura En la oficina de Mallén hay un reloj que parece sacado del otro lado del espejo Sí, el mencionado artefacto parece un reloj de pared normal, pero se mueve en reversa Los números están al revés también Si vemos este reloj reflejándolo en un espejo, veremos el tradicional reloj que conocemos Partiendo de que la idea me parece simpática, y que, además, los relojes miden este absurdo que denominamos tiempo, decidí que era hora, valga la expresión, de hacerme el mío Le escribí a Guillermo preguntándole qué debía hacer, y esto me respondió: Efectivamente es de oscilador de cuarzo El cambio puede o no ser trivial, he hecho algunos que me han costado sangre (literalmente) y otros que salen de volada Te explico la teoría El motor es un imán de barra (bueno, generalmente es un anillo que tiene en un extremo de un diámetro en polo N y en el extremo opuesto un polo S) que está entre dos polos de un electroimán Cada segundo se invierte el sentido de la corriente de la bobina del electroimán, de manera que hay repulsión hacia los polos del imán Aparentemente el imán podría cambiar de lado en cualquier dirección, cosa obviamente indeseable Para que siempre sea en el mismo sentido hay varios mecanismos Uno es estrictamente mecánico con un trinquete que deja que gire en un sentido pero lo atranca en el contrario, como el sprocket de la rueda de atrás de una bicicleta Otro mecanismo, más común, es que los polos del electroimán no son estrictamente simétricos, uno es un poco más ancho que el otro y el exceso de ancho está todo de un lado, lo que impide que al cambiar la polaridad el imán se mueva por ese lado La modificación depende de aspectos mecánicos En algunos casos puedes simplemente sacar el núcleo del electroimán, darle la vuelta y volverlo a meter En otros hay que limarles en algún lado para que entren unos pernos que les ponen para evitar que haya algunos idiotas que los "armen mal" y estúpidamente los hagan girar hacia la izquierda, y en otros de plano no se puede voltear el núcleo En este último caso, hay que detectar de qué lado está más ancho el polo del electroimán y limarle, con una lima de joyero, hasta que quede más chico que el del otro lado (y obviamente asimétrico pa'l otro lado del original) para que gire hacia la izquierda El modelo que viste en mi oficina es de los trivialotes Si consigues uno igual no vas a batallar, te lleva diez minutos la modificación Tip: mega Otros que hice con un disco de PDP-11 fueron más difíciles porque tenían los pernos de guía y finalmente hice uno limando uno de los polos (batallé mucho, pero quedó muy bien) Nunca he intentado modificar uno de los que tienen el trinquete y me late que son bastante difíciles en general La carátula es otro rollo En mi caso hice un programa en postscript (sí, directo a la impresora) para dibujar la carátula La última instrucción antes de imprimir es un cambio de escala con factor 1 en el eje vertical y -1 en el horizontal Hay un cookbook de postscript muy bueno y flaquito, pa' que no dé flojera leerlo Es un proyecto divertido para los espíritus curiosos y rebeldes (estamos retando la "sabiduría" de muchos siglos de girar para la derecha) y de pasada demuestra que "la solución tradicional no es la única que funciona" Compréme entonces un reloj de pared, el cual me costó alrededor de 40 pesos Identifiqué el mecanismo, que es como el reloj de Mallén Saqué el imán que envuelve la bobina y lo invertí Puse la pila, revisé que en efecto funcionaba Cerré el mecanismo Parte uno realizada como Mallén me dijo, en menos de 10 minutos Siguiente paso fue hacer la carátula Me llevó una media hora, porque la armé prácticamente de cero Finalmente puse el logotipo de la morsa Usando Photoshop invertí la imagen para que quedara precisamente en espejo Imprimí Recorté Pegué sobre el reloj la nueva carátula Puse las manecillas Cerré todo y listo Ahora tengo mi propio reloj que parece haber sido sustraído del otro lado del espejo A quién le interese ver paso a paso el proceso, escribí un pequeño documento con las fotos respectivas que muestra todo lo que hay que hacer De hecho, elaborar esto resultó más latoso que el armar un reloj como el mencionado Sólo mándeme su correo electrónico y le mando el texto en cuestión (morsa@la-morsacom)

Comentarios