Cadáver exquisito, de Thomas Glassford en MUCA-UNAM

lunes, 6 de marzo de 2006
México, D F, 6 de marzo (apro)- Thomas Glassford, artista que nació en la Ciudad de Laredo, Texas, en 1963, presenta en el Museo Universitario Contemporáneo de Arte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la exposición Cadáver exquisito, título que fue tomado de la pieza principal que se presenta en este recinto Glassford radica en la Ciudad de México desde hace muchos años y pertenece a un pequeño grupo de artistas extranjeros que se integraron a la escena del arte mexicano a principio de la década de los noventa Ha participado en diversos proyectos para espacios específicos con obras "in situ" de carácter monumental, como la que ahora se presenta en las Instalaciones del MUCA-UNAM La obra Cadáver exquisito es una reflexión sobre los componentes espaciales y temporales de un proceso de transformación, revaloración, metamorfosis y decantación del espacio museológico, tanto en su contexto actual como histórico Es decir que Glassford transforma el espacio museológico del MUCA, haciendo una interesante intervención que hace participar al espectador y hacer sentir un espacio de reflexión hecha por el artista, en la transición temporal, entre su origen modernista y su actual posición como una institución contemporánea En la trayectoria de su obra Glassford siempre se ha basado en fundamentos conceptuales, su interés por el paisaje y el cuerpo, su forma y su escala han estado presentes, como ahora se puede disfrutar con esta pieza, que articula aspectos de la arquitectura y el diseño, creando un espacio diferente reciclando los materiales de deshecho como son las placas de acrílico y perfiles de aluminio, conocido como el plafón de acrílico invirtiéndolo y creando así un espacio nuevo El nombre de la pieza hace referencia al juego surrealista interactivo que se basaba en la recomposición de elementos sorpresivos de variada autoría Lo que el espectador siente en este espacio es una invitación muy especial por participar, física y emotivamente a un espacio de luz que se puede recorrer como un territorio nuevo y dar un cambio potencial de gran sensualidad La reflexión que realizó el artista fue tomada de algunas formas de las imágenes arquitectónicas de combate más tradicionales, practicada en antiguos centros ceremoniales de Mesoamérica, la cancha del juego de pelota, adaptándola para llenar esta parte principal del MUCA Es realmente impresionante ver cómo la sala se convierte en una especie de panóptico con propósito invertido, un estadio para caminar, deambular, desafiando el entorno del espectador que se encuentra en el centro del escenario Vale señalar que la intervención del artista, también formado como arquitecto, revisa de una manera especial de tradición minimalista poniendo atención a la cuadrícula, las series, la repetición, el uso de módulos, y, por supuesto, a la consideración del espacio físico de los materiales y la manera que interactúan con el espacio El espectador tiene la oportunidad, con esta propuesta, de volverse parte de la pieza y cobre así otra dimensión, y no únicamente logre la experiencia espacial, sino que, al mismo tiempo o a través de ésta, experimente reflexiones indudablemente conceptuales Glassford ha dicho lo siguiente: "La estructura física del museo se transforma en un territorio de intercambio potencial en este espacio anómalo" También se incorporan a la muestra dos piezas que articulan temas dinámicamente relacionadas a la misma: Valle, que es un catre partido a la mitad por una canaleta de hojalata, un objeto suave con las cualidades de la piel humana tierna que ha sido violentamente cercenada (se podría considerar --ha dicho el artista-- como un espejo de las proporciones de Cadáver exquisito, pero colocado de una manera vertical que logra abrazar la escala humana) A Glassford siempre le ha interesado el paisaje y lo ha vivido por su condición de texano como una división, una zona de batalla que no sólo afecta a la tierra, sino al cuerpo mismo La otra pieza se llama Floater/Flotador, que es, como su nombre lo indica, un flotador de tinaco cromado y montado en una vara de metal armada de un resorte que se convierte en un espejo convexo El flotador está colocado en lo alto del muro, y la sombra que proyecta es más predominante que el objeto mismo Cuando el espectador ve la pieza se encuentra sumergido debajo del nivel de la pieza, es decir, en un lugar inferior y forzado desde su reflejo para evidenciar su papel dentro del museo Vale la pena, sin duda, visitar este espacio que, seguramente, le ofrecerá una experiencia interesante y valiosa Glassford ha realizado varios proyectos de sitio específico y explorando el arte potencial funcional de la escultura, como la pieza en el Museo del Chopo para la muestra Territorios abstractos (2000), y la instalación Fuente, en el Templo de San agustín, para Agua/Wasser (2002) El proyecto La Esquina, concebido en Insite 05, que consistió en la construcción de un parque recreativo en un territorio en desuso ubicado en uno de los lugares más conflictivos de la frontera Tijuana/San Diego Así mismo reutiliza materiales mundanos que pertenecen a la vida cotidiana y los convierte en objetos, recreando un diálogo con paisajes, cuerpos, clases e historia El MUCA se encuentra ubicado en el Circuito Interior, Ciudad Universitaria, costado sur de la Torre de Rectoría Abierto de martes a viernes de 10:00 a 19:00 horas, fines de semana de 10:00 a 18:00 Entrada Libre