Rosa Ribas gana Concurso Internacional de Relatos de Cine en Huesca

jueves, 15 de junio de 2006
Huesca, España, 14 de junio (apro) - La española Rosa Ribas ganó el V Concurso Internacional de Relatos de Cine, en el marco de la 34 edición del Festival Internacional de Cine de Huesca El cuento se titula Comparsas El jurado --compuesto por los españoles José Manuel Alonso Ibarrola, Ismael Grasa Adé y Angel Gonzalo Vallespi-- votó por unanimidad "por el homenaje implícito a un inmenso grupo de profesionales, que, desde cuando el cine se inventó, han hecho posible su existencia" También, porque "con un estilo llano y sencillo, con candor y un cierto dejo de amargura, la autora refleja las recónditas ambiciones de esas personas, denominadas comparsas, extras o figurantes, que siempre sueñan con triunfar Y es que, como termina diciendo el relato, nadie nace como comparsa" Este es el texto: Lo siento, les he puesto el piso perdido ¿Me podrían pasar una toalla o, mejor, un albornoz? Permítanme que me presente, aunque no les voy a dar mi nombre ¿Para qué? No les dirá nada Y por eso estoy aquí Soy la tercera chica a la izquierda de Esther Williams en una de las escenas de ballet acuático en Escuela de sirenas Estoy aquí representando a los miles de comparsas que llenamos la pantalla Me han elegido portavoz porque mi padre era pastor baptista, pero eso no viene al caso Estoy aquí en representación de todos los comparsas que nos quedamos en el camino Represento a la bailarina a quien Fred Astaire concede dos pasos, la chica a quien King Kong arroja del rascacielos, el soldado que llega con una carta del frente Represento al chico que aparece dos segundos y quizás, afortunado, pronunció una línea de texto y arrastró a toda su familia y amigos al cine para que lo vieran Represento a los que quedarán para siempre como cadáveres en la pantalla, víctimas de Drácula, un ladrón de bancos o un asesino en serie Al centenar de oficinas berlineses a los que Cagney grita que se sienten A decenas de talentos histriónicos que han sido devorados por los leones en los circo romanos A los pistoleros, malos o amigos del chico, da igual, de las películas de cinemascope a los que la pantalla cuadra de la tele les roba incluso la presencia A los huerfanitos de Oliver Twist y a los soldados del imperio a las órdenes de Darth Vader, a los periodistas de Citizen Kane Me han invitado para que les pida algo muy simple Mírennos Mírenme Aparten los ojos de la diva que sonríe medio asfixiada por la pinza en la nariz Miren a la derecha, a la izquierda Mírennos pataleando en el agua formando un círculo con los brazos entrecruzados, con la vista fija en la cámara esperando que nos vea, que lo haga de verdad, sonriendo a pesar de los calambres Ya sé que no estamos ahí para que nos vean, pero piensen que, aunque algunos lo nieguen, todos soñamos alguna vez con ocupar el centro de la pantalla; todos creímos en secreto en el idilio imposible con la cámara que nos sacaría de la nada del anonimato o de la casi nada de los títulos de crédito a dos columnas que desfilan ante los ojos de esos seres extravagantes que no abandonan la butaca hasta que sale la fecha de la película Mírennos Estamos ahí Soñando con ese protagonismo que se nos escapó Porque nadie nace como comparsa Según José Manuel Alonso Ibarrola, hubo 250 relatos de todo el mundo