Marcos en la Sociedad de Escritores

martes, 20 de junio de 2006
* El Sup zapatista, en la Sogem * Homenaje a Benhumea Hernán * Crónica del cantautor Benjamín Anaya México, D F, 19 de junio (apro)- El filo de las flores es una breve crónica del encuentro de escritores con el zapatista delegado Zero, el subcomandante Marcos el pasado jueves 15 de junio, durante un homenaje a Ollin Alexis Benhumea Hernán en la escuela de la Sogem (Sociedad General de Escritores de México) de Coyoacán, realizada por el músico y periodista Benjamín Anaya para nuestros lectores El filo de las flores" (Con flores y machetes sobrevive Atenco Lucía Luna) 1 El re-parto, pero no de la tierra Se da la tercera llamada Cierran las luces y el telón ya estaba abierto Sólo se ilumina brevemente el foro de la Escuela de Escritores de la Sogem, para que los presentes miren el documental sobre la violencia del Estado contra los pobladores de San Salvador Atenco, hecho que inicia el Encuentro de Escritores (y escritoras), con La Otra Campaña Una vez que el público conoce a detalle ?mediante un video que expone todo lo acontecido en Atenco?, el acuerdo traicionado por los poderes municipal, estatal y federal, que se celebró el 2 de mayo, para que se retirara la fuerza pública y las floristas de las comarcas circunvecinas a Texcoco pudieran vender sus flores, todo se centra en la mesa dispuesta para que los cuatro anfitriones (Reyna Barrera, Gabriela Inclán, Javier Sicilia y el presidente de ese gremio, Víctor Hugo Rascón Banda) comiencen sus textos, en presencia del delegado Zero Les seguirán en la lectura, entre otros Jorge Lozano, Saúl Ibargoyen Islas, Jade Castellanos (quien cita un poema de Juan Armando Rojas, sobre la violencia de las mujeres en Juárez, la ciudad del poeta transfronterizo), Leticia Luna y Margarita Punk Los versos se colocan en un tendedero, que va llenándose conforme avanza la velada, misma que culminará con un triálogo entre Durito, Marcos y, entre otros, el poeta de la Guerra Civil Española, Gabriel Zelaya, a quien cita el sup 2 Dialéctica de lo floral A pesar que la condición social del comercio de las flores suela ser el desempeño nostálgico-romántico del amor perdido y de la seducción potencial (eros), pero también lo más hondo de la muerte y las ausencias (tánatos), las flores no sólo sintetizan el olor de la tierra, sus colores, sino particularmente representan el alma de quien las cultiva Así, ¿cómo explicarnos entonces que haya sido ultrajado un pueblo entero por culpa de las flores? Cuando uno ve las imágenes del inicio del conflicto, valientemente videograbadas, siente rabia pura Las mujeres cargan sus hatos, sus cubetas con docenas de ellas asomándose, y al verse imposibilitadas de venderlas, por la presencia de más de 400 granaderos, se refugian en la bodega de los floristas en Texcoco, hasta donde llegan las bombas de gas mostaza y lacrimógeno para irrumpir con su odio en las frentes ensangrentadas de niños, ancianos y mujeres tristes e indignadísimas Los medios linchan a Atenco Hay que colgarles la medallita foxi-fascista Esa tarde, y aún ahora, la gente de derecha se regocija del estado de derecho y del "regreso al orden y la tranquilidad" que, según ellos, "un puñado de gente" le había arrebatado al pueblo Pero en las flores vemos el doble filo del machete Su propia dialéctica Porque el machete está acostumbrado a acompañar flores, y a cortarlas, también Y más allá de la Flower Generation, de los neo-hippies y del ravegeist, las flores encierran vida colorida del subsuelo, cuyas raíces suelen cortarse con machetes A eso aluden los poemas, entre ellos, el que con vehemencia lee Leticia Luna, y que transcribo: Ríos de sangre Para Ollin Alexis Benhumea (?) I Al amanecer la policía entró devastando al pueblo Ayer un joven falleció en la pureza de su lucha más preciada (cada vez que alguien muere en manos de sus perseguidores el mundo se pudre de rabia y de blasfemia) II Hoy tu recuerdo no es la rabia, es la soledad, es tu familia en el hospital mirando tu cuerpo silenciado, son los separos de la policía poblados de crímenes impunes, las mujeres secuestradas de sus casas en una ráfaga de sábanas violentas, es la cobija del campesino que pide justicia y recibe palos y más palos en la habitación vacía de este país cuyo viento helado recorre los caminos con sus ríos de sangre III Ayer la violencia recorrió la ciudad ?dormíamos? sólo unos cuantos despiertos alcanzaron el llanto IV Dios, mira cómo me visten de sangre, mira cómo me rechinan los dientes V Hace más de cinco siglos blandieron los machetes El aire vino con su vendaval de lamentos cuando los brazos del joven bailarín se enlazaron en el duelo que llora el eucalipto de pie frente a su abismo Con machetes y flores sobrevivirá Atenco 3 Viento de lumbre Hacia el final del acto, piden a la familia de Ollin Alexis Benhumea subir al estrado-escenario, con su amigo músico Benjamín Anaya Y antes de decir unas palabras, canto la canción que ?pensé al componerla? sería primero una Indignación posmoderna, aludiendo a Digna Ochoa, las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez y en todo el país, y que finalmente se llama Viento de lumbre Digo al presentarla que son más de 5 mil años de machismo los que lo dañan todo, todo Luego, la canto, así nada más: Viento de lumbre marea roja lodo en la sangre llanto en los ríos? Y cómo lograr ser feliz en este mundo tan cruel la vida no llega con libertad que hay que lograr hay que luchar por ella a toda hora, en cada calle sin dudas: la historia no se acabó, no fue su fin Viento de lumbre? Y a pesar de la premonición de sabios y magas, no fue suficiente y el mundo se abandonó violando a sus hijas, secando la tierra dejándonos a la deriva de máquinas muerta; el video ya espera con ansiedad los huesos quebrados Y mientras es día del chacal y el viento con lumbre recorre el desierto sus risas me hacen llorar mi rabia es más dura, mi cielo está abierto Habrá lugar no habrá pasaporte, ni aduana ni dios, tan sólo caricias para sanar todas sus heridas Viento de lumbre marea roja lodo en la sangre llanto en los ríos bravos y grandes queridas serán en la eternidad Con esta canción se da paso al delegado Zero a su texto largo, divertido y al hasta luego, al pronto nos vemos, la lucha sigue Marcos firma autógrafos, se toma fotos, me espera a que cargue la pila de mi cámara Le dice a Leti Luna: "Míralo, Benjamín ya se puso nervioso, pero nos tomamos la foto, ¿eh? No me voy de aquí?" Marcos se lleva un tomo de Rebeldes bajo el brazo, el tercer volumen de la Trilogía poética de las mujeres en Hispanoamérica (Fonca/Bancomer/UAM/UNAM) que Leticia Luna le dedica y que guarda en la tumba Alexis con dedicatorias de su familia También otros de Radiografía del rock en Guerrero, de Jaime García Leyva y A mansalva de los años, de la poeta cubana Lina de Feria, todos editados por La cuadrilla de la Langosta, editorial que impulsamos en colectivo y que dio a la luz mi libro Neozapatismo y rock mexicano El acto cierra con una frase hermosa de Margarita Punk, dicha a los padres de Ollin Alexis: "Quizá perdió a Alexis en la lucha, pero ya nos tienen a todos nosotros: somos sus hijos y los queremos" Las luces del foro se apagan No hubo telón, pero qué dramaturgia habitó la sala

Comentarios