PLATOS LASER: Antonio Heberto Castillo, arquitecto, músico de jazz, hoy político

sábado, 24 de junio de 2006
México, D F, 23 de junio (apro)- En el restorancito "La Virgen de Coyoacán", de César Segura, en el cruce de Canal de Miramontes y Xotepingo, comí ayer con mi viejo amigo, el arquitecto y jazzista Antonio Heberto Castillo Juárez, para celebrar su cierre de campaña como delegado capitalino por el PRD, en este sector sureño donde vivimos desde siempre Le comenté: "Cuando te entrevisté hace 18 años en Villahermosa, acababas de sacar tu primer disco de composiciones de jazz, y me dijiste que te había sido muy duro ser hijo del ingeniero Heberto Castillo y que jamás te dedicarías a la política Pero veo que has cambiado, felicidades, arquitecto, porque tú sí que tienes las manos bien limpias, pues comenzarás desde cero, sin haber robado nada" Antonio Heberto sonrió y no supo qué decirme No hizo falta La gente en el restorancito comenzó a aplaudir y no faltó una mujer quien le gritara desaforadamente: "¡Sí, sí? Tú sí tienes las manos limpias, no como los que encerraron a tu padre y lo torturaron en Lecumberri!" Heberto sólo musitó un "gracias" por la aclamación, y yo aproveché para comentarle al oído: --Es muy probable que ganes pues Coyoacán es zona perredista, pero no te olvides de la música ni del jazz A ver cuándo conversamos de béisbol, ¿sale? El güerejo me estrechó la mano: --Te prometo que no dejo el jazz ni el beis, jamás Pero, por el momento, mi compromiso primero estará con el pueblo y no le puedo fallar a Coyoacán? Al hablar con el dueño del comedero, así como con la gente que lo acompañaba del PRD y miembros de organizaciones laborales de su campaña, me di cuenta que lo único que la gente conocía sobre su probable futuro delegado es que era hijo de un líder comunista y que, en efecto, se trata de una persona honesta, pues no son sino seis años desde que empezó a trabajar en "el partido del Sol Azteca": el hombre no ha tenido tiempo para enriquecerse como sucede frecuentemente en estas lides políticas Es por ello que aquí reproduzco aquella entrevista que realicé la primera semana de enero de 1988 con Heberto Castillo Juarez, cuando ambos vivíamos en Villahermosa, Tabasco, debido a que nuestras respectivas esposas provenían de aquella región donde naciera el poeta Carlos Pellicer y hoy el tan afamado candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador La charla fue publicada en la revista Proceso (número 585, el 18 de enero de 1988), bajo el título: "Sin vocación política, pero no apolítico Heberto Castillo Juárez grabó el caset Jazz Piano" Chachalacas tropicales Para los lectores de Proceso, en la entidad no hubo equívoco: Heberto Castillo es el joven pianista de jazz y arquitecto radicado desde 1980 en esta ciudad, y su padre, el ingeniero Heberto Castillo, candidato del PMS al período presidencial del sexenio 1988-1994 Sin embargo, el anuncio de Jazz-piano (primer casete publicado por el músico) que apareció en Proceso número 583, al final del análisis político "Grietas en el sistema" del ingeniero Castillo, causó controversia El propio jazzista, Antonio Heberto Castillo Juárez, nacido en la capital mexicana en 1954, indica: "No me molestó que incluyeran la inserción junto al texto de mi padre, pero no se especificó que yo era el hijo compositor y, como estaba en la misma página, algunos se confundieron" Subraya: "Aquí, en Tabasco, me conocen como Heberto Castillo, no como Antonio Heberto o Heberto Castillo Juárez De todas maneras, hubiera sido mejor que se especificara en el anuncio que se trataba de un caset Tal vez en futuras grabaciones sea mejor poner mis dos nombres y agregar el apellido de mi madre" Hijo y padre se reunieron durante el primer día de campaña del candidato pemesista por el estado de Tabasco y, luego de cenar en un restorán de las calles de Madero, con Irma Lucía Fernández, tabasqueña, esposa del artista, éste habló a Proceso en su departamento por el viejo barrio popular de Tamulté Arquitecto sin vocación política ("sería un apéndice de Heberto Castillo"); pitcher universitario de un juego perfecto contra los Tecos de la UAG, el tecladista habló de su viaje solitario en Jazz-piano, donde toca todos los instrumentos, experiencia comparable, dice, a Las mil y una noches ?¿No es una carga ser hijo de Heberto Castillo? --Antes sí me importaba El problema fue en la facultad (1973-77) A muchos compañeros les daba envidia y coraje que me metiera en política; les caía gordo "Mira, tu padre es un genio, me decían, inventó la tridilosa Y tú, ¿qué? No eres nadie?" "Todo mundo me relacionaba con mi padre; era algo muy curioso Hoy lo tomo con otra mentalidad Sé que soy Antonio Heberto Castillo Juárez Soy malo para la política; tengo mi ente ideológico distinto" ?¿Te interesa la política? --Simpatizo y apoyo al PMS, aunque si hiciera política ya sería un apéndice de Heberto Castillo No tengo la vocación política, pero no soy apolítico ?Se dice que tu padre frustró tu promisoria carrera en el beisbol --Bueno? ?contesta riendo? En realidad a él no le gustaba la idea Acababa mi carrera y mi onda no era ser beisbolista Mas si te pones a jugar al nivel que hay en México, donde la preparación de los jugadores es muy baja también en el nivel intelectual Su guapa esposa Irma Lucía, con marcado acento "choco" trae álbumes de fotos y recortes periodísticos Ahí está el niño beisbolista a los siete años cuando comenzaba la Liga Olmeca, y jugaba de pitcher y jardinero central Otro, con su padre a los 34 años y los dirigentes del "Coahuila" de 1964, en el parque de El Altillo Algunas más lanzando su pichada favorita: la recta a "92 millas por hora" El 1 de octubre de 1978, en Jalisco, lanzó un juego perfecto "Jugaba con la selección de la UNAM y blanqueamos a los Tecos de la UAG a domicilio, sin hit ni carrera, seis a cero Les ganamos la serie Al final me enviaron al emergente Burruel para dar un toque y embasarse, pero, luego de varios intentos, le salió un flaicito y ahí acabó la novena" ?¿Qué sentiste? --¡Caray! Es una posibilidad entre mil ¿no? Hoy todavía juego beis en varias ligas de Villahermosa, como aficionado Piano de jazz El pequeño departamento de Antonio Heberto e Irma Lucía está alfombrado En las paredes de la sala destacan cuadros de artistas tabasqueños: un importante El niño de la revolución, de Fontanelly Vázquez; un grabado del gran Férido Castillo, y una pintura de la también célebre artista tabasqueña Leticia Ocharán, entre otros Junto a la salita, la herencia musical de su progenitora llamada Teresa ("mamá tocaba piano"), una joya azul rey de fines de siglo marca Gulbransen construida en Chicago y los instrumentos eléctricos con los que grabó Jazz-piano Encima cuelga un colorido y reconocible busto de Beethoven escribiendo, realizado por su padre, el ingeniero Castillo "El casete no lo hice para vender ?agrega el pianista, luego de mostrar cómo programó, tocó y grabó? A lo mejor, comercialmente estos 500 casetes son un fracaso; pero el casete maestro de óxido de cromo ya lo tenía grabado y quise darlo a conocer" Sobre el teclado eléctrico Yamaha pf70, queda el programador digital de ritmos RX17 y la grabadora multitrack de casetes Yamaha MT1X (4 millones de pesos) donde Heberto hijo grabó Jazz-piano utilizando los cuatro canales: batería, bajo, piano acústico y eléctrico en esa secuencia De los nueve instrumentales, el más antiguo lo escribió en 1975: "Se llama Fantasías y es una pieza de piano influenciada por la música clásica La compuse cuando mi papá salió de la cárcel de Lecumberri en 1971 y es acerca de los acontecimientos que vivimos desde el 68 Comienza grave, luego describe cuando lo íbamos a visitar (yo estaba en la prepa); después viene la alegría de su liberación y el final es misticismo" Su padre dibujó la portada del casete en 1979 "A todos los hermanos nos hizo una caricatura A Javier, que tiene 32 años, lo puso tocando guitarra; a Héctor, de 31, ordeñando una vaca, pues es veterinario; y a Laura, la menor, dibujando, porque también es arquitecto" El jazzista comenzó a estudiar piano clásico a los seis años, con la maestra jalapeña Raquel Krauze, con quien estuvo hasta 1978 Hacia 1980 llegó a Tabasco para trabajar como arquitecto en el gobierno priista de Leandro Rovirosa Wade En el antiguo café del "Parque Tabasco" conoció a Irma Lucía y formó Percusión 2, con el baterista peruano Luis Ferreiros hasta 1985Ya como solista, en septiembre de 1976, ganó el primer encuentro estatal de pianistas, ejecutantes y arreglistas de la importante Antología Folclórica y Musical, de Francisco J Santamaría Un zapateado tabasqueño, Girando, quedó en el casete "Todas las piezas son mías Hay swing, bossa, jazz progresivo y música clásica, la cual no voy a dejar Cualquier tipo de música puede ser jazzeada El carácter del jazz es lo que vale No importa que estés tocando a Chico Che" ?¿Qué significa el jazz? --No tener prejuicios ni para oírlo ni para interpretarlo En Tabasco, muchos me han dicho: "Me gusta tu música, pero no la entiendo", y les contesto que eso es lo importante, que sea grata al oído Aquí hay público para el jazz Cuando nos despedimos, en la madrugada tropical, el pianista añade acerca del caset donde hizo las veces de "pitcher, catcher y bateador": " "Antes que jazz, mi caset es imaginativo La imaginación es creatividad y la necesitas en la música, en el periodismo Vaya, hasta para hacer el amor"

Comentarios