El robo de arte, tercer lugar en el crimen internacional: Cedillo

miércoles, 28 de junio de 2006
* Sólo después del tráfico de drogas y de armas México, D F, 27 de junio (apro)- Entre 1999 y 2006 fueron robadas en el país 964 obras del patrimonio histórico o arqueológico De ellas sólo 172 fueron registradas por la INTERPOL, y se logró la recuperación de apenas 190 piezas En ese periodo, Puebla fue el estado más saqueado con 587 piezas, en 155 robos, de las cuales recuperó 17, seguido por Morelos con 138 obras robadas, en seis robos, y recuperó 125 Estas cifras fueron dadas a conocer hoy por el restaurador Luciano Cedillo, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), durante el Encuentro Internacional para el Combate al Tráfico Ilícito de Bienes Culturales, que se inició hoy y concluirá el 30 de junio en el Auditorio Jaime Torres Bodet del Museo Nacional de Antropología El funcionario intervino con la ponencia "El papel del INAH en la conservación del Patrimonio Cultural", en la que destacó que el robo de arte ocupa el tercer lugar en el mundo dentro del crimen internacional, luego del tráfico de drogas y la venta de armas: "En la última década --dijo-- se ha visto un dramático aumento de robo de arte en museos, galerías y colecciones Lo peor es que, al parecer, menos del 10 por ciento de esos objetos se recupera De la misma manera, este tipo de robos en las iglesias se ha visto incrementado a causa del valor comercial que tienen estos bienes" El encuentro internacional fue anunciado hace unos días por el restaurador en el programa Cultura al día<(i>, de Radio Francia Internacional, en el recién inaugurado Museo del Quai Branly, en París Ahí dijo que el tráfico de bienes culturales es uno de los graves problemas que enfrenta América Latina, pero también países europeos como Francia e Italia En el Museo de Antropología, Cedillo hizo un llamado a la participación social para contrarrestar el tráfico de obras: "Sabemos que lo que no se conoce, no se ama; lo que no se ama no se cuida, y lo que no se cuida se pierde irremediablemente Esa pérdida nos puede generar una falta de arraigo a lo nuestro, una falta de identidad con relación al pasado, a nuestras raíces que nos dan fuerza y dignidad De ahí la importancia de conocer los bienes de nuestro patrimonio para amarlo, para cuidarlo y para asegurar su permanencia" Propuso un programa de concientización sobre la importancia de la preservación dirigido a anticuarios, casas de subastas, coleccionistas, museos, iglesias, galerías, aseguradoras y agencias turísticas En una primera fase, el programa contemplaría la difusión en medios de comunicación, radio, prensa, televisión e internet; elaboración de un Manuel de Prevención de Robo en Recintos Religiosos y de un tríptico educativo para agentes aduanales Habló asimismo de programas de entrenamiento para elementos de la policía, Ministerio Público y peritos, agentes aduanales, custodios y personal de los institutos nacionales de Antropología e Historia y Bellas Artes, así como del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, la sociedad civil y el sector turístico Y hasta de la creación de una oficina central que actúe como organismo concentrador y vincule sistemáticamente la información de los bienes culturales en estos procesos "Funcionaría como enlace entre diferentes instituciones y personas relacionadas con estos bienes", dijo Para el diseño de estos programas, le restan al actual director del INAH apenas cinco meses, pues en diciembre concluiría su gestión

Comentarios