Reeditan el libro Roberto Gavaldón, director de cine

martes, 6 de junio de 2006
México, D F, 5 de junio (apro)- Con motivo de los 20 años del fallecimiento del cineasta Roberto Gavaldón, la editorial Océano reeditó el libro Roberto Gavaldón, director de cine, publicado por primera vez en 1996 El libro, dividido en tres partes, presenta primero un ensayo biofilmográfico, escrito por el investigador de cine Eduardo de la Vega Alfaro, quien narra la relación del director con sus más asiduos colaboradores, como Alex Phillips y Gabriel Figueroa, sus equipos de producción, estrenos, premios y otros temas La segunda parte es escrita por José María Espinasa, quien aborda la narrativa y estética del director chihuahuense, su virtuosismo técnico y los mecanismos con que dota a sus actores de una expresividad "potenciada" Además, hace un análisis de la influencia que tuvieron sus películas en la formación de la identidad nacional de México En la última etapa, Eduardo de la Vega muestra la ficha técnica completa de los grupos técnicos y actorales de todas sus películas Su hijo, Roberto Gavaldón Arbide, menciona, en entrevista, que la primera edición del libro fue financiada por Pronósticos Deportivos, en 1996, pero se realizó un tiraje pequeño y no tuvo difusión Ahora, dice, se vuelve a sacar para recordar los 20 años de la muerte de su padre Para Gavaldón Arbide, el libro, de 160 páginas con un costo de 145 pesos, ofrece una relectura de la época de oro del cine en México: "En algún momento hubo un cambio de rumbo en el cine, como en la plástica, incluso beneficiosa para México Pero se olvidó parte de la historia que es este cine de los 40, 50 y principios de los 60 Este volumen intenta primero recordar a Roberto Gavaldón y la relectura de la obra y de la época Hay muy poco escrito sobre Alejandro Galindo e Ismael Rodríguez, aunque de Emilio Fernández, un poco más, de los que son parte de la segunda generación del cine mexicano" --¿Por qué se ha escrito poco de Roberto Gavaldón si sus obras fueron premiadas? --Es un fenómeno: cambio la generación de críticos y directores No hubo el cuidado de la gente que estudia el cine ni los que preservan el acervo cinematográfico mexicano revisaron, ordenaron o revieron esas obras Fue un olvido por muchas cosas Gavaldón nació el 7 de junio de 1909 en Ciudad Jiménez, Chihuahua, y falleció el 4 de septiembre de 1986 De pequeño vivió en Torreón, Coahuila, luego residió en la Ciudad de México En 1926 se fue a Los Angeles, California, a estudiar mecánica dental Para sostenerse, trabajó como extra en varios estudios cinematográficos Regresó a México a finales de 1932 Alfonso Sánchez Tello lo invitó a actuar como extra en el filme Almas encontradas (1933), de Rápale J Sevilla Luego trabajó en El prisionero trece (1933), de Fernando de Fuentes, y La sangre manda (1933), de José "Che" Bobr Interesado en la parte técnica de las películas, inició labores de utilero y anotador Luego fue asistente de Gabriel Soria en Chucho el Roto (1934) y de Jack Conwuay en ¡Viva Villa! (1934) Entre 1935 y 1944 asistió en la dirección en más de 50 cintas, de las que destacan Celos (1935), de Arcady Boytler, y Mater nostra (1936), de Gabriel Soria, entre otras Colaboró como director técnico en Cielito lindo, de Roberto O?Quigley Debutó formalmente como director con La barraca (1944), la cual obtuvo 10 premios Ariel, entre ellos por Mejor Película En 1945, formó parte de los miembros fundadores de STPC y se convirtió en secretario de Asuntos Técnicos del Comité Ejecutivo Central, cargo que abandonó para ocupar la secretaría general de la Sección de Directores Realizó más de 40 largometrajes, entre los que destacan: La otra (1946), La diosa arrodillada (1947), Rosaura Castro (1950), En la palma de tu mano (1950), La noche avanza (1951), El rebozo de soledad (1952), El niño y la niebla (1953), Macario (1959) --nominada al Oscar como Mejor Película Extranjera y la cinta mexicana por mucho tiempo, con más premios en el extranjero--, y El gallo de oro (1964) Debido a su prestigio, fue contratado para dirigir algunos filmes producidos en otros países: Adventures of Casanova/Casanova aventurero (1947) en Estados Unidos; Mi vida por la tuya (1950) en Argentina, y, para Walt Disney, de nuevo en Estados Unidos, The littles outlaw/El pequeño proscrito (1953) En 1986, la Cineteca Nacional le otorgó la medalla Salvador Toscano al Mérito Cinematográfico

Comentarios