Buscó Fox suplantar a Cantinflas, ironiza Monsiváis

jueves, 29 de noviembre de 2007
* El autor de "Nuevo catecismo para indios remisos" recibe el ?honoris causa? en Veracruz Jalapa, Ver , 28 de noviembre (apro)- El escritor Carlos Monsiváis recibió el doctorado "honoris causa" de la Universidad Veracruzana (UV), en cuyo claustro hizo un llamado a la defensa de la universidad pública que ha padecido el desdén de las autoridades federales durante los últimos sexenios Al referirse al expresidente Vicente Fox, el también periodista ironizó: "Alguna vez, en uno de sus intentos de arrebatarle a don Mario Moreno Cantinflas el paradigma de la confusión idiomática, exclamó esas tonterías del Estado laico, pero ocurre que no, éste continúa en buena forma y en buena medida gracias a la universidad pública" Pese a ello, dijo, estos espacios de conocimientos e investigación siguen desempeñando la labor fundamental de contribuir al equilibrio social, a la crítica y a la preservación del Estado laico en México y en todos los países de América Latina El Consejo Universitario General de la UV también galardonó con el doctorado al crítico y traductor literario Mario Muñoz, y al fotógrafo y grabador Carlos Jurado El rector Raúl Arias Lovillo dijo que el reconocimiento a Monsiváis, Jurado y Muñoz representa un homenaje al humanismo y al pensamiento crítico que en ellos se ha plasmado "en pensamiento y acción" Después de recibir el galardón, Monsiváis dedicó su discurso al escritor Sergio Pitol, a quien describió como "mi maestro y amigo" El autor del Nuevo catecismo para indios remisos destacó que la universidad pública no sólo ha fungido como centro de formación académica y producción de intelectuales en Latinoamérica, sino en tiempos críticos ha servido como espacio de defensa de las libertades, como la estadística histórica lo ha demostrado en los regímenes autoritarios y de represión que llegaron a padecer México, Argentina, Chile, Perú, Guatemala, Venezuela y Bolivia Insistió en que "pese al desdén presupuestal del gobierno federal, muy natural en las administraciones de (Ernesto) Zedillo y (Vicente) Fox, la universidad pública supo cumplir sus funciones ante la sociedad, de equilibro, movilidad y crítica social" Recordó que pese a las descalificaciones de la clase gobernante y las tendencias de la globalidad que anteponen a las instituciones privadas sobre las públicas, y la campaña de rumores para descalificar a éstas, al menos en México "el Estado laico se mantiene en buena medida y en buena forma gracias a la universidad pública" Monsiváis aprovechó su intervención para hacer un llamado por la defensa de la universidad pública, "ya que representa un conjunto de instituciones acosadas, difamadas y que, pese a todo, mantienen su vitalidad y su potencia, pues han cumplido su misión" En contraste, advirtió, "las universidades son estaciones de paso de los ambiciosos, los astutos, los acomodaticios, los alucinados por el poder", sin embargo, a ellos "responde cada generación, un sector reducido o algo más vasto de estudiantes y profesores, que emprenden trazos utópicos en el mejor sentido de la palabra" El autor de Amor perdido criticó también el incremento de la burocracia universitaria, que, dijo, consume 80% de los presupuestos También fustigó la preferencia de la clase gobernante por los egresados de universidades privadas de quienes comentó que "no pierden su tiempo en ideas subversivas"

Comentarios