Evitar desenfreno en el carnaval, sugiere la iglesia de Campeche

miércoles, 14 de febrero de 2007
San Francisco de Campeche, Cam , 13 de febrero (apro)- Con la recomendación clerical de evitar el desenfreno, arrancó el carnaval de la entidad, el más vetusto de México, que en esta ocasión ajusta su 425 edición Los orígenes de los carnavales en el mundo son remotos y se diluyen en el tiempo, y aunque se mezclan con las celebraciones cristianas, su esencia es pagana, y se encuentra en las bacanales griegas, o las saturnales, lupercales o dionisíacas romanas Aunque en otras culturas como la egipcia, la celta y la hebrea se encuentran referencias de prácticas similares España, sometida por el Imperio Romano, se cuenta entre los primeros países europeos en adoptar las prácticas carnestolendas Los españoles a su vez, al llegar a América, introdujeron esa costumbre al continente, donde la fuerza del mestizaje aportó un sello de eclecticismo a estas celebraciones Historiadores registran el año 1582 como la primera celebración del carnaval en lo que fue la Nueva España, específicamente en lo que hoy es Campeche Fue el gobernador Guillén de las Casas quien inició la tradición Los intentos de la Iglesia por exterminar los carnavales fueron vanos Entonces, como ahora, las fiestas carnestolendas han servido como catarsis para el pueblo, que en el caso de Campeche, más que para el desenfreno carnal, es aprovechado para la crítica social mediante la sátira grotesca de la clase gobernante, durante el desfile del sábado de bando, que junto con el martes de pintadera, son los días de más desenfreno Refieren algunos que en los carnavales de 1831 y 1834, "las autoridades políticas prohibieron que se ridiculizara la vestimenta sacerdotal, y a los infractores se les multaba y se hacían acreedores a una pena corporal, de lo que se deduce que los carnavales eran frecuentes los disfraces de crítica social y religiosa" Aunque con el paso de los años el carnaval campechano ha sufrido mutaciones que difuminan su esencia, como los eventos artísticos a los que en ocasiones se ha dado mayor preponderancia, se preservan prácticas como la pintadera ?una "guerra de pintura"--, de la que se tienen referencias ya en el siglo XIX, y con la que termina el carnaval, en la víspera del miércoles de ceniza Otras, en cambio, como los tradicionales toldos de los barrios, donde se celebraban bailes populares, han ido desapareciendo La costumbre del carnaval se fue adoptando en el resto de los municipios del estado y, en algunos casos, como el de Calkiní, en la zona maya, le han impregnado su propio distintivo, como "la batalla de los osos", en el poblado de Nunkiní, y "el gallito" en la cabecera de esa municipalidad Otro caso era el carnaval del poblado de Chiná, conurbado a esta capital, que arrancaba en pleno inicio de la Cuaresma, y que por presiones de la Iglesia a partir del año pasado se tuvo que empatar la fecha a los demás El de Campeche ha aportado también otras actividades al resto de los carnavales del país, como el "corso infantil", que es un día dedicado especialmente a los niños, y que este año ajusta su 65 aniversario Otros desfiles y paseos tradicionales son: la ronda naval, el desfile de las flores y algarabía campechana, el que consiste en un paseo por el centro de la ciudad, y todas las reinas deben lucir el traje típico de la mujer campechana, para cerrar con el martes de pintadera, la lidia del "toro petate" y, por la noche, la "quema de Juan Carnaval"

Comentarios