Héroes convocados

viernes, 7 de noviembre de 2008
MÉXICO D F 4 de noviembre (apro)- El movimiento del 68 ha terminado En un cuarto de hospital, Néstor Roca, ex activista estudiantil, fragua su venganza contra el régimen de Gustavo Díaz Ordaz y convoca a sus héroes de la infancia para este propósito: Sandokan y los tigres de Malasia, los tres mosqueteros, Old Shatterhand y Winnetou, los Mau-Mau, Sherlock Holmes y el sabueso de los Baskerville, Wyatt Earp y Doc Holliday A partir de esta premisa, Paco Ignacio Taibo II escribió Héroes convocados, manual para la toma del poder, novela que el dramaturgo y director de escena Felipe Galván adaptó para el teatro en una versión que está por concluir su temporada en el Teatro Benito Juárez, espacio en el que realizará una nueva temporada a partir del próximo año Dice Paco Ignacio Taibo II: "Fue después del movimiento estudiantil del 68 cuando empecé a escribir En las largas noches que pasé escondido, temiendo la llegada de la policía, escribí mi primera novela, inspirada por Max Frisch, y fue un fracaso, pero conservé el manuscrito y años después la reescribí bajo el título Héroes convocados Y entonces fue ganadora del Premio Grijalbo de Ficción" A 40 años de ello y de la masacre del 2 de octubre en Tlatelolco, el dramaturgo Felipe Galván retoma esa historia, cuyas acciones se ubican en una sala de hospital entre 1969 y 1970 El protagonista es Néstor, joven sesentaiochero que convalece de una cuchillada profunda y que con su imaginación convoca a sus héroes favoritos A ese optimismo convocado por el joven, se oponen escénicamente las reflexiones-confesiones de varios sesentaiocheros, amigos de Néstor, que ahora en 2008, a 40 años, cuestionan su época de juventud, el transcurso desde entonces y la contemporaneidad ¿Qué acción convocada realizarán los héroes en 2008?, se pregunta el dramaturgo y director Felipe Galván Y responde: "La respuesta está en el teatro, en una solución escénica que se ve desde la butaca que cada espectador ocupa función por función, cuando los héroes y el sesentaiochero cuelguen a Litempo 8, el secretario de Gobernación, el único Litempo vivo, a 40 años del genocidio" En aquel inmediato 1969 se vivía el dolor por las heridas que no acababan de cerrar, la frustración por la conciencia de la supuesta derrota, la punzada en las vísceras por el amigo muerto, preso o tocado emotivamente a grados escandalosos debido a la alteración sicológica que se antojaba permanente "Pero aquellos tiempos aún abiertos a la represión no fueron capaces de destruir o cancelar el sueño, la capacidad imaginativa Eso genera la festividad en la conciencia de Néstor, el sesentaiochero En ese marco, los muchos sesentaiocheros reflexionan a 40 años de distancia "La vida ha sido una experiencia, una obra de aliento variable y una razón de sonrisa, de guiño, de reflexión, ante el cumplimiento de la misión vital, mirada casi al fin de la madurez Todo esto también puede ser teatro", explica Felipe Galván Los bemoles en esta divertida puesta en escena son los escasos recursos escenográficos y de iluminación que, combinados con un elenco muy disparejo, en el que se mezclan actores experimentados con otros francamente amateurs, restan efectividad al montaje, al margen de que seguramente pocos jóvenes en la actualidad saben quiénes son Sandokan y sus tigres de la Malasia, Old Shatterhand y Winnetou, y algunos más de los héroes convocados

Comentarios