Jorge Volpi expone en Cervantino vínculos entre arte y ciencia

martes, 27 de octubre de 2009
GUANAJUATO, Gto , 27 de octubre (apro)- Al abrir el ciclo de conferencias "Arte y ciencia" en el Cervantino ?a propósito del Año Internacional de la Astronomía--, el escritor Jorge Volpi habló de la vinculación esencial entre literatura y conocimiento científico, que comparten el recurso de la imaginación como impulso motor
         Otra vinculación esencial --destacó el escritor en la charla que sostuvo en la Capilla Barroca del Museo del Pueblo de Guanajuato-- es la belleza: se encuentra en el arte y en la ciencia, no necesariamente separados o paralelos como el mundo quiso marcarlos, particularmente en el siglo XX, sino íntimamente relacionados
         Ciencia y literatura lo han estado entre sí en la época clásica, entre los pensadores griegos A fin de cuentas, expuso el escritor, desde la Grecia antigua la filosofía abordaba el conocimiento científico expresado por medios literarios
         Luego vendrían los recursos literarios para plasmar en la escritura historias como la de Johannes Faustus, mago y alquimista que moriría desfigurado por un incendio en su laboratorio, y cuya historia sería recogida primero mediante un testimonio anónimo; posteriormente para convertirse en una tragedia en manos de Marlow, contemporáneo de Shakespeare, y en la cúspide literaria del personaje, en el Fausto de Goethe
         De ahí se llegaría a los autores de las grandes obras de experimentación científica llevada al extremo, entre las que el autor mencionó a Stevenson con Dr Jekyll & Mr Hyde y a Mary Shelley con Frankenstein, obras literarias de mediados del siglo XIX
         Refirió cómo Stevenson --al igual que Mary Shelley-- soñó a su criatura, la transformación del hombre en el monstruo sin hipocresías
         Vendrían posteriormente las visiones de Julio Verne sobre una serie de avances tecnológicos que se convertirían posteriormente en realidad, así como la influencia de Charles Darwin y sus teorías evolutivas a las que se sucedieron obras clásicas de autores que vieron cómo, a principios del siglo XX, el mundo se convertía en un lugar gobernado por la razón científica, que acabaría siendo dominada a su vez por el totalitarismo, como lo escribió George Orwell en 1984 o Aldous Huxley en Mundo feliz
         Mientras que en el mundo desconfiado de la guerra fría, en los finales del siglo XX, es la literatura alienígena la que busca sus propias explicaciones científicas, de nuevo en el ámbito de la ciencia ficción, lo mismo que un nuevo debate ético planteado por el tema de la clonación humana, que así recogió la escritora Margaret Atwood en Clones
         "El arte, como la ciencia, sirven evolutivamente para que los humanos vivamos mucho mejor; la literatura es una de las pocas herramientas que nos permiten ponernos en el lugar de otros, predecir situaciones del futuro, tener herramientas para sobrevivir", dijo Volpi
         Así, el escritor y el científico comparten también la extrema arrogancia de querer contaminar al mayor número de gente posible con sus ideas
         "Las ideas funcionan parecido a los genes; quieren perpetuarse, y las que mejor se adaptan sobreviven y se reproducen Y las novelas son entonces como los seres vivos: luchan por su supervivencia"
         El autor ?recién ganador del Premio Debate Casa de América por su obra El insomnio de Bolívar-- contó cómo él mismo, a partir de que se reconoce como "un científico ilustrado" que equivocó la profesión al estudiar derecho, decidió darse a la tarea "de recurrir al instrumento por antonomasia de la literatura: la ficción", y se enfocó en los últimos años del siglo XIX y los primeros del XX, en el momento pleno en que la ciencia cambiaría a la humanidad a partir de los descubrimientos newtonianos y la aparición de la Teoría de la Relatividad de Einstein
         "Comienzan a surgir una serie de brillantísimos físicos, sobre todo alemanes, y algunos de origen judío exiliados en Estados Unidos? esta historia (que cuajó en su novela En busca de Klingsor) me resultaba tan apasionante que creí que sólo en la literatura encontraría la forma de contarla de nuevo"
         La experiencia le resultó tan interesante que años después la repitió en el ámbito de la biología y la genética al escribir No será la tierra, a partir de la cual "el contacto con la ciencia se volvió más cercano, a partir de que ?durante el proceso creativo-- conviví primero con científicos imaginarios o muertos"
         Volpi imparte actualmente un curso de un año sobre ciencia y literatura en la UNAM Un muy breve compendio de este curso sirvió de base para la conferencia de este ciclo del Cervantino, que continuará con "Arquitectura y astronomía", a cargo del biólogo Héctor Torres y el arquitecto Felipe Leal; "Astronomía y artes visuales", con la maestra de arte Norma Ávila y la astrofísica Bárbara Pichardo; el matemático Ricardo Berlanga hablará sobre "El reloj de Galileo: precisión y belleza" (a propósito del concepto del péndulo); "Ciencia e historia", con el historiador Mario Biagioli, el investigador Manuel Peimbert y el físico Rafael A Barbabosa
         El ciclo cerrará el sábado con el director del grupo "Los tiempos pasados", investigador y físico Armando López Valdivia, quien expondrá sobre "La música de las estrellas"      

Comentarios