Publican en Colima Los designios de la palabra, del periodista Alfredo Montaño

viernes, 18 de septiembre de 2009
COLIMA, Col , 18 de septiembre (apro)- Luego de tres décadas de ejercer el periodismo cultural, el reportero y narrador Alfredo Montaño Hurtado se decidió a escribir y acaba de publicar el libro Los designios de la palabra, una compilación de entrevistas con escritores y poetas que han visitado esta ciudad de 1982 a 2008
Patrocinado por el Ayuntamiento y la Universidad de Colima, así como por la editorial tapatía Acento Editores, en el libro de Montaño, destacan conversaciones con 37 autores, entre ellos Juan Rulfo, Fernando del Paso, Carlos Montemayor, Augusto Monterroso, José Emilio Pacheco, Rubén Bonifaz Nuño, Sara Sefchovich, Vicente Leñero, Alí Chumacero, Cristina Pacheco, Elías Nandino, María Luisa Mendoza y Paco Ignacio Taibo II
En entrevista, Alfredo Montaño cuenta que durante siete años rescató, revisó y editó los textos que forman parte de su libro y que originalmente había publicado en medios impresos de la entidad
"En 2002 me llegó la idea de integrar todo el material periodístico como libro, llegué a ver que era tanto lo que había escrito de entrevistas con escritores, que de pronto pensé que no debería dejarlo perder sólo en la edición de periódicos y revistas", expone
Montaño, quien afirma que está convencido de la importancia intrínseca de lo expresado por sus entrevistados, añade que el libro constituye el registro de los principales escritores que visitaron Colima en las décadas recientes y que, en alguna medida, han nutrido a las generaciones de autores locales de la actualidad
Considera que, bajo esa perspectiva, Los designios de la palabra puede convertirse en un libro de consulta sobre la evolución que se ha generado en materia de fuentes que han alimentado la literatura colimense desde los años ochenta hasta la actualidad
"No existía una investigación a nivel regional; por lo pronto aquí está este registro, y tengo todavía material que fue hecho a un lado, porque se me dijo que eran muchas las entrevistas que tenía y no alcanzaron a entrar en las más de 350 páginas del volumen"
El texto destaca cómo en 1984, en la Universidad de Colima, Alfredo Montaño trataba de convencer a Augusto Monterroso para que le concediera una entrevista, con una pregunta sobre el proceso de concepción de un cuento, a lo que el autor de El dinosaurio, con su característica timidez, le respondió:
"Yo no sé mucho de cuento? no sé a qué me he metido? todavía no soy escritor"
Pero ante la insistencia del reportero, Monterroso añadió: "Mire, yo tengo la idea de un cuento y puedo estarme siete años con esa idea en la cabeza De pronto se enciende una chispa y empiezo a escribir ese cuento que se ha venido elaborando solo Un encuentro, un viaje, una lectura que tengo, hacen que me diga: 'Ah, esto es lo que me gustaría escribir' De ahí viene todo"
Los designios de la palabra también recoge expresiones de Juan Rulfo cuando vino a Colima, en 1983, a ofrecer una conferencia sobre historia regional, en la que el autor de Pedro Páramo, entre otras cosas, afirmó:
"El que no conoce su historia, su pasado, no tiene identidad alguna Es un hombre que está volando en las nubes, está navegando en el vacío"
Además, el libro da fe de las palabras de Vicente Leñero cuando estuvo en Colima en 1987: "El escritor es bueno cuando ve la realidad complejamente y la pasa por el filtro, el tamiz de su sensibilidad" O la definición que hizo Rubén Bonifaz Nuño sobre el poeta: "El que hace versos que le enchinan el cuero a quien los lee"
Alfredo Montaño, autor de la novela histórica Andanzas del Indio Vicente Alonso y de varios libros de cuento y poesía, comenta que de los escritores entrevistados aprendió, sobre todo, la orientación que dieron en torno a las formas de escribir
"Pongamos el caso de Óscar Oliva, quien dio un taller de poesía y narrativa y decía que el aprendizaje de la escritura es un acto de mimesis, esto es, que se aprende por imitación
"En el caso de otros autores, como Agustín Monreal, vienen a confirmar lo que ya había dicho Julio Cortázar, que el cuento es una fotografía, un reflejo de aquella imagen que más nos impresiona en determinado momento, y la novela es una película que a través de distintas escenas da una visión acerca de un periodo, un hecho o una situación pero mucho más amplia
"Eduardo Casar vino a dar una plática sobre cómo acercarse a la poesía y fue muy ilustrativo por ese lado"
Y añade: "A su vez, Eraclio Zepeda vino a enseñar que primero en las charlas de sobremesa de su familia era donde se narraban las historias, y que narrar una historia era el pasaporte de cada quién para estar en la conversación, que ahí empieza en ese tipo de pláticas familiares de sobremesa un cuento, por ejemplo, o que te hagan referencia a un cuento, un mito o una leyenda"
Al preguntarle al autor de Los designios de la palabra, cuál es la situación del periodismo cultural en Colima, responde:
"Desde 1982, desde antes, en Colima era una labor muy marginal En ese tiempo a mí me decían que por qué escribía esas cosas, que escribiera de política Y los días domingo, en el medio en que empecé a colaborar aquí, el Diario de Colima, usaban la página dos para meter solamente notas de agencia con información nacional o internacional y hasta policiacas, puro relleno, y a mí me tocó empezar a hacer esa plana con un reportaje o una entrevista cultural, pero muy mal pagado
"Lo que he visto es que por lo menos ya cuentan con secciones culturales los periódicos y revistas, pero muchas veces le dan preferencia a los espectáculos y casi no hay colaboradores; no hay reporteros culturales bien capacitados y también falta que hagan reseñas críticas"
En ese sentido, dice, está el semanario Avanzada, donde Octavio Romero escribe reseñas de libros "y donde yo a veces publico entrevistas, pero son casos excepcionales en los que también incluiría al diario Milenio Colima"
Sin embargo, en lo general Alfredo Montaño considera que en Colima, igual que en muchas ciudades del país, se produce un "ninguneo" al periodismo cultural, "porque duran muy poco tiempo los que lo ejercen, lo toman como un paso nada más"
De acuerdo con el periodista, ha habido reporteras y reporteros que aparecen de pronto en los medios impresos y no duran más de seis, ocho meses o un año, porque es muy mal pagado el trabajo "Si el periodismo en general es mal pagado, el periodismo cultural está peor en ese aspecto"
El libro Los designios de la palabra será presentado el próximo miércoles 30 en la Pinacoteca Universitaria de la ciudad de Colima, dentro de la XI Jornada del Libro Universitario Altexto 2009

Comentarios