Michael Jackson, envenenado, según el acta de defunción

lunes, 11 de enero de 2010

MÉXICO, D.F., 11 de enero (apro).- Conrad Murray, el médico que atendía personalmente a Michael Jackson, podría ser acusado de la muerte de quien en vida fue conocido como el Rey del Pop.
    Y es que del acta de defunción de Jackson se desprende que la muerte del cantante estadunidense fue producto de un homicidio por envenenamiento.
Según el documento, que subió a su página electrónica el periódico sensacionalista inglés News of the world, en un primer informe fechado el 7 de julio de 2009, el juez de instrucción, Cheryl MacWillie, omitió la causa del fallecimiento.
Sin embargo, días más tarde, el 31 de agosto de ese mismo año, en el mismo documento aparece una anotación adicional del médico forense, Christopher Rogers, quien específico que la muerte de Jackson fue un "homicidio", causado por una "intoxicación aguda" con el narcótico Propofol, introducido en el cuerpo del cantante mediante una "inyección intravenosa realizada por otra persona".
El rotativo afirma que la fiscalía emitirá una acusación de "homicidio involuntario" contra el doctor Conrad Murray, el médico que trataba al cantante, ya que admitió que proporcionó a Michael Jackson dicho narcótico así como otras drogas horas antes de su muerte.
Murray ha contratado ya los servicios de un abogado en caso de que finalmente se le imputen los mencionados cargos relativos a la muerte de Jackson, el pasado 25 de junio, lo que le convertiría de momento en el único imputado después de que el letrado Michael Flanagan eximiese a la enfermera que fue acusada equivocadamente de la sobredosis de Propofol.
Por su parte, la familia del cantante ha declarado que "mantiene su fe en la investigación policial", e insisten en que están seguros de que hay más de una persona implicada en la muerte de Jackson.