La SRE asegura que México se mantiene en la UNESCO

lunes, 25 de enero de 2010

MÉXICO, DF, 25 de enero (apro).- El subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Juan Manuel Gómez Robledo, destacó hoy que “ni se cierra la misión permanente de México en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), ni se retira a México de ese organismo”.
Ya la semana pasada, Víctor Hugo Puente Ordorica, director general de Comunicación Social de la cancillería, envió una carta a Proceso que se publica en la edición que circula desde el domingo, donde especifica que frente a la necesidad “de ahorrar y racionalizar la distribución de las oficinas que tiene México en el exterior, se llegó a la conclusión de reunir, bajo la autoridad de un solo embajador, la dirección de dos oficinas”.
Todo inició hace diez días cuando se publicó en varios medios impresos que el Ejecutivo federal ordenó relevar al escritor Homero Aridjis como embajador de México ante la UNESCO, debido al “plan de austeridad”, y encomendar sus funciones al embajador de México en Francia, Carlos de Icaza González; es decir, serán trasladas las funciones a la embajada de México en París (Proceso, 1734), sólo que el Senado debe ratificar la propuesta.
Gómez Robledo reiteró lo mismo, y agregó que “significa concentrar dos funciones es una sola persona”.
Según el funcionario, se “racionaliza” la distribución de las oficinas con que México cuenta en el exterior:
“Se tiene un presupuesto sumamente austero, por lo que se tuvieron que hacer ajustes y recortes. La medida no afecta únicamente el caso de la UNESCO, también se han cerrado algunos consulados.”
    Recordó que se han cerrado los consulados de México en Porto Alegre, Brasil, y Guayaquil, Ecuador, y las embajadas de Angola y Pakistán.
    Además manifestó que todas las áreas de la cancillería efectuaron recortes para cumplir con la meta asignada por el Congreso de la Unión en el presupuesto para 2010.
    Gómez Robledo dijo que el embajador de México ante la UNESCO, Homero Aridjis, concluirá su labor el 31 de enero y se enviará al Senado el nombramiento de De Icaza González.
Dicha decisión ha causado descontento de intelectuales y diplomáticos. La antropóloga Lourdes Arizpe, exdirectora de Cultura de la UNESCO y presidenta de la junta de gobierno del Instituto de Naciones Unidas para la Investigación en Desarrollo Social, indicó que al retirar México a su embajador ante la UNESCO, quedará en un segundo rango en las negociaciones diplomáticas (Proceso, 1733).
También vía e-mail desde España, el doctor en historia Miguel León-Portilla escribió a Proceso (1734) que conoce la UNESCO porque estuvo como representante de México casi cuatro años, hace ya casi dos décadas:
“Puedo afirmar que participar en un foro multilateral es de enorme importancia. Por lo anterior, considero que cerrar la oficina que ha tenido México en la sede de la UNESCO es un error muy grande. Sólo siguiendo paso a paso los trabajos y decisiones de la UNESCO y sus diversos comités, puede un país como México enterarse de las posibilidades que ofrece ese organismo internacional y, a la vez, participar en la toma de decisiones que afectarán a todos los países miembros. Y en el caso de la UNESCO, los temas son de máxima importancia: la educación, la ciencia y la cultura.”
Y subrayó:
“Hasta donde me ha sido posible, he manifestado esto a las autoridades correspondientes. La imagen de México padecerá grandemente si disminuimos nuestra presencia en este y otros organismos internacionales.”
Además, un grupo de ciudadanos se reunió el pasado 20 de enero en la librería Miguel Ángel Porrúa de San Ángel, donde discutieron la propuesta de no tener un representante especial ante la UNESCO.
Molestos, le exigen al gobierno federal hacer un alto en el camino para redefinir el rumbo de las políticas cultural, educativa y científica.
Asistieron Guadalupe Rivera Marín, hija de Diego Rivera; Fernando Lozano, director de la Orquesta Sinfónica de Xalapa, y el investigador Antonio Machuca, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), entre otros, como lo reporta Proceso 1734.

Comentarios