Totó la Momposina pone a bailar al Cervantino

sábado, 23 de octubre de 2010

GUANAJUATO, Gto., 23 de octubre (Apro).- El toque picante y vigoroso en el arranque del segundo fin de semana del Festival Internacional Cervantino lo puso la cantante colombiana Totó la Momposina, quien con su orquesta y los ritmos regionales, bañados de ancestrales sonidos africanos, se acercó a los guanajuatenses y visitantes y los conquistó con una original interpretación de “Amanecí en tus brazos” de José Alfredo Jiménez, en la explanada de la Alhóndiga de Granaditas.

            Casi desde que apareció en el escenario y hasta que se despidió, la veterana cantante –que desgranó sin menoscabo su energía en el escenario- mantuvo bailando a cientos de los asistentes a esta presentación con toda la variedad de ritmos que interpretó acompañada de sus tambores, guitarras, gaitas y saxofón.

            Así, cumbias, sones, bullerengues, paseos, merengues y otros compases mantuvieron ocupados a quienes en las escalinatas apreciaron la distracción de un país con miedo y en guerra, diferente al que Totó La Momposina arribó hace casi 20 años, cuando participó por primera vez en un Cervantino.

            “Les estamos mostrando el abanico de la música que tenemos en Colombia…pero la cumbia es de ustedes y es de nosotros”, decía la cantante antes de entrar a este ritmo, al explicar que su espectáculo se basa en la “música de identidad”, de la cual emergen con fuerza las presencias africanas.

            Estos ritmos fueron los que la Momposina llevó a Oslo, invitada por Gabriel García Márquez cuando éste viajó a la capital noruega para recibir el Nobel de Literatura.

            Al final del espectáculo, Totó la Momposina daría la sorpresa preparada para esta noche, con una explicación: “yo no soy de aquí, pero tengo nietos que son de aquí, de la región de Guanajuato; vengo algunas veces a descansar. Me pidieron dar una sorpresa, y comencé a estudiar…”.

Enseguida, aclaró que cantaría una pieza que “para mí es un son”, y así sonó “Amanecí en tus brazos”, como cierre de esta noche de tambores, sonidos del acordeón y bullicio festivalero.

            Otros espectadores resultaron frustrados ante la cancelación de la primera de dos funciones que el viernes daría el Deutsches Theater Berlin en el Teatro Principal, en virtud de que un problema con la transportación de la escenografía –en su arribo al territorio mexicano- aplazó el retorno de esta prestigiada compañía alemana del teatro contemporáneo en Guanajuato, que ofrece sólo dos funciones de Diebe, una de sus más recientes producciones.

            De por sí que el Cervantino reduce cada vez más las opciones teatrales, en un programa cargado en abundancia hacia la música.

            Mientras las calles y plazas de la ciudad se iban llenando de las parvadas de jóvenes que se concentran aquí “para cervantinear”, los paseantes que recorren las casas de Querétaro, Michoacán y Chihuahua –que se anuncian como exhibiciones y venta de artesanías, muestras gastronómicas y otras actividades de estos tres estados invitados de honor al FIC- no pueden evitar las comparaciones ante lo dispares que resultan las representaciones de cada entidad.

Así, mientras en las de Michoacán y Querétaro se ofertan piezas de sus artesanos y productos alimenticios y bebidas regionales, así como algunas actividades con artistas locales, en la del estado de Chihuahua hasta ahora sólo se exhibe una muestra fotográfica. Bueno, y se venden burritos norteños.

            La encargada de esta casona casi vacía se disculpa: “estamos esperando que nos manden (artesanías)…todavía quedan muchos días del Cervantino”.