"Corresponsales", serie periodística en Infinito

miércoles, 27 de octubre de 2010

MÉXICO, DF, 27 de octubre (apro).- En la sección Complot del canal de paga Infinito, todos los domingos del mes en curso se proyecta Corresponsales, una serie documental de investigación periodística extraordinaria y aclamada por la crítica mundial, con casi dos décadas al aire en Gran Bretaña.

         Durante el curso de numerosas temporadas, Corresponsales ha presentado el trabajo de audaces reporteros, quienes han viajado hasta las más peligrosas locaciones alrededor del planeta en su intento de sacar a la luz historias generalmente ignoradas por la prensa internacional.

Su registro temático variado abarca los conflictos armados en Chechenia, la presión de las corporaciones que avanzan sobre la Amazonia peruana, o la situación de los refugiados afganos en Turquía. Son capítulos que se proyectan a las 23:00, con repeticiones.

         El pasado 10 de octubre, se mostró Philippines: Holy Warriors (Guerreros santos de las Filipinas) que relata el conflicto entre musulmanes y cristianos en la isla filipina de Mindanao, donde se estima que dicho enfrentamiento ha cobrado una cifra superior a las cien mil vidas, desplazando a cerca de 600 mil personas fuera de sus hogares: todo un verdadero desastre humanitario que comenzó hace más de cuatro décadas.

El periodista Peter Oborne centró su documentación de la guerra entablada por ejércitos filipinos y el Frente Moro Islámico, éste acusado de estar vinculado a actividades terroristas en su búsqueda de la independencia, entre otros objetivos. Todo ello significó una escalada de violencia mutua en el sur de Filipinas.

         Perú: Blood and Oil (Sangre y petróleo del Perú) se intitula el reportaje que el 17 de octubre abordó en la serie el viaje de la periodista Ramita Navai por las profundidades de la selva peruana para investigar cómo la entrega de grandes extensiones de la selva amazónica a compañías petroleras causó violentos enfrentamientos con miles de tribus indígenas. Recorriendo distintos rincones, el equipo reporteril de Navai llegó a poblados desolados para entrevistar a algunos de los aldeanos, quienes le platicaron su drama familiar, a causa de beber las aguas envenenadas de un río.

Y es que la selva peruana contiene áreas seriamente contaminadas por residuos que emiten las empresas petroleras y, así, surge un común denominador que muestra el documental: las poblaciones indígenas afectadas se hallan todas bien dispuestas a pelear por sus tierras a cualquier precio. El problema se agrava, según revela este reportaje, pues las tribus locales han padecido además de una fuerte represión por parte de la policía peruana, a la que acusan de excesos y hasta de la muerte de algunos lugareños.

Para el capítulo Liberia: Stolen Childhood (Liberia: niñez robada) que se transmitió por Infinito el pasado 24 de octubre, el periodista Jenny Kleeman se encarga de contar cómo seis años después de una brutal guerra civil, en que las violaciones se usaron sistemáticamente contra civiles, las niñas deben enfrentarse al miedo cotidiano a ser atacadas y violadas.

Durante el reportaje se cuenta la historia de distintas víctimas que han sido atacadas supuestamente como herencia de las prácticas aberrantes que se acostumbraban en la guerra liberiana. Incluso, habrá casos en que las niñas han sido rechazadas por las familias por haber denunciado estas prácticas al interior de una familia.

Se estima que las violaciones a niñas sobrepasaron las 700 en sólo un año y que muchas personas murieron directamente por las causas de la violación. El sida, el miedo y la deshonra se transformaron en protagonistas de la vida diaria de Liberia.

El último capítulo de Corresponsales en octubre será el domingo 31, a las 23:30, con el título Guatemala: Riding With The Devil (Cabalgando con el diablo en Guatemala) donde la periodista Seyi Rodas y su equipo viajan a Centroamérica, y en la capital guatemalteca descubren que los conductores de autobuses están siendo asesinados a un ritmo de uno cada dos días como parte de una campaña de extorsión que se ha convertido en la principal fuente de ingresos para las bandas criminales de aquel país, que perciben hasta un millón de dólares al año.

El negocio se ha vuelto bastante lucrativo, como refleja este reportaje con escenas de dolorosos desenlaces y testimonios de los parientes de las víctimas, mientras las autoridades se muestran impotentes ante estas bandas que imponen la ley del terror como principal activo de su fortaleza.

 

rp/mav

--FIN DE NOTA--

Comentarios