La Giordano y su amor a la mexicana

lunes, 4 de octubre de 2010

Considerada la mejor cantante de ópera pop en el mundo, la siciliana Filippa Giordano deja por un momento las arias para “rendirle homenaje a la República Mexicana” en el disco Con amor a México (Sony Music, 2009), del cual se vendieron más de 30 mil copias y pronto aparecerá en edición novedosa como DVD. La soprano fue acompañada al piano por Armando Manzanero en dos canciones de su autoría.

MÉXICO, D.F., 4 de octubre (Proceso).- En noviembre próximo, Filippa Giordano ofrecerá varios conciertos para retribuir al público mexicano el mismo afecto que ella ha sentido al cantar varias veces por diversas plazas de nuestro país, primero en el Auditorio Telmex de Guadalajara, Jalisco, el día 14, para después, el 18, volver por cuarta ocasión al escenario del Auditorio Nacional que conquistó con su profesionalismo absoluto y su enorme registro soprano.

Nacida el 14 de febrero de 1974 en Palermo, la Giordano recibió en abril pasado un disco de oro por la sensacional comercialización del CD Con amor a México, primer álbum de una carrera triunfal que no contiene nada de ópera, asegura la gallarda intérprete siciliana:

“Nunca había grabado totalmente otro género musical, y lo hice porque se lo he dedicado a mi esposo mexicano (el empresario Brando Lomelí) y a esta hermosa nación mexicana que amo; pero en mis espectáculos voy a interpretar ópera y muchas melodías de todos mis discos, sobre todo los temas que gustan a las personas que me siguen, como son los boleros incluidos en mi reciente grabación y bellas piezas del mariachi jalisciense.”

Pisó por primera vez tierras mexicanas en 2000:

“Me enamoré de este país desde mi primera visita y he regresado muchas veces para presentar mis discos o cantar en vivo. En realidad, es la fidelidad de los fans la que me ha traído de vuelta. Por mi esposo me acerqué a la música mexicana, que es increíblemente rica, y así grabé Con amor a México, donde empiezo a cantar boleros. Son melodías de todos los tiempos que siempre me han fascinado.”

Con amor a México, dirigido y producido por Memo Gil, contiene las piezas Contigo aprendí y Somos novios, de Manzanero; Perfidia, de Alberto Domínguez Borraz; No me platiques más, de Vicente Garrido; Solamente una vez, de Agustín Lara; No volveré, de Ernesto Cortázar y Manuel Esperón; Cien años, de Alberto Cervantes y Rubén Fuentes; La puerta, de Luis Demetrio; Sabor a mí, de Álvaro Carrillo; La barca, de Roberto Cantoral; Échame a mí la culpa, de José Ángel Espinoza Ferrusquilla, y Amanecí en tus brazos, de José Alfredo Jiménez.

En los shows que ofrecerá en noviembre actuarán con ella Armando Manzanero y el grupo Pandora. Adelanta que será un concierto con una producción magnífica, una orquesta gigante, más coro y bailarines:

“¡Tendrá una impactante labor visual y musical.”

 

México en el corazón

 

A sus 35 años, Filippa Giordano guarda distancia ante encasillamientos que la describen como cantante de ópera pop. Explica:

“No me gusta que me cataloguen, creo que por eso crucé las barreras de dónde empieza el género de la ópera y dónde termina el pop. He tratado de utilizar mi voz de una manera que pudiera representar las grandes melodías, sin encajonarme en un sólo género.”

Por esa razón ha sido galardonada durante sus largas giras por el mundo, como le sucedió en Alemania hace 10 años, país que le otorgó la edición anual de Echo Awards 2000 en la categoría Música sin fronteras.

“Fue un reconocimiento que me impulsó a demostrar que cualquier música puede gustar a todos, simplemente se labora la forma como se ofrece, es decir, el estilo para manejar un género.”

Sobre su CD Con amor a México, detalla emocionada:

“Yo me acerco a la música mexicana viviéndola como una experiencia mía, muy autobiográfica. No me preocupo cómo debe ser interpretado este género, sino cómo es que yo lo siento, cómo se lo entrego a la gente, y obviamente cualquier artista busca la aceptación del público, aunque existe el riesgo de que a las personas no les guste. Pero a mí me interesa ser auténtica y lo hago de la forma que yo sienta.”

–¿Por qué cantar con mariachi?

–Apenas, en estos días, estoy empezando a trabajar con el mariachi y adoro toda esa música. Me acerco a ella con el mayor de los respetos. Mi temperamento es muy apasionado. Soy siciliana, entonces tengo una sangre muy similar a la de la latina, llena de fuego, de muchos sentimientos, entonces, esa música se me da mucho, la adoro. Espero que la gente sienta que le pongo algo de mi estilo y a la vez está contaminándome positivamente.

“En ningún momento quiero competir con las grandes voces mexicanas porque hay tantas y muy buenas en este género. No quiero meterme en esos niveles, simplemente intentaré presentarme con mi estilo, mis características, con lo que le gusta de mí a la gente. Me ayuda que ya hablo un buen español. Ya sé qué significa cada palabra, por lo que me entrego como cuando canto las arias de ópera.”

–¿Qué pasa con el pop en su carrera?

–Las baladas románticas siempre son actuales, allí me ubico muy bien. Para mí son los clásicos de un futuro próximo e importante porque cuando hay buena letra y, por supuesto, contienen buenos arreglos, se convierten en clásicos. 

“Yo he tratado de cantar siempre baladas de alto nivel, de grandes compositores. La balada siempre va a tener un espacio importante en el sentimiento de mi registro vocal y los fans me piden esas melodías más y más, ¡entonces sé que tarde o temprano voy a tener que grabar un álbum de puras baladas, con puros romances contemporáneos!

Abunda sobre la balada como clásico del mañana:

“Cuando hay una melodía que ayuda al alma a expresar aquello que puede ser un sentimiento de dolor, de pasión o de rompimiento afectivo, algún amor que se encuentra, la felicidad por algo que se comparte en ese momento en pareja, el amor a los padres o hijos, en fin, considero entonces que dicha obra nunca va a tener edad ni tiempo. 

Ejemplifica además con las arias operísticas que le dieron fama:

“Fueron escritas hace 100 o 200 años y hoy siguen siendo temas con los cuales la gente logra emocionarse. Eso significa que los sentimientos de la humanidad no cambian a través de los siglos.”

–Sin embargo, la balada romántica apenas cuenta ya con espacios en la radio y la televisión, ¿verdad?

–Siempre habrá un gran público para las baladas, sobre todo las mujeres somos apasionadas a las baladas. La radio facilita y apoya más los temas que hacen bailar o son más fáciles de cantar, esos que se silban bajo la regadera; pero el público que sigue la balada siempre va a estar allí y buscará artistas que tengan en su repertorio ese género.

“Nunca me he preocupado si me programan en la radio o no. Mis discos no van de acuerdo con lo que funciona en el mercado, hago primero lo que disfruto y me interesa para luego compartírselo a los demás.”

Escoge la muy antigua voz italiana nicchio para justificar por qué no se considera una cantante comercial:

“No, mi estilo podría ser considerado como de un nicho en la música, ¡pero para ser un nicho es que ya soy bastante popular...! Es decir, no soy tanto un nicho (del mercado musical), soy masiva para interpretar un género nada fácil. Me he convertido ya en alguien muy popular.”

–¿Le gusta?

–Sí me gusta. La gente que me hizo popular es bastante respetuosa, cuando me encuentra en la calle me trata con mucho respeto, es un público muy lindo, gentil, y no me atosiga ni acosa. Ese tipo de popularidad resulta bastante justo, es lo que cualquier artista anhela con una popularidad que no sea tan opresiva. No me considero comercial, pero sí muy popular.

Finalmente, define su estilo:

“Jamás me he catalogado como cantante de ópera ni tampoco cual intérprete pop, pues lo que hago es utilizar mi voz de una forma diferente a las sopranos y vocalistas pop tradicionales. Es un estilo donde yo misma no siento traicionar ni a la ópera ni al pop.”

A la Giordano también se le conoce como La reina del bel canto. A finales de 2008 dio a conocer en México su CD Capriccio, que alcanzó durante cuatro meses los máximos sitios de listas de venta. Sus otros discos: Il rosso amore, Filipa Giordano y Prima Donna.

–Usted que está intentando nacionalizarse mexicana, ¿cuál es su opinión acerca de la dura situación que prevalece en México?

–Doy mi opinión como extranjera: me molesta tremendamente; pero en buena medida la etiqueta que se está formando de México como país ante los ojos de los demás, es cierta: el narco, la violencia y la inseguridad existen.

“Es algo terrible, horrendo, pero todo eso hay en el planeta entero. Son temas que sólo promueven a México en el exterior y que me duelen, me enojan. Hay que empezar a hablar de lo bonito que es México, de las extraordinarias maravillas que he visto, de su gente respetuosa y de su pueblo trabajador y detallista. No pretendo espantar a los extranjeros.”

 

 

Comentarios