El escritor fantasma: Polanski, el gran artífice

martes, 5 de octubre de 2010

MÉXICO D.F., 5 de octubre (apro).- El realizador polaco Roman Polanski tiene un sentido del humor bastante perverso con respecto a los destinos que sufren diversos de sus personajes: son maliciosos pero al mismo tiempo contienen cierta ironía que lo deja a uno a medio camino entre la risa y el horror.

Lo anterior resulta en ocasiones algo frustrante, y en el caso de este columnista ha provocado el mal humor, con todo y que la película en cuestión es una pieza extraordinaria. En ese sentido, Polanski es desconcertante y desesperante.

El escritor fantasma, gran cinta de suspenso, es capaz de producir los sentimientos anteriormente descritos.

La cinta gira en torno a, precisamente, un escritor fantasma interpretado por Ewan McGregor, quien es comisionado para escribir la biografía de un importante político, Adam Lang (Pierce Brosnan).

El trabajo sería un asunto rutinario, si no fuera porque hablamos del segundo escritor fantasma que trabaja para el mismo proyecto. El antecesor del protagonista murió… y al parecer, en circunstancias sospechosas.

Durante la redacción del texto, Ray conocerá a Ruth (Olivia Williams), la esposa de Adam, y a Amelia (Kim Cattrall), la asistente del susodicho.

Las cosas se complican cuando Adam es acusado por crímenes de guerra durante su gestión como primer ministro de Inglaterra, al tiempo que el escritor fantasma comienza a descubrir cosas sospechosas sobre el pasado de Adam que se relacionan con el anterior escritor fantasma.

El manejo del suspenso por parte de Polanski es impecable; eso sí, todo ocurre a un ritmo lento, muchos podrán calificar esto como algo negativo, pero en realidad es un tiempo de cocción perfecto.

A lo anterior habrá que añadir: grandes actuaciones y una idea argumental redonda de principio a fin, combinación que da como resultado una excelente cinta; si el final gusta o no, eso es harina de otro costal, pero la gran capacidad de Polanski para forjar grandes obras es indudable.

 

 

Comentarios