Sonido del futuro, respuesta al cambio climático

lunes, 15 de noviembre de 2010

MÉXICO, D.F., 15 de noviembre (apro).- Con el título Sonido del futuro, Philip von Reutter, escribió y musicalizó una puesta en escena emblemática de la lucha por la conservación del medio ambiente.

El proyecto lo estrenó en 1992, pero ahora lo levantó con un elenco de jóvenes cantantes, quienes integran la compañía Canto en Movimiento, e intervienen reconocidos músicos como Mily y Miguel Bermejo, Hugo Huesca, Margarita Bauche y Jimmie Nichol. Lo novedoso es que se efectúa una mezcla y masterización realizadas en colaboración con  el maestro Eduardo Domínguez, uno de los más importantes creadores de música electrónica en México.

Sonido del futuro se presentará del 29 de noviembre hasta el 14 de diciembre en cinco foros del Distrito Federal: el Centro Cultural de la Diversidad, las casas de la cultura “Jesús Reyes Heroles” y “Benemérito de las Américas”, así como en los teatros del barrio de Santo Domingo y “Carlos Ancira”

Según Von Reutter, la selección de estas fechas no es accidental, pues, refrendando la vocación que le dio origen, Sonido del futuro se presentará de manera paralela a la realización de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP16), la cual se celebrará en Cancún en esas fechas.

A través de este musical de ciencia ficción, inspirado en la leyenda de Orfeo, los artistas que participan expresarán su posición frente al problema ecológico y la falta de respuestas frente a la gravedad de la situación.

Así, la compañía Canto en Movimiento se suma a las diversas acciones que en México se preparan para alzar la voz con motivo de la COP16, “ya que es un evento de suma importancia donde se decidirá el futuro del planeta en cuestión ambiental, encabezando con este esfuerzo independiente un movimiento artístico contra la crisis climática”.

Von Reutter afirma que “al ritmo en que la estamos destruyendo, la naturaleza nos marca un periodo máximo de medio siglo para prevenir un desastre ecológico; sin embargo, la prioridad de nuestros gobernantes es la salud de la economía mundial”.

Canto en Movimiento es un grupo independiente formado por  jóvenes cantantes que buscan, a través de la música y el teatro, transmitir un mensaje de conciencia y armonía con el medio ambiente.

Desde su creación en 1991, se ha caracterizado por  tener dentro de sus filas a  gente comprometida con la música y con una nueva forma de hacer teatro musical, basado en la colaboración reciproca de todos sus miembros y en el continuo aprendizaje de nuevas  formas de expresión.

Lo integran Ivonne Barbosa, David del Ángel, Roberto García, Malú Hernández Castro, Adryana Marroquín, José Alfredo Reza, Jenny Silva Torres, Carlos Sánchez, Dalila Sotelo.

Von Reutter nació en Boston, Massachussets, y llegó a México a la edad de seis años. Aunque ha vivido en varias partes del mundo, ha mantenido lazos con México durante toda su vida. Es egresado de la Wesleyan University Connecticut, donde estudió la carrera de música, bajo la dirección de Richard Winslow, quien lo introdujo en las teorías y las técnicas de composición de John Cage.

Bajo la supervisión de Ralph  Pendleton, el director teatral de la Universidad de Wesleyan, compuso  la ópera Prometheus bound, la cual fue el primer papel protagónico del  heldentenor William Cochran.

Se especializó en técnicas de progresiones armónicas de composición en la Boston University. En 1965 se trasladó a Roma, para estudiar piano y composición con Tina Ferrara, hermana del  gran director de orquesta Franco Ferrara, quien entonces fungía como director del Conservatorio Santa Cecilia.

También trabajó en la industria cinematográfica italiana. En 36 películas como actor en todo tipo de roles con figuras como Elizabeth Taylor, Marlon Brando  y Robert Mitchum. Fue el primer estadunidense  aceptado en el Centro Sperimentale di Cinematografia, donde  Luchino Visconti personalmente dirigió su prueba cinematográfica y aprobó su audición teatral como Hamlet. Pero decidió cortar definitivamente con el cine  para retomar su verdadera vocación que es el Teatro Musical.

En México, en la década de los setenta,  estrenó su ópera pop Orfeo 2000, dirigida por Julio Castillo en el Teatro Lírico, con Fernando Allende y Mónica Miguel en los papeles protagónicos. Esta experiencia lo llevó a  explorar nuevos caminos en el teatro musical colaborando con varios grupos como La Mamma, de Nueva York, en colaboración con William Elliot, su entonces director musical. Durante varios años ha desarrollado proyectos tanto en México como Europa.