Ricky Martín: la homosexualidad, un regalo de la vida

martes, 2 de noviembre de 2010

MÉXICO, DF, 2 de noviembre (apro).- El cantante boricua Ricky Martin expone en Yo, su libro autobiográfico que hoy salió a la venta en Puerto Rico, su tierra natal, la lucha que libró durante años contra sí mismo para admitir su homosexualidad.
El cantante confiesa, abiertamente, que “desde que tengo recuerdo he sentido una atracción muy fuerte por los hombres y, aunque puedo decir que también he llegado a sentir atracción y química con mujeres, es el hombre el que en las últimas despierta en mí lo instintivo, lo animal”.
    Enrique Martín Morales describe paso a paso su relación familiar, el comienzo con el grupo Menudo, la etapa en México o su lucha por lo latino en Estados Unidos, pero es la batalla interior por aceptarse como gay lo que ocupa gran parte de las 292 páginas del libro.
    “Ya no podía vivir más sin enfrentarme a mi verdad. Por eso sentí la necesidad de acabar con un secreto que llevaba guardando demasiados años: tomé la decisión de revelarle al mundo que acepto mi homosexualidad y celebro este regalo que me ha dado la vida”, dice en la introducción refiriéndose a lo que publicó en Internet el 29 de marzo pasado.
    Ricky Martin deja claro, sin embargo, que perdió la virginidad con una mujer en su etapa del grupo musical Menudo, que se ha acostado con muchas féminas y que, incluso, vivió una etapa de “ser el más macho” de todos.
    El cantante latino, de 38 años, revela en el texto que luego de reconocer su homosexualidad se siente más fuerte y libre que nunca, en una introducción en la que destaca como los hitos de su vida la etapa de Menudo, el éxito de “Livin la vida loca”, su primer viaje a la India y el nacimiento de sus hijos Matteo y Valentino.
    Al reseñar su adolescencia, que coincide con Menudo, hace la primera revelación de carácter sexual en el capítulo “De niño a hombre”, cuando explica --sin dar detalles-- que tuvo su primera relación con una mujer forzado por el entorno de la banda musical.
    El astro boricua asegura que en esa etapa descubrió “la sensación tan intensa que puede llegar a traer el sexo entre un hombre y una mujer”, que siguió experimentado cuando vivió en México cinco años.
    De México destaca a una mujer a la que denomina su “Coco Channel”, personaje que la prensa puertorriqueña identifica con la presentadora mexicana Rebeca de Alba.
    Es en el capítulo “Al encuentro del destino”, donde tras asegurar que salió con todas las mujeres que se cruzaban en su camino, ya fueran “solteras, casadas, viudas y divorciadas”, reconoce, sin grandes detalles, que tuvo relaciones con hombres.
    “En el transcurso de esos años también tuve algunos encuentros con hombres, claro, eso también formó parte de mi experimentación, pero nunca fueron relaciones que perduraran o que marcaran mi vida de ninguna manera importante”, relata Martin.
    Así, llega a tener una relación con un locutor de radio de Los Ángeles, con “la mirada más hermosa que nunca había visto” y por el que pensó en dejarlo todo para irse a vivir a cualquier parte del mundo juntos.
    Sin embargo, la relación no cuajó y dio paso a una crisis de identidad de la que trató de salir con un viaje a la India.
    En su autobiografía, Martin hace énfasis en la defensa que ha hecho durante años de lo latino en Estados Unidos, luego de rememorar cómo le reprochaban su acento y explicar el escaso conocimiento que aún en la década de los noventa había en ese país sobre América Latina y sus particularidades nacionales.
    El cantante habla en el capítulo de “Paternidad” del proceso que llevó al nacimiento de Matteo y Valentino, tras elegir la opción de lo que denomina “maternidad subrogada”.
    El libro se cierra con una especie de conclusión titulada “Mi momento”, en donde confiesa: “En el fondo, yo siempre he sabido que soy gay, sin embargo, me pasé años y años tratando de ocultármelo a mí mismo”.

Comentarios