Crónica de Narnia 3 se estrena en México

lunes, 29 de noviembre de 2010

MÉXICO, D.F., 29 de noviembre (apro).- El largometraje Las crónicas de Narnia: la travesía del viajero del alba, de Michael Apted, basado en el tercer libro de los siete que conforman la serie de novelas del autor inglés Clive Staples Lewis (1898-1963), se estrenará en México el próximo 3 de diciembre en tercera dimensión (3D) y siete días después en la pantalla normal, de 35 milímetros.
Las crónicas de Narnia fueron publicadas entre 1950 y 1956 y son consideradas uno de los trabajos literarios más perdurables y creativos. Esos libros de Lewis han vendido cerca de un billón de copias en 50 idiomas distintos.
La película basada en el primer libro, Las crónicas de Narnia: el león, la bruja y el ropero, se convirtió en una de las más taquilleras de 2005. En el 2008 se presentó el segundo filme, Las crónicas de Narnia: el príncipe Caspian, uno de los más grandes éxitos de ese año.
El realizador Michael Apted, cuyos múltiples créditos incluyen la película de James Bond The world is not enough (EL mundo no basta), así como los premiados Gorillas in the mist (Gorilas en la niebla) y Coal miner’s daughter, dirige esta nueva entrega.
Entre los miembros del reparto de las dos primeras películas que regresan, se encuentran Georgie Henley, como Lucy Pevensie, y Skandar Keynes, como Edmund Pevensie, mientras que Tilda Swinton hace una memorable reaparición como “La bruja blanca”.
De la segunda película, Ben Barnes repite su papel de Caspian. El joven, procedente de Londres, Will Poulter interpreta a Eustace, el insoportable primo de Lucy y Edmund. El cómico británico Simon Pegg es la voz de Reepicheep, el valiente ratón espadachín, y Liam Neeson regresa como la voz del todopoderoso gobernante de Narnia, Aslan el León.
Publicada en 1952, La travesía del viajero del alba, es una espléndida aventura episódica. Los dos hermanos mayores Pevensie no se encuentran. Peter está estudiando para sus exámenes universitarios de admisión. Susan está de vacaciones en Estados Unidos. Los dos más pequeños, Lucy y Edmund, están de visita en el hogar de un pariente que vive cerca de Cambridge, durante la guerra en Inglaterra, alrededor de 1943.
El reto más grande que Lucy y Edmund tienen es lidiar con su insufrible primo Eustace Clarence Scrubb hasta que los tres jóvenes se topan con una pintura de El viajero del alba, un majestuoso buque de vela, cuya apariencia fue inspirada por dragones (La proa representa la cabeza de un dragón; la popa su cola; y las alas adornan el estribor y el babor).
El lienzo repentina e inexplicablemente cobra vida, inundando la sala y sumergiendo a los adolescentes antes de transportarlos al Océano Este de Narnia, donde son rescatados por el Rey Caspian y su tripulación, que navegan a bordo de El viajero del Alba, el mismo navío de un solo mástil representado en la obra de arte.
Edmund y Lucy están fascinados por estar de regreso a la tierra que alguna vez gobernaron como el Alto Rey y Reina; Eustace, que nunca deja de lloriquear y nunca antes había estado en este mundo, está mucho menos entusiasmado. El trío pronto se entera de la razón por la cual el viaje de Caspian se dirige al este. Está cumpliendo un juramento para encontrar a los siete Lores de Telmar perdidos, los mejores amigos de su padre, quien fue asesinado.
Su viaje los lleva a cinco islas, cada una de las cuales le presenta a la tripulación del buque inesperados peligros y aventuras, además de que cada una tiene su propio secreto, misterioso y tentador. Caspian y sus hombres descubren la existencia de una maléfica neblina verde que tiene poderes para secuestrar no sólo los cuerpos de las personas, sino también sus mentes.
Un sabio y anciano mago, Coriakin, le explica a Caspian y a los Pevensie que para romper este hechizo mortal deberán encontrar los siete Lores y recuperar cada una de las espadas que Aslan les regaló para proteger Narnia. Una vez recolectadas y colocadas sobre la mesa de banquetes de Aslan, las espadas les otorgarán poderes para derrotar a la niebla y a la Bruja. Sin esta unión de las siete espadas, ellos y Narnia serán destruidos.
Después de haber adaptado su tercer libro de Narnia para la pantalla grande (con su antiguo socio Christopher Markus y con Michael Petroni), el guionista Stephen McFeely indica que “el aspecto más desafiante al momento de haber escrito el guión, fue mantener la esencia sumamente individual de las aventuras que se presentan en cada isla, sin permitir que la película se volviera muy episódica”
Señala que al hacer el guión pensaba que este filme debería sentirse como parte de los dos que le precedieron, como una épica Narniana unificada, pero que, al mismo tiempo, introdujera tierras, especies y cuestiones que no se había visto en las historias previas.
Michael Apted, el nuevo director de la franquicia, ha contado que se sintió atraído al proyecto porque, “la película es acerca de dos viajes simultáneos:
“Uno es una aventura a través de océanos desconocidos y peligrosos, y el otro es hacia ellos mismos, conforme crecen hasta que alcanzan la adultez. Cuando derrotan a las fuerzas del mal que se topan en el camino, aprenden a lidiar con tentaciones, y, al hacerlo, encuentran su verdadero carácter. Eso es lo que aprenden en Narnia Así que al final de nuestra historia están listos para partir y seguir con sus vidas. Ese es el tema universal que Lewis nos presenta en su libro”.
Dice que, “aunque fueron leales al espíritu, emociones y personajes del libro, hicieron algunos ajustes necesarios para llevar la historia de Lewis a la pantalla”. Apted explica: “En el libro, el hilo conductor narrativo gira en torno a la búsqueda de Caspian de los siete Lores, pero en la película la misión tiene que ver con la búsqueda de las siete espadas. La amenaza de la niebla verde, como se representa en nuestra película, no se toca en el libro, aunque sí aparece en un libro subsecuente”.
“En el filme, la búsqueda de las siete espadas está ahí para reforzar el propósito del viaje de Caspian a los rincones del mundo”, explica el productor ejecutivo Douglas Gresham.
Gresham, quien es hijastro de C.S. Lewis, ha hecho una misión de vida: llevar los libros de Lewis a la pantalla grande. “El motivo de las espadas en la película es un complemento a la línea narrativa del libro que aborda los siete Lores de Telmar, y se agregó para ayudar a que avance la historia para mantener al público fascinado”.
Los realizadores también fueron muy cuidadosos en mantener la integridad temática del libro.

mr

Comentarios