"Ella y el candidato" no es sobre Peña Nieto: Girault

martes, 7 de diciembre de 2010

Una publicidad inesperada le llueve de manera gratuita al cineasta Roberto Girault apenas concluido el rodaje de su segunda cinta de ficción Ella y el candidato, acerca de la vida matrimonial de un presidenciable mexicano ambicioso que los medios han comparado con Enrique Peña Nieto y su esposa, lo que él niega. 

MÉXICO, D.F., 7 de diciembre (Proceso).- Es sólo una coincidencia que el actor y el personaje de la película Ella y el candidato se parezca al gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, según su director Roberto Girault, quien asegura no conocerlo y que nadie le ha pedido rodar una historia sobre el priista y su ahora esposa la actriz de Televisa Angélica Rivera, conocida como La Gaviota.

Seguro, enfatiza:

“No hubo intención de que nos pareciéramos. Si la gente lo quiere ver así, como la historia de Peña Nieto, que lo piense. Cuando vean el largometraje comprobarán que no es así.” 

Sin embargo, no le incomoda ni le molesta que así se identifique al largometraje, financiado casi en su totalidad (80%) por el artículo 226 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (Eficine), donde participan empresas como Grupo la Moderna, Banco del Bajío, Lala, Bimbo y Flexi. El otro 20% de los 20 millones de pesos de Ella y el candidato fue capitalizado por un fideicomiso, compuesto por varios “empresarios”, cuya identidad se reserva el cineasta:

“El artículo 226 exige que un 20% sea capital de riesgo y lo juntamos a través de varios empresarios que nos apoyan y entraron al fideicomiso; pero no te puedo decir sus nombres, perdón.”

–Que no diga los nombres, ¿no se puede mal interpretar?

–No sé si se mal interprete o no, pero ya es una cuestión personal de ellos. Perdón, pero no puedo dar nombres.

–¿Son sólo empresarios o también hay políticos?    

–Son sólo empresarios, no hay ningún político metido en ese fideicomiso.

–Si Peña Nieto no está detrás de Ella y el candidato, ¿por qué el personaje de Luis Fernando Gramma, interpretado por el actor Héctor Arredondo se parece tanto al gobernador mexiquense? (ver sitio http://www.imcine.gob.mx/provocar-polmica-con-su-candidato.html).

–Sí se parece. Pero nunca lo he tratado, nunca ha habido un acercamiento de él hacia nosotros. Que el candidato se parezca y el actor se parezca a Peña Nieto es casualidad. Yo me percaté de eso porque en el rodaje me lo señalaron, pero ni en el casting me fijé... 

“Se ha corrido mucho el rumor por el título Ella y el candidato, y qué pareja en la política está ahora en boca de todos, la de Peña Nieto y La Gaviota. Pero el final de la película no creo que le guste a Peña Nieto, ni a otro político.”

Girault es un joven director de cine que aparte de haber estudiado derecho, cursó producción, guionismo y dirección cinematográfica en Canadá, en Vancuver Film School del 2002 al 2003. Su primer largometraje, El estudiante, en 2009, estuvo 19 semanas en cartelera.

 

Trama “apolítica”

 

La idea surgió de Olivia Núñez. El guión lo trabajó el mismo Girault:

“Se trataba de abordar una inquietud política a través de una historia romántica para dejar un mensaje en el aire: regresar a la verdadera vocación de los políticos, o lo que nosotros vemos como la verdadera vocación política que es el servicio al pueblo, que están allí para servir a México.”

Manifiesta que el objetivo nunca fue crear una película política, “de hecho es bastante apolítica”. Acentúa:

“El centro es una historia romántica que se maneja en un entorno político. Es la historia de un candidato del Partido Progresista Autónomo quien compite por segunda vez para la presidencia, pero ahora no quiere perder, no piensa perder. Es tanta su ambición, sus ganas de ganar, que hasta él mismo traiciona sus ideales.”

La cinta se maneja en tiempo presente y se incluyen flashbacks para narrar cómo se conocieron el político y su esposa. A decir del director, se titula Ella... porque todo es contado desde el punto de vista de la chica (Lorena) un personaje que da vida la actriz Rocío Verdejo. Adelanta que en esas escenas se aprecia cuando van a comprar la argolla matrimonial y graban una frase al anverso de sus anillos: Primero tú.

 “En el discurso que ofrece al final, el candidato hace una analogía entre primero tú, la esposa sabe que se refiere a ella y el público lo entiende como si fuera México. Es una analogía entre el amor que debe de haber entre el político y la patria, y el amor que debe haber entre el esposo y la esposa. Más o menos es así como quisimos concretarla.

“El largometraje les quiere decir a los políticos: primero México. El pueblo le da el poder, pero se les olvida que tiene una gran responsabilidad con eso.”

–En ese sentido, ¿la película no es una fuerte crítica a los políticos?

–La verdad, es un largometraje apolítico. No hay nombres, ni apellidos, nada. Sé que la van acabar relacionando con Peña Nieto o con Cuauhtémoc Cárdenas porque va por segunda ves a la candidatura. O con Andrés Manuel López Obrador...

“Quizá a través de personajes como el abuelo tío sabio, quien da mensajes muy conservadores, la liguen como un filme de derecha. Hay colores como los del Partido Convergencia, pero nada qué ver. La cinta no critica al político, pero quizá sí la forma de hacer política, la forma de perder el piso, ensordecerse y olvidarse de servir a México. Existen muchos tópicos en la película que la gente va a ligar quizá con cierta noticia o con algo que pasó en la historia de México.”

 

Candidato “galán” 

 

Roberto Girault abunda en que Ella y el candidato “no es un documental sobre cómo se hace la política en México”, sino que “sólo cuenta la historia de un hombre que se pierde en el camino y eso puede pasarle a mucha gente”.

–Si en el rodaje le señalaron que el personaje principal de Ella y el candidato se parecía a Peña Nieto, ¿no intentó cambiarlo?

–No le afectaba al largometraje, al contrario, la caracterización que traía Héctor Arredondo era lo que yo estaba buscando. Bueno, primero busqué un buen lenguaje cinematográfico en todos sentidos y escogí a Héctor por su actuación, su caracterización. Es un chavo que lo puedo presentar joven o viejo; es galán, apuesto, buen actor y cuenta con buena presencia. Se le cree que pueda ser un candidato y sobre todo por su capacidad histriónica.

“También me comentaban de que en la cinta hay los mismos colores del Partido Convergencia o los de Acción Nacional, pero los elegimos porque se ven bien en cámara. Hay todo un lenguaje cinematográfico atrás.”

–¿Por qué un candidato galán?

–Por estética del filme. Peña Nieto es galán, Marcelo Ebrard no es de mal ver, Adolfo López Mateos creo que era muy galán.

–¿Película de derecha?

–Tampoco. Si es de derecha o de izquierda no importa, lo que cuenta es realizar una historia conmovedora, que le llegue al público, que deje reflexiones, para bien o para mal. 

“Quizá es costumbrista y conservadora, pero también tocamos temas fuertes, de izquierda. El tío de la esposa del candidato es como el señor romántico, desea regresar a la óptica de los clásicos, a esas buenas costumbres del México de antaño. Quiere regresar a ese romanticismo.

“A El estudiante por ejemplo se le tachó mucho de conservadora y derechista; a veces mojigata, por la crítica, pero al público le gustó.”

El guión fue escrito entre finales de 2009 y principios de 2010. Se rodó en agosto y septiembre pasado, casi totalmente en el Distrito Federal, una parte en León, Guanajuato, y otra, en Cuernavaca. Con el proyecto, Girault intentará captar las nuevas generaciones, “a los universitarios y jóvenes ejecutivos. Los jóvenes se van a identificar mucho (pues) creen que todavía puede haber políticos que pongan primero a México ante sus aspiraciones personales”.

La cinta aún no cuenta con distribuidor, pero su estreno está programado “en agosto o septiembre de 2011”, cuando apenas se vayan a destapar los candidatos de los partidos políticos para la contienda 2012.

–¿Su película beneficiará a Peña Nieto?

–No me preocupo por el desenlace de la cinta. He tratado de ser cuidadoso en no reflejar la historia de nadie, ni de reflejar una tendencia, por lo mismo no habla de políticos sino de política, que es diferente.

El actor Héctor Arredondo duda de su similitud con Peña Nieto, “pero la gente lo ve así porque es de los pocos candidatos a la presidencia relativamente joven”.

–¿No le importa que lo relacionen?

–Lo van a relacionar. Al inicio, me compré varios libros de política para ponerme al tanto y uno de ellos fue Si yo hubiera, el cual habla acerca de la carrera de Peña Nieto y como ha quedado con este contubernio con Televisa, por ahí empecé a ver como que podía existir la posibilidad de que la gente me relacionara por una u otra situación, por el copete que tal vez sea algo parecido, pero no me importa porque cuando se vea la película verán que no tiene nada que ver con él.

Espera que no se efectúe una propaganda al político con el filme, “de toda la que tiene”, ni sabe si los responsables de la cinta “trataron de crear picazón con el público para que acuda a las salas”. Aclara:

“A mí particularmente no me gustaría hacerle una campaña a Peña Nieto. Yo no votaría por él.”

 

 

Comentarios