"Contracorriente", sobre las vivas de Juárez

domingo, 21 de febrero de 2010
La película Contracorriente (2005), de Rafael Gutiérrez y Elisa Salinas, y adaptación de Vicente Leñero de la novela Mujer alabastrina, del chihuahuense Víctor Bartolí, “trata de recordarle al público y a las autoridades que Ciudad Juárez es una urbe donde la gente hace todo lo posible por subsistir y no merece un tratamiento como el que le están dando de ciudad del crimen”. A dos días del estreno (Corazón Films la lanzó el viernes 19 con 80 copias), Gutiérrez platica a este semanario que los habitantes de Ciudad Juárez no son los autores de lo que pasa, “es producto de una inseguridad completa”. Rememora: “Así le pasó a Reynosa, Tamaulipas, en su tiempo, y a Culiacán, Sinaloa, en su tiempo, en fin, y el gobierno es incapaz de responder ante eso. Es decir, Juárez es paraíso de criminales porque la autoridad no existe. “En Contracorriente se ve que si la autoridad no existe, el machismo es imperante y las mujeres no tienen para dónde hacerse. Pero ellas viven allí y muy probablemente su destino sea ser muertas de Juárez.” El largometraje trata sobre tres mujeres jóvenes de clase popular que viven, sufren y se divierten en Ciudad Juárez y sus inmediaciones. Ellas son Chuya, Cata y La Güera. Chicas semejantes entre sí por su origen y su condición, aunque cada una tiene su entorno propio, su familia, su personalidad, las tres pertenecen al universo de las “Muertas de Juárez”, pero la tragedia de éstas apenas las roza. Los papeles principales son interpretados por Dolores Heredia, Silvia Navarro y Ana Claudia Talancón. También actúan Sergio Basáñez, Rafael Inclán, Ofelia Medina, Héctor Suárez y Héctor Suárez Gomis, entre otros. El realizador Rafael Gutiérrez explica que Bartolí escribió la novela en 1985 e hizo una edición de autor en 1998, y la conoció, igual que Salinas, hasta 2002: “Cuando el autor escribió la historia, no estaban las ‘Muertas de Juárez’, pero sí era muy fuerte lo de las maquiladoras. Leñero actualizó todo. Es una novela muy larga y sólo tomó la parte más interesante, y la hizo guión y decidió incluir las ‘Muertas de Juárez’, pero no es lo central.” Espera que Contracorriente ponga a discusión a las muertas para defender a las vivas: “Debería ser la manera en que esta sociedad respondiera diciendo: ‘Así viven y no queremos que se mueran’.” –Se destaca en varios medios que su película es comercial. –Creo que sí tiene un corte comercial, no lo oculta, pero también contiene un sentido profundo y un conocimiento profundo. Obviamente nos interesa que la gente la vea. Los actores, porque es un elenco enorme, no se involucraron porque era un guión comercial, sino porque era un buen guión. “Además, traemos el estigma de que venimos de televisión y hacemos telenovela, y no tenemos nada que ver con el cine. Pero vean la película para que observen que el melodrama no es nada más telenovela.” Informa que el estreno de Contracorriente se retrasó porque la distribuidora anterior, Decine, la quería sacar con 15 copias, “y no hicimos todo este esfuerzo para que la gente no la viera, para que pasara en tres salas, y nos metimos en un pleito que se resolvió en diciembre pasado”.