El grupo Elefante y su concierto en apoyo a Haití

martes, 9 de febrero de 2010

MÉXICO, D. F., 9 de febrero (apro).- Después de dos años de no presentarse en la Ciudad de México, el grupo musical Elefante ofrecerá el próximo viernes 12 un concierto en el Salón 21, ubicado en Polanco de esta metrópoli, en beneficio de los damnificados por el terremoto en Haití.
    Ahis-Flais (teclados y guitarra acústica), Jorge (voz), Rafa (guitarra eléctrica y armónica) y Gordito Tracks (bajo) explican que su larga ausencia en el Distrito Federal obedeció a que se encontraban de gira internacional que abarcó 20 urbes.
En su reaparición, dicen, ofrecerán canciones que formarán parte de su próximo disco.
    A pesar de sus múltiples ocupaciones, el grupo no es ajeno a lo que pasa en el mundo y en su próximo concierto instalarán un centro de acopio para ayudar a los damnificados del sismo en Haití. “No puedes quedarte sin hacer nada”, dicen.
    Los cuatro integrantes señalan en entrevista que a nivel global están sucediendo muchas situaciones preocupantes, como crisis económicas, cambios severos del clima, en fin, por ello el recital se titula Contigo, “nos unimos con todos, sin el problema de las razas o los idiomas, porque todos somos iguales”.
    Recuerdan que siempre han deseado ayudar y comprometerse con todos, como lo han hecho con las muertas de Juárez.
    Les preocupa la situación de Haití y aunque hay mucha ayuda, opinan que ahora es cuando más se les debe de ayudar “porque lo duro y tupido siempre viene al quererse uno levantar de cualquier mala situación”.
    Destacan que no tienen una postura política porque “sólo creamos melodías con temas de amor y desamor porque la gente quiere olvidarse un poco de sus problemas, no obstante, las letras surgen con honestidad y las laboramos mucho para que haya calidad”.
    Su estilo lo describen como rock-pop.
    Elefante tiene 16 años y creen que es importante organizar conciertos porque el contacto es más real entre una banda y el público.
    Trabaja más en bares de México y España. Fue Joaquín Sabina, quien los invitó a subirse a “echar un palomazo” durante su actuación en el Auditorio Nacional en el 2000. Y desde allí surgieron más posibilidades de trabajar y fueron más conocidos.