El fenómeno Bigelow y su Zona de Miedo

lunes, 8 de marzo de 2010

MÉXICO, DF, 8 de marzo (apro).- A escasas horas de que se celebrara el Día Internacional de la Mujer, Kathryn Bigelow se convirtió el domingo pasado en la primera mujer en recibir el Óscar por mejor dirección con Zona de miedo (The hurt locker).
También produjo la cinta y la sorpresa fue que se llevó además la estatuilla por mejor película, la cual realizó con un bajo presupuesto, 11 millones de dólares.
Le ganó a Avatar, una súper producción de su exmarido James Cameron (quien en 1997 obtuvo los Oscares de mejor director y mejor filme por Titanic), ya que la tecnología para realizar la historia fue mandada a hacer especialmente en Japón.
En total, Zona de miedo obtuvo seis galardones de la Academia. Los otros son a mejor guión, mejor edición de sonido, mejor mezcla de sonido y mejor edición.
Avatar recibió, de nueve nominaciones, sólo tres, mejor diseño de arte, mejor fotografía y mejores efectos visuales.
Zona de miedo ha tenido un sinnúmero de preseas. Fue reconocida como mejor película y mejor reparto en los Premios Gotham, mejor actor (Jeremy Renner) en el Hollywood Film Festival, mejor director en el Hollywood Film Festival, premio Gucci en el Festival de Cine de Venecia, premio de los Derechos Humanos en Cine en el Festival de Cine de Venecia, mejor película por la Asociación de Críticos de Cine de Los Angeles, mejor director por la Asociación de Críticos de Cine de Los Angeles, mejor película por el New York Film Critics Circle y mejor director por el New York Film Critics Circle.
El filme narra el intenso día a día de un comando especializado en desactivar explosivos durante la guerra de Irak. La unidad de comando está al mando del impredecible y temerario sargento James (Jeremy Renner).
Su imprudente comportamiento hará que sus dos subordinados, el sargento Sanborn (Anthony Mackie) y el especialista Eldridge (Brian Geraghty) valoren seriamente el riesgo que corren en su trabajo y se planteen si realmente vale la pena continuar arriesgando su vida.
 Bigelow, nacida el 27 de noviembre de 1951 en San Carlos, California, también es guionista. Es hija de un directivo de una empresa de pinturas y una bibliotecaria. Estudió en la Universidad de Colombia y comenzó su carrera artística como pintora; incluso algunas de sus obras se expusieron en el Whitney Museum de Nueva York.
Luego mudal cine. Es miembro del grupo radical Art and Language y editó la revista teórica Semiotext.
    La cineasta está considerada como una directora atípica, porque sus temas de interés pertenecen al cine de acción, bien sea bélico, futurista, thriller e incluso de terror. Sus películas siempre han tenido el beneplácito de la crítica.
    Bigelow se dio a conocer con el largometraje de terror Near dark (1985). Después, en 1991, rodó Le llaman Bodhi.
Entre 1995 y 2002 realizó las películas Strange days, The weight of wáter y K-19 the widowmaker, donde dirigió a algunos de los más famosos actores como Ralph Fiennes, Harrison Ford, Juliette Lewis y Sean Penn.
    Estuvo casada con Cameron desde 1989 hasta 1991, con quien formó pareja artística en varias cintas.

Latinoamérica

El español Pedro Almodóvar y Quintin Tarantino entregaron el Óscar a mejor película no hablada en inglés al largometraje argentino El secreto de sus ojos, de Juan José Campanella.
    Argentina ya tenía un Óscar en esa categoría. Fue hace 25 años con La historia oficial, de Luis Puenzo.
    El secreto de sus ojos, basada en la novela La pregunta de sus ojos, de Eduardo Sacheri, la protagonizan Ricardo Darín, Guillermo Francella, Pablo Rago y Soledad Villamil. Es el filme argentino más exitoso de 2009, con más de 2 millones y medio de espectadores.
    La trama se sitúa en 1999, pero es contada en forma de recuento: en junio de 1974, cuando un agente de la justicia federal, Benjamín Espósito, empieza a investigar el crimen de una mujer brutalmente violada y asesinada dentro de su casa en un barrio de Buenos Aires. Su esposo, Ricardo Morales, queda devastado por la noticia.
     Ya en el Festival de Cine de La Habana, Campanella fue premiado por mejor dirección, actuación masculina (Ricardo Darín) y música original (Federico Jusid).