"El Cigala" y su deuda con México

viernes, 21 de mayo de 2010

MÉXICO, D.F., 21 de mayo (apro).- Diego, El Cigala, uno de los grandes intérpretes del cante jondo, quien se presenta en el Auditorio Nacional hoy domingo 23 de mayo, acompañado por su pianista cubano Ruvalcaba, expresa su amor por México y reconoce que tiene una deuda con nuestro país.

“A México lo quiero mucho, fue uno de esos países que se me brindó con los brazos abiertos y para mí es como una segunda patria, pues de ahí en adelante pude llegar a toda Latinoamérica. Yo a México le debo mucho”, afirma El Cigala en una conversación telefónica desde Madrid, España, que sostuvo con la agencia Apro.

El Cigala es un apodo que me viene de unos amigos con quienes yo comencé a trabajar y cantando, los Hermanos Losada, ellos me pusieron cigala porque era yo muy inquieto, nervioso, siempre andaba yo de un lado a otro. Me movía más que los precios... El cigala es como un crustáceo, es un molusco; como la langosta, pero más chica”, afirma desde la capital española.

         “Nací en Madrid, pero mi padre era andaluz, de Granada, y mi madre cantaba como los propios ángeles, hermana de Rafael Salinas. Yo soy producto de una muy buena mezcla, nací en 1968, el 27 de diciembre.”

--Ante los cambios que ha existido en el flamenco, ¿existe hoy algún cantante más grande que Camarón de la Isla?

--¡No, Camarón ha sido el más grande, hombre! Hasta ahorita no ha salido nadie que pueda hacer sombra al Camarón.

--¿Quizás El Cigala...?

--Bueno, eso dicen.

--¿Qué mujeres cantaoras le agradan más?

--Remedios Anama me gusta muchísimo.

--¿Guitarristas?

--Diego El morao.

--¿Qué cambios detecta en el neoflamenco?

--Hay muchísimos, sobre todo en el sonido de la guitarra, pues ya es otra cosa la manera en que se tocaba antes al estilo de Sabicas, El niño Ricardo, por ejemplo. Ya no se toca así, hoy se toca con mucha mayor limpieza, con mejor técnica y con mucha más armonía. Incluso veo ya una gran diferencia entre tocar música clásica y el flamenco, en armonías y en sonido general la diferencia es bastante.

--¿Cómo cuida su voz El cigala?

--Yo no fumo tabaco.

“Y fumo muy poquito, un cigarro o dos, pero suelo dormir mucho para estar bien de la voz siempre, mi secreto es cuidarme a lo máximo, no hago ningún ritual, sino dormir bien, descansar y está.”

--Cuéntenos algo acerca de su nuevo álbum de tangos que acaba de grabar en Argentina.

--Cierto, ya lo hemos terminado de grabar en  Buenos Aires, contiene una serie de tangos todos clásicos, de toda una vida: Carlos Gardel, Roberto Goyeneche, Julio Sosa, etcétera, pero ahora en la voz de El cigala.

“Hemos hecho maravillas en el CD con un grupo que incluye a Néstor Marconi y Andrés Calamaro. Va a ser un disco muy bonito. Para mí, la música afrocubana, el tango y el flamenco son músicas del alma de verdad, con ellas no tienes que investigar mucho, ¿verdad? Creo que la música afrocubana y el tango son lo mismo, me he encontrado muy a gusto haciendo mi versión en ambas, sobre todo ahora con el tango, donde no siento nostalgia irme por bulerías. Casi las adivino...”

--¿Será parecido el CD de Diego El Cigala en tango a lo que hace algunos años realizó la cantante española Martirio con sus propias versiones de tango flamenco?

--No, son otra cosa, no tiene nada que ver. No me gusta lo que ha hecho Martirio ni Kiko Veneno de rock en flamenco. No soy de eso, no lo haría; respeto el jazz pero no haría cosas que pudieran resultar contraproducentes para el flamenco.

--¿Cómo se siente en esta nueva visita a México?

--Estaremos el 22 de mayo en México y cantaré el domingo 23 en el Auditorio Nacional, hacía tres años que no visitaba tu país.

“Yo a México lo quiero mucho, fue uno de esos países que se me brindó con los brazos abiertos y para mí es como una segunda patria, pues de ahí en adelante pude llegar a toda Latinoamérica. Yo a México le debo mucho. Me gusta mucho, también la música ranchera, pronto voy a grabar con Óscar de León un tema ranchero a ritmo de guaguancó, allá en México precisamente.”

Inmediatamente, con su peculiar voz y estilo, entona algunos versos de esa canción:

Vámonos, donde nadie nos juzgue...

Que no somos iguales, dice la gente,

que tú eres un canalla y yo soy decente...

--¿Cómo surgió esta idea?

--Óscar y yo somos amigos desde hace muchos años y se nos ocurrió grabar alguna canción muy bonita de José Alfredo Jiménez, en guaguancó. “Vámonos” va a quedar muy bien, mano...

“Nos veremos el 23 de mayo, les pido a todos mis amigos y fans mexicanos que vayan, pues la vamos a pasar muy padre.”

Comentarios