Joan Sebastian niega vínculos con el narcotráfico

jueves, 17 de junio de 2010

MÉXICO, DF, 17 de junio (apro).- El cantautor Joan Sebastian aseguró hoy que no tiene vínculos con el narcotráfico y que tampoco es  narcotraficante.

"No soy narcotraficante. Me resulta irrisorio y doloroso esto que está sucediendo, porque no es la primera vez que me señalan como narcotraficante”, dijo aún consternado por la muerte de su hijo Juan Sebastián Figueroa, el pasado sábado 12 en la ciudad de Cuernavaca, Morelos.

En conferencia de prensa efectuada en su rancho Cruz de la Sierra, ubicado en la carretera federal Cuernavaca-Taxco, el compositor recordó que en tres ocasiones han intentado involucrarlo con cárteles del narcotráfico.

La primera ocasión, recordó, fue cuando un grupo de amigos le propuso postularse a la gubernatura del estado de Guerrero.

“Les dije que sí y pedí que se hiciera una encuesta para conocer la reacción de la gente; sin embargo, a uno de mis amigos se le ocurrió invitar a más gente al proyecto, en esa parte invitó a un militante de otro partido y fue cuando se hicieron públicas mis aspiraciones”.

Al mes de conocerse sus intenciones políticas, una persona apodada El Jarocho declaró que Joan Sebastian y el entonces gobernador Sergio Estrada Cajigal pasaban aviones con droga para almacenarla en su rancho de Juliantla, Guerrero.

“Para los que no conocen mi rancho, los caminos son tan angostos que por ahí no cabe un tráiler, son empedrados”, dijo el cantautor, al señalar que las revistas amarillistas tomaron la noticia para vender más, “pero afronté con honor las acusaciones”.

Dijo que ante tal situación, optó por dejarlo todo en manos de las autoridades. Empero lamentó que los medios de comunicación no hayan difundido más sobre el caso, sólo Joaquín López Dóriga, quien informó que El Jarocho había declarado por segunda ocasión cambiando sus dichos.

“Seguí mi vida, di mi lucha, trabajando como un hombre de bien. Y el segundo intento de vincularme con el narcotráfico surgió cuando asesinaron a mi hijo Trigo Figueroa, a quien tuve por 50 largos minutos agonizante en mis brazos.

“No hubo nadie, ni policía alguno, que me auxiliara por los rumores de que era algo turbio; me quedé con la frustración de mi hijo muerto”, expresó.

Y esta es la tercera vez que lo vinculan al narcotráfico: “Sólo estoy esperando la sorpresa ante la confusión de las autoridades”, apuntó.

Sostuvo que nunca ha tenido necesidad de un guardaespaldas e incluso cuenta con un jeep descapotado “porque le gusta sentirse libre como el viento.

“No le temo a la justicia sino a la injusticia, aunque me apoyo más en la justicia divina y les reitero que no tengo miedo”.

Joan Sebastian confió a los medios que lo único que le da un poco de tranquilidad es que pudo hablar con sus dos hijos horas antes de que perdieran la vida.

Dijo que Juan recordó a Trigo: “Esa noche estuvimos platicando José Manuel, Juan Sebastián y yo, y nada me consuela más de estas dos pérdidas que las palabras de Juan al invitarnos a ser felices y sacar de nuestros corazones cualquier odio o sentimiento de venganza”.

Destacó que su forma de apoyar en la lucha contra el narcotráfico es generando empleos.

“Traigo 500 tipos armados, pero con picos, machetes y herramientas para labrar la tierra. “Tengo muchas propiedades porque he ganado dinero, empero no tengo vocación de narco ni tampoco pretendo la santidad”, puntualizó.