Creadores piden a diputados defender derechos de autor en Internet

miércoles, 2 de junio de 2010

MÉXICO, D.F., 2 de junio (apro).- La Coalición por el Acceso Legal a la Cultura, que agrupa a 36 organizaciones que representan a creadores artísticos y culturales de México y a las industrias culturales que difunden sus obras, presentó en la Cámara de Diputados una propuesta de iniciativa de ley para velar por los derechos de autor en internet.

El compositor Roberto Cantoral Zucchi, presidente ejecutivo del Consejo Directivo de la Coalición y coordinador general de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), destacó hoy más que nunca, el derecho de autor enfrenta retos nunca antes vistos debido a la proliferación del internet.

“Los tratados internacionales y nuestras leyes nacionales no han sido capaces de prever el devenir de este fenómeno que pone en serio riesgo al derecho de autor y al derecho conexo”, señaló.

La iniciativa, explicó, tiene como fin obligar a fabricantes de reproductores de música digital, como el MP3 o el IPED, a pagar un “derecho” y a los proveedores de internet, regular sus servicios para que los creadores puedan obtener regalías, que hoy en día están perdiendo antes las descargas ilegales.

“Para nadie es un secreto que las nuevas tecnologías, entre las cuales destaca el internet, han traído para la humanidad grandes beneficios, como es la difusión del conocimiento, afianzar la libertad de expresión, el fortalecimiento de la globalización, servir como herramienta complementaria en la educación, etcétera, pero también es innegable que estas nuevas tecnologías nos han traído grandes consecuencias, principalmente para la propiedad intelectual”, agregó.

El compositor explicó que acuerdo con el informe Creative economy 2008 de la Organización de Naciones Unidas, México es el sexto país exportador de cultura al mundo, “la misma que se encuentra amenazada por la falta de protección a los derechos de sus creadores”.

A decir suyo, “México será capaz de innovarse si respeta y protege la propiedad intelectual, patrimonio que ha permitido que nuestro país se ubique en un  sitio privilegiado en el escenario mundial”. E incitó a no permitir que “nuestra cultura se vea disminuida como consecuencia del incremento desmesurado de la piratería en sus diferentes modalidades y en el uso indiscriminado de las nuevas tecnologías”.

No obstante, se mostró positivo: “Estamos seguros que nuestras autoridades tomarán cartas en el asunto para que ello no ocurra. Y podamos consolidar el respeto al derecho de autor.”

Enseguida presentó una encuesta en torno a las descargas digitales ilegales por internet, efectuada por la empresa Ipsos MediaCT en 2009 en México, donde se muestra que en ese año se bajaron de la red 5,100 millones de canciones, más de 470 millones de videos musicales, más de 24 millones de películas, más de 16 millones de series de televisión, más de 1, 878 millones de imágenes protegidas y más de 25 millones de libros.

Alertó:

“Está situación, no sólo pone en jaque al estado de derecho en el país, sino que, pone en serio riesgo a la cultura mexicana. Pese a que, en las leyes de México, se reconoce el derecho por la copia privada de las creaciones intelectuales, este derecho no se cumple, a la luz de los datos aportados por Ipsos, que refleja una realidad desoladora para todos los creadores e industrias culturales de México.”

Argumentó que los creadores no pretenden inclinar la balanza a su beneficio:

“Buscamos, en esencia, un equilibrio basado en el respeto de los derechos de todos, esto es, usuarios, sociedad civil, industriacomprometida en el tema, creadores, etcétera, sólo así podremos generar una cultura de legalidad y de respeto”.

En un video de Ipsos una voz en off recalcó:

“La creación artística y cultural está seriamente amenazado por el avance tecnológico. Música, literatura, artes plásticas, cine, teatro, todos esos géneros se han convertido en una zona de libre acceso en donde basta una computadora o un programa para que millones de usuarios, de manera ilegal, bajen libros, videos, el arte en general. Entonces, se atropellan los derechos legítimos de sus autores, generando malestar social y desempleo.

“El problema es que hace falta un marco jurídico para que las ventajas de las innovaciones tecnológicas no sacrifiquen empleos, productividad y el derecho elemental de quienes se consagran a la creación artística y cultural.”

Actualmente, se estima que la industria del disco, el cine y la editorial, entre muchas otras, en conjunto registran pérdidas anuales por cerca de 13 mil millones de pesos.

 

Comentarios