Pierre Soulages en el Museo de la Ciudad

martes, 13 de julio de 2010

MÉXICO, D.F., 13 de julio (Proceso).- Con una atractiva exposición de Pierre Soulages proveniente del Centro Pompidou de París, se inició el pasado 9 de junio una nueva etapa para el Museo de la Ciudad de México, perteneciente al Gobierno del Distrito Federal.

Ubicado en una espléndida construcción del siglo XVIII de la autoría del arquitecto Francisco Guerrero y Torres (1727-1792), el museo inaugurado en octubre de 1964 ha carecido desde hace muchos años de una misión y un programa de actividades que sirva con eficiencia a la capital del país.

Hasta ahora se ha utilizado continuamente por los gobiernos perredistas de la capital para realizar actos políticos y de relaciones públicas, y carecido de un objetivo exclusivamente cultural; además de cerrarse sin ningún aviso en días hábiles, ha albergado exposiciones con temáticas tan diversas como la ecología, el arte y el Ejército Mexicano. 

El recinto, dirigido por Cristina Faesler desde 2007, se encuentra en proceso de reestructuración museística, que abarca tanto sus actividades como la remodelación. Conocida por su capacidad para integrar imaginarios populares y artísticos –en 2001 fue responsable del exitoso proyecto ABCDF Diccionario Gráfico de la Ciudad de México–,  la promotora ha desarrollado un acertado proyecto que incide en “oír hablar de la urbe, escuchar su historia y conocer el arte y la creación contemporáneos”. Interesada en competir con el entretenimiento que ofrecen los centros comerciales y concentrada en lograr que el museo se convierta en un lugar de encuentro de los “muchos intereses” que tienen los habitantes y visitantes del Distrito Federal, la curadora, además de generar un programa de exposiciones que integra el acervo del Museo de la Ciudad con  propuestas arquitectónicas de intervención urbana y exhibiciones de arte actual, se ha propuesto posicionar el recinto como uno de los principales recintos artísticos de la ciudad. 

Entre las estrategias para lograrlo, además del acondicionamiento del edificio que ha contado a la fecha con una inversión de 33.5 millones de pesos, Faesler ha promovido una colaboración didáctica y artística con instituciones francesas como el Centro Pompidou de París y el Museo de Bellas Artes de Rennes. Para inaugurar la primera etapa de la reestructuración museística, la promotora gestionó una espléndida exposición del francés Pierre Soulages que se presentó de octubre de 2009 a marzo de 2010 en el Pompidou.

Nacido en 1919 e integrante del grupo de creadores que definió la abstracción europea después de la Segunda Guerra Mundial, Soulages ha sido producto de una decidida y agresiva puesta en valor que lo ha definido como “el pintor vivo más grande de Francia”.  Presente ahora en el Museo de la Ciudad de México, el artista convierte al recinto en una interesante alternativa para la endogámica oferta museística del gobierno federal. (Continuará) 

 

Comentarios