Ana Bárbara conducía ebria, acusan familiares de la víctima

martes, 20 de julio de 2010

VILLAHERMOSA, Tab., 20 de julio (apro).- Familiares de Florentina Vázquez viuda de Tosca, quien murió en un accidente automovilístico en Cancún el pasado sábado 17, acusaron hoy a la cantante Ana Bárbara del percance por encontrarse “en completo estado de ebriedad”.   
    “Queremos dejar muy en claro que la responsable del percance que originó la muerte de nuestra madre es la cantante Ana Bárbara, cuyo nombre verdadero es Altagracia Ugalde Mota”, denunciaron Marisela, Marco Antonio y Ernesto Alonso Tosca Vázquez, hijos de la Florentina que este martes fue sepultada en Jalpa de Méndez, Tabasco, de donde era originaria.
    Señalaron que la cantante conducía su camioneta “en completo estado de ebriedad”, a más de 120 kilómetros por hora en plena zona turística de Cancún.
    “Arrolló a mi madre cuando un grupo de turistas estábamos cruzando la avenida Kukulkán, y mi madre, a punto de llegar a la banqueta, sufrió el brutal  impacto de la camioneta de la cantante”, indicaron.
 Los hijos de la víctima aseguraron que agentes de la Policía Vial Turística, turistas, taxistas y personas que a esa hora se encontraban en el lugar del accidente fueron testigos de los hechos.
    Asimismo, demandaron al gobernador Félix González Canto y a la Procuraduría General de Justicia de Quintana Roo pedir las copias de los videos de seguridad de plaza La Isla de Cancún, “donde está grabado el incidente y de ahí determine la culpabilidad de la vedette grupera avecindada en la ciudad de Cancún”.
    “Queremos dejar en claro que la familia Tosca Vázquez sólo exige justicia a secas. Nuestra batalla es porque se haga justicia y se castigue a la responsable de este homicidio. No queremos ni demandamos ni pedimos dinero. Sólo justicia y nada más que se aplique la ley”, puntualizaron.
    Además, exigieron que sean separados de sus cargos los agentes del Ministerio Público, se les investigue y se les aplique la ley “por haber dejado en libertad al supuesto chofer de Ana Bárbara horas después de que se suscitara el percance”, cuando la señora Florentina agonizaba.
“Es evidente el contubernio entre la cantante y los agentes del MP, que ni siquiera le practicaron al detenido el examen toxicológico,y que horas después fue dejado en libertad, en una actitud repugnante de corrupción alejada del mínimo concepto de justicia, derecho y aplicación de la ley; y por supuesto, nunca tomaron la declaración ni aceptaron la demanda de mi hermana Marisela, a quien por más de 10 horas la tuvieron esperando, en una actitud evidente y tramposa de táctica dilatoria, mientras sacaban de Cancún a la cantante responsable del accidente”, acusaron.
     Los hijos de Florentina Vázquez Mier y Concha, viuda de Tosca –de 79 años de edad-- solicitaron apoyo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), de la Suprema Corte de Justicia de la nación (SCJN), y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos “para que se haga justicia y aplique la ley a la responsable de este homicidio”, así como a sus “cómplices de la Procuraduría de Justicia del estado de Quintana Roo que estaban de turno en el Ministerio Público de la Zona Hotelera de Cancún y obstaculizaron por todos los medios la aplicación de la justicia”.     Diarios de Cancún informaron que, según testigos y taxistas,  doña Florentina fue atropellada frente a plaza La Isla de Cancún por una camioneta Senna, color blanca, con placas UVH-2086 de Quintana Roo, conducida por la cantante Ana Bárbara.
Sin embargo, en la Dirección de la Policía Turística, el perito Adán Chablé Santos cambió los hechos y puso en el dictamen que el conductor responsable fue José Jaime Gómez Munguía, con  consentimiento de Alfonso Cornelio, inspector de la corporación.
El periódico Respuesta, de Cancún, señaló:
“El perito recibió ‘bajo el agua’ 25 mil pesos por realizar el cambio de conductor y deslindar de responsabilidad a la cantante mexicana. Extraoficialmente se dio a conocer que en el Ministerio Público (MP), en menos de dos horas el agente Milton Gutiérrez le fijó una caución de 250 mil pesos por el delito de lesiones dolosas a José Jaime Gómez Murguía; además, en seguida desaparecieron la camioneta para que no la fotografiaran”.

Comentarios