Niega Oliva despilfarro en Expo Guanajuato

miércoles, 21 de julio de 2010

Los organizadores mismos de esta construcción que acaba de inaugurarse en Silao, Guanajuato, frente al Cerro del Cubilete, aceptan que es controversial. Varios de ellos, incluido el gobernador, Juan Manuel Oliva, explican pormenores de la obra y salen al paso de las críticas de inversión y de sentido conmemorativo, comenzando por una: ¿Hay algo que festejar?

MÉXICO, D.F., 21 de julio (Proceso).- Las fuertes imputaciones de que la Expo Guanajuato Bicentenario, un recinto monumental en 100 hectáreas de un costo de “mil millones de pesos”, es un despilfarro económico, no desgastan al gobernador panista de ese estado del centro-norte del país, Juan Manuel Oliva Ramírez, porque no lo cree.

“En absoluto”, recalca en entrevista.

Al contrario, se jacta de que Guanajuato, con la expo, “festeja” en grande los 200 años de la Independencia y los 100 años de la Revolución Mexicana.

Además, rinde tributo al Ejército Mexicano en un pabellón de la nueva y controvertida construcción que, según varios medios locales, ha costado mil 70 millones, mientras que otros informan de mil 73, e incluso que ha superado los mil 600.

Oliva Ramírez aclara que se han invertido mil millones de pesos en total en la obra, que estará abierta como expo para el Bicentenario sólo cuatro meses, del 17 de julio al 20 de noviembre.

En diciembre pasado se hizo público el costo de la megaconstrucción, donde se realizarán exposiciones y actividades artísticas y culturales, ubicada en Silao, frente al gigantesco Cristo Rey del Cubilete, insignia del movimiento cristero. Entonces inició toda una discusión, la cual en abril pasado subió de tono al conocerse el costo de la escultura La victoria alada, del arquitecto y escultor Ricardo Motilla Moreno, nada más y nada menos que de 39 millones 200 mil pesos, que estaría en el acceso principal de la expo, pero instalada finalmente en la parte posterior de las instalaciones, a un costado del área para niños.

Según los organizadores, la obra de bronce, de 20 toneladas y 14 metros de altura, “que será ícono de Guanajuato como lo es la Torre Eiffel de París”,  ya no se puso en la plaza principal porque ésta se hallaba terminada y la escultura iba a dañar el piso. En su lugar se colocó una réplica de otra, Fuego de la libertad, a un costado una fuente.

Entonces, diputados locales cuestionaron el costo de la estatua, la cual representa a una mujer joven que porta un vestido normal, dos alas, si bien de la cintura para arriba porta una armadura.

El diputado local del PRD José Luis Barbosa ha calificado la inversión como un derroche, y el senador priista Francisco Arroyo la considera “obra faraónica”. Para otro diputado local, Miguel Ángel Chico Herrera, también priista, la expo y la escultura “tienen tufo de corrupción y malos manejos”.

Varios diputados locales señalaron que la expo “es un negocio muy turbio y muy sucio”, y que con la escultura se violó la Ley de Adquisiciones porque no se puso el proyecto a concurso entre artistas guanajuatenses.

Para tratar de calmar las aguas turbias, Oliva Ramírez creó un fideicomiso y un patronato, integrado por empresarios.

Motilla Moreno fue contratado el 25 de marzo pasado. Y el empresario Juan Carlos Muñoz, presidente del fideicomiso, aceptó que la obra tenía un costo elevado, mas sólo argumentó que una escultura de esa magnitud se crea en un año, y como se haría en tres meses y medio, requería de más personal, más horas de trabajo y apoyos para la fundición, por lo que el precio por kilogramo aumentó. Y al congreso estatal –que le pidió un informe sobre el gasto de la gran figura– no le entregó la información, sólo a la Confederación de Cámaras Industriales.

La macroplaza de la expo también resultó de costo muy elevado: 227 millones 335 mil pesos.

 

Necesaria, una inversión

 

Se le recalca a Oliva Ramírez (quien después de la conferencia de prensa que ofreció en el Distrito Federal el martes 13 concedió 15 minutos a Proceso) si no es un derroche económico lo invertido en la expo.

–Se dice que incluso se ha gastado más dinero en la expo que en otros proyectos guanajuatenses.

–No es así. Mire, festejar el Bicentenario requiere de una inversión que de otra manera tampoco hubiéramos logrado. Es decir, no iba a estar este recurso para otro proyecto porque es recurso federal y es estatal.

“Es una obra que no será un desperdicio y nos permite festejar con dignidad 200 años.

“En este sexenio hemos construido 36 nuevas preparatorias y 23 nuevas universidades, y vamos por dos más, y la inversión total que vamos a lograr en seis años va a ser superior a los 65 mil millones de pesos en infraestructura y programas competitivos.

“La expo está costando mil millones de pesos y yo confío en los empresarios, confío en la transparencia, tan es así que nosotros dijimos: ‘No firmamos ningún cheque’, porque nuestro único interés es que ésta sea una fiesta para los mexicanos, y hay gente que ha decidido voluntariamente aceptar la invitación para administrar los recursos.”

A decir suyo, el monto gastado en la expo ha sido aportado por el gobierno estatal, aunque también hay recursos de la Comisión Federal del Bicentenario y 20 empresas privadas.

–También se habla de que se han gastado más de mil millones de pesos…

–No, no… no es verdad.

–Además, se ha publicado que ha descuidado la inversión en obra pública, ¿qué opina?

–No es cierto. Hasta el momento se han empleado 38 mil millones de pesos.

–¿Por qué enfatiza en “festejar” el Bicentenario, si historiadores han señalado que dada la situación del país, no hay nada que festejar?

–Yo respeto. Pero creo que México se merece optimismo. México nos reclama un ánimo constructivo como patria y como nación. Este suceso histórico coincide con nuestra existencia en este tiempo, 200 años. Somos la generación del Bicentenario y en consecuencia estamos obligados a conmemorar.

“El tema de conmemorar es significativo. Es vernos en el espejo del pasado para saber que tenemos raíces y para preguntarnos si hemos sido congruentes con esas raíces. Festejar también lo podemos hacer con obras y con acciones. Estamos en un punto central que nos motiva por ejemplo a qué queremos dejar en Guanajuato para festejar 200 años de libertad.”

Empieza a hablar, como si diera su informe, de la construcción de nuevos hospitales, universidades, carreteras, y regresa al tema:

“No es sólo festejar por festejar, es reconocer que tenemos principios y valores, pero también reconocer que estamos haciendo un trabajo y que debemos dejar un legado muy importante.”

–¿No son sólo obras para lucimiento por el Bicentenario?

–No. Yo respeto la libertad de expresión. No coincido que sean obras de relumbrón porque estamos cambiando la forma de hacer museografía en México con la expo.

 

Un lugar turístico

 

–¿Cómo se decidió construir la expo frente al Cristo Rey del Cubilete?, ¿fue a propósito?

–La ciudad de Guanajuato está frente al símbolo del Cubilete, el aeropuerto internacional de la ciudad de Guanajuato está frente al Cubilete. La autopista 45, que no la diseñamos nosotros, pasa frente al Cubilete. El tema es ubicación. Silao es el centro geográfico del país que permite el arribo de visitantes de 450 kilómetros a la redonda de 60% de la población, está a cinco minutos del aeropuerto para quien viaje por vía aérea. Nos permite antes que nada conectividad.

“Se estableció el problema de carreteras y el aeropuerto, se estableció el tema de habitaciones, ya que es la zona con más habitaciones de hoteles. A 15 minutos se encuentra Guanajuato capital, a 15 minutos están León e Irapuato. Además, son 20 mil habitaciones distintas disponibles para los visitantes.

“En otras zonas del estado no teníamos ni la conectividad ni el número de habitaciones para hospedar a la gente. El análisis de personas vinculadas al proyecto estableció que el lugar se escogía por conectividad y facilidad de hospedaje.”

 

Los pabellones

 

La expo consta de ocho pabellones (tres son temáticos y el resto de invitados), la macroplaza (donde se encuentra la Rotonda de los Héroes y Heroínas con un mural de bronce del mismo nombre y ondea una bandera de México de 50 metros de altura), la explanada de espectáculos, los foros y diálogos, el parque ecológico, la zona gastronómica y el espectáculo multimedia, del artista francés Xavier de Richemont.

El pasado 17 de julio se inauguraron en los pabellones temáticos las muestras México un paseo por la historia y 390 ppm planeta alterado.

La primera ocupa 3 mil 400 metros cuadrados y en 16 episodios se aborda la historia de México. Las primeras nueve salas, que son las que se pueden visitar por ahora, abarcan la parte prehispánica, la conquista, la Colonia, la lucha independentista y la lucha entre liberales y conservadores.

El resto de las salas se abrirá hasta el 10 de agosto. Allí se parte del triunfo de la República con Benito Juárez y finaliza hasta la actualidad.

Los asesores de la exhibición son Alfredo Ávila, Jaime Cuadriello, Patricia Galeana, Javier Garciadiego, Paul Garner, Virginia Guedea, Carlos Herrejón, Guadalupe Jiménez Codinach, Eduardo Matos Moctezuma, Jean Meyer, Salvador Rueda, María Teresa Uriarte y Josefina Zoraida Vázquez.

La Comisión Federal, encabezada por José Manuel Villalpando, aportó para México un paseo por la historia 100 millones de pesos.

La segunda muestra, curada por el español Juan Luis Arsuaga, se dedica a los efectos negativos del cambio climático, y uno de sus atractivos es el Monstruo de Aramberri (descubierto en Nuevo León), de 140 millones de años de antigüedad, el mayor fósil de reptil marino hallado en América.

José Enrique Ortiz Lanz, coordinador de museografía en la expo, explica que en el pabellón de la identidad la presencia indígena será reivindicada en la exposición Miradas sin rendición, curada por el etnólogo Sergio Raúl Arroyo, que reunirá más de 500 piezas de 62 etnias del país.

Ortiz Lanz se luce al subrayar que será la primera ocasión para ver en México la museografía de “inmersión”, en la cual no existen textos.

El arquitecto, quien laboró 22 años en el INAH, decidió participar en la expo porque percibió que era “un gran reto” y gozó de total libertad:

“Siento que va a ser muy polémica, definitivamente estoy acostumbrado a los retos. Trabajo con un equipo de mil personas y cerca de 500 para efectuar cambios climáticos.”

Opina que la expo no será un elefante blanco más.

 

El Ejército Mexicano

 

En el pabellón de las Fuerzas Armadas se le da un espacio al Ejército, donde se exponen distintos aspectos de la milicia, armamento, equipo terrestre y aéreo, “que muestran su evolución”.

Al gobernador Oliva Ramírez se le cuestiona la creación de esta área, cuando el Ejército del país es criticado por el papel que está desempeñando ante el crimen organizado y ha asesinado a civiles, y señala:

“Creo que reconocer la historia de la institución que hizo posible este país, es fundamental. Este tema es fundamental porque el Ejército nace en Guanajuato, concretamente en Acámbaro, un 21 de octubre de 1810, cuando Hidalgo es nombrado generalísimo.

“Es una institución que surge con este puñado de gente, de campesinos, mujeres y hombres que deciden seguir al cura Hidalgo, y con el paso de los años ha tenido una labor y una presencia histórica. El 2010 no debe excluir a nadie. Para un servidor, el Ejército merece un respeto, un lugar.”

–¿A pesar de las descalificaciones que se le realizan y los cuestionamientos sobre su papel?

–Si nos fuéramos por críticas, ¿quién estaría en la expo? Hoy el tema central es ver con optimismo, sí criticar, pero con lo que somos. En México somos plurales.

En el pabellón de Iberoamérica y sus bicentenarios participan los países que también conmemoran su bicentenario: Argentina, Chile, Colombia, El Salvador, Ecuador, Paraguay y Venezuela.

 

Chayanne

 

–Se anunció con bombos y platillos que el cantante popular puertorriqueño Chayanne inauguraba la expo, ¿por qué se escogió a este intérprete extranjero?, ¿qué tiene que ver con el Bicentenario de la Independencia de México?

–Hubo dos momentos de arranque en la expo –explica el gobernador–, el primer momento fue la inauguración con el presidente Calderón, y participaron el tenor mexicano Fernando de la Mora, la Orquesta Sinfónica de Guanajuato y el Ballet Folclórico de Amalia Hernández.

Pero no explica por qué Chayanne intervino.

Hace algunos meses Oliva Ramírez nombró embajadores del Bicentenario a los actores Xavier López Chabelo y Lucía Méndez, y al conductor de espectáculos Juan José Origel.

–¿No se está frivolizando el Bicentenario con la presencia de artistas populares y muy comerciales?

–Yo planteo que hay que hacer fiesta y México no es frívolo, hay un México al que le gusta el artista, le gusta la banda, ese también es México. Se agotaron las entradas para Chayanne en el primer día de la venta de los boletos. Aseguro que 99% son mexicanos, y ellos no nos han dicho que es frívolo. Hay artistas mexicanos que también se presentarán en la expo y cuentan con su rating.

En mayo pasado aún no sabían las autoridades qué iba a pasar con la expo después del 20 de noviembre. Ahora el gobernador destaca que se destinará a la creación del parque Tecnológico:

“Hemos recibido la anuencia para que cinco universidades sean las responsables de desarrollar el proyecto: la UNAM, el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad de Guanajuato y los tecnológicos de León y Celaya.

 

Entrada, 15 pesos

 

El boleto para entrar a la expo es de 15 pesos y la presentación de los cantantes tendrá otros costos, “de 50 hasta los 300 pesos, dependiendo del cantante”.

¿Por qué cobrar?

El secretario de Turismo de Guanajuato, Sergio E. Rodríguez Herrera, responde:

“Únicamente por razones de control del espacio. Le estamos dando a todos los grupos que lo solicitan la entrada gratuita, como las escuelas, únicamente lo tienen que solicitar. Todos los grupos vulnerables se están manejando por el DIF nacional y de Guanajuato, y tienen entrada gratuita.

–¿Y las familias completas? Porque el sueldo mínimo está alrededor de 56 pesos.

–Bueno, el cine cuánto cobra, ¿no?

–Pero son pocos los que asisten al cine…

–Lo que estamos ofertando es un gran proyecto, no tenemos ningún interés de lucrar.

–¿No es negocio?

–No, el negocio no es por ahí. Queremos primero que la gente, sobre todo los jóvenes y los niños, puedan disfrutar este gran espacio cultural, y segundo, deseamos que el impacto turístico en nuestro sector económico sea posible. Generará empleo y derrama económica.

Estima que en los cuatro meses asistirán a la expo 4 millones de visitantes, “que nos estarían dejando una derrama económica de 3 mil millones de pesos, es decir, por cada peso invertido, el sector turístico y de comercio del estado estaría recibiendo 3.5 pesos, entonces, de entrada por ese lado es una inversión”.

Y se escuda finalmente:

“Todo proyecto de esta magnitud, todo proyecto importante, siempre crea controversia.”

Comentarios